Durante años se ha tratado de encontrar una salida a la crisis venezolana, “desafortunadamente, todos fueron interrumpidos porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para implementar los acuerdos”, señaló el Papa Francisco en una carta dirigida al mandatario de esa nación sudamericana, Nicolás Maduro.

TE PUEDE INTERESAR: Reciben en el Vaticano a delegación venezolana enviada por Juan Guaidó

Este miércoles, el diario italiano Corriere della Sera revela parte del contenido de una misiva de dos páginas y media que el Sumo Pontífice dirige a Maduro, en respuesta a la petición de éste del pasado 5 de febrero para que el Vaticano interviniera como mediador en el conflicto que vive Venezuela, que actualmente tiene a un presidente formal (Nicolás Maduro) y uno encargado (Juan Guaidó).

En conferencia de prensa durante el vuelo de regreso a Roma luego de su visita a Dubai, el Papa aclaró que para que hubiera una mediación era necesario que ambas partes la solicitaran.

Sin embargo, en la carta revelada este miércoles (en la que el Papa se dirige a Maduro como “señor” no como “presidente”) Francisco recuerda que en los anteriores intentos por llegar a una solución, “las palabras parecían deslegitimar las buenas intenciones que se habían puesto por escrito”.

Estos señalamientos fueron interpretados como un reproche del Papa hacia Maduro, quien primero buscó el diálogo, luego utilizó al Vaticano como pantalla y finalmente desatendió los compromisos adquiridos por escrito.

En la carta (fechada el 7 de febrero), el Papa deja en claro que siempre ha estado a favor de una mediación. “Sin embargo, no se trata de un diálogo, sino que las diferentes partes en conflicto deben poner el bien común por encima de cualquier otro interés y trabajar por la unidad y la paz”.

Recordó que en 2016 el Vaticano y los obispos de Venezuela actuaron como garantes entre Maduro y la Mesa de Unidad Democrática para superar la crisis de manera pacífica e institucional, por lo que se establecieron una serie de condiciones que quedaron plasmada en una carta que recibió Pietro Parolín, secretario de Estado de la Santa Sede.

En ese documento “la Santa Sede indicó claramente cuáles eran las condiciones para que el diálogo fuera posible y se desarrollara de manera fructífera y efectiva. Esas solicitudes, y otras que se han agregado como resultado de la evolución de la situación, hoy son más necesarias que nunca”, puntualiza.

La misiva no fue confirmada ni desmentida por el portavoz interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, quien aseguró que se trata de una “carta privada”.

Haz click aquí para ver la nota del periódico italiano:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here