Foto:Wengen
Foto:Wengen

El Papa emérito Benedicto XVI está mejorando, indicó su secretario personal, Mons. Georg Gänswein:  “la enfermedad está disminuyendo” y que es un dolor que “no desea ni para su peor enemigo”, le dijo al periódico alemán “Südkurier”.

Señaló como lo comentamos en este espacio oportunamente que “el dolor llegó después de la muerte del hermano” y añadió que la enfermedad no es fatal.

En efecto, hhace aproximadamente una semana, el diario “Passauer Neue Press” citando al escritor Peter Seewald quien afirmó preocupado que el Papa emérito estaba “gravemente enfermo”.

Ello generó muchísimas reacciones, sobre todo en medios; alguno casi casi preparaban notas para funerales… ( Benedicto XVI goza de cabal salud para un hombre de su edad/ Fred Alvarez.

RELACIONADO: Benedicto XVI goza de cabal salud para un hombre de su edad

Ante tales circunstancias, la oficina de prensa de la Santa Sede indicó el 3 de agosto que la condición de Benedicto XVI “no era particularmente preocupante”.

La nota vaticana citó al secretario personal de Benedicto XVI quien describió que “las condiciones de salud del Papa emérito no son motivo de especial preocupación” y recordó que se trata de un anciano de 93 años “que está superando la fase más aguda de una enfermedad dolorosa, pero no grave”.

Se trata de una infección facial bacteriana de la piel que causa un sarpullido rojo y doloroso. Tal infección puede provocar también fiebre y dolores de cabeza; puede provocarle fiebre y dolores de cabeza, pero se puede tratar con éxito con antibióticos, como ha sido en el caso del papa emérito.

Desde aquel 11 de febrero de 2013 que dio a conocer su renuncia al cargo surgieron versiones, dijo entonces en latín.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que mis fuerzas, debido a mi avanzada edad, no se adecúan por más tiempo al ejercicio de mi Ministerio. Con total libertad declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma y sucesor de Pedro”

Desde entonces, Benedicto se ha mantenido alejado de los actos públicos, aunque recibe constantemente visitas y ha llegado a aparecer en la Basílica de San Pedro en alguna ocasión especial.

Años después, en marzo de 2018, surgieron rumores difundidos en Italia a través de redes sociales, en los que incluso se incluyeron fotografías que mostraban al papa emérito muy delgado y frágil de salud. Incluso hubo un medio italiano Il Quitidiano del Lazio que lo mandó a la Casa del padre…

Entonces la nota fue retirada de la web y el diario italiano pidió perdón, explicando que le habían creído a una fuente que consideraban confiable.

Esa misma tarde el Papa Francisco visitó a Benedicto XVI para darle las felicitaciones anticipadas de Pascua.

En el caso del presunto deceso del papa emérito se hicieron virales mensajes difundidos por Whatsapp, que iban acompañados de una fotografía en la que se ve a Benedicto XVI excesivamente delgado y con ella una grabación (cuyo autor aún se desconoce), que decía:

El papa emérito se ha puesto peor… está muy acabado y se podría ir a la “patria celestial” en los próximos días

A través de esta misma red social se replicó una declaración que hizo hace tiempo Georg Gänswein, secretario del pontífice emérito, que, en referencia al último tramo de la vida de su jefe, señaló que se estaba “apagando como una vela”.

“Todo es una mentira”, puntualizó entonces Paloma García Ovejero, vicedirectora de la sala de prensa de la Santa Sede, al ser consultada por la agencia Notimex.

Un mes antes- el 15 de febrero de 2018-, la sala de prensa de la Santa Sede desmintió que el papa emérito tuviera una “enfermedad paralizante o degenerativa”, como publicó el diario alemán Neue Post. La versión partió de declaraciones atribuidas al hermano de Benedicto XVI, Georg Ratzinger, quien falleció recientemente.

Afortunadamente Benedicto XVI se encuentra en perfecto estado de salud mental y recuperándose de la infección facial.

Hay Papa emérito para rato…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here