El Cenote Sagrado del 10 de enero: Las marchas y los marchantes; Los precios al alza y la ciudadanía a la baja; La UNAM y su prepa nueve; El clero y los secuestros
El Cenote Sagrado del 10 de enero: Las marchas y los marchantes; Los precios al alza y la ciudadanía a la baja; La UNAM y su prepa nueve; El clero y los secuestros

Las marchas y los marchantes

Es cierto que la ciudadanía quiere gente honesta en los puestos de responsabilidad, pero al mismo tiempo, quiere que los funcionarios sean eficientes. La máxima que proclamó nuestro Presidente de que prefería funcionarios públicos honestos en 90% y 10% en capacidad, no nos convence. Tendría que ser ciento por ciento de honestidad y lo mismo en eficiencia. A todo esto nos viene el asunto de que el próximo 23 de enero se llevará a cabo una marcha de Cuernavaca, Morelos, hacia la Ciudad de México, para protestar por la inseguridad. Esta caminata fue convocada por Javier Sicilia y se unirán los LeBarón por los acontecimientos que acaecieron recientemente en Chihuahua. Parece que en este país solo se hace caso a los temas torales cuando la ciudadanía sale a la calle a protestar. No hay día que no tengamos manifestaciones y marchas interrumpiendo el tráfico y el libre tránsito por las vías de circulación. Algo anda mal y parece que no se le quiere poner remedio. Queremos servidores públicos eficientes y honestos, claro está, pero al mismo tiempo que resuelvan los asuntos que afectan a la ciudadanía.

TE PUEDE INTERESAR: Llama la CEM a esclarecer el asesinato de los LeBarón

Los precios al alza y la ciudadanía a la baja

Hablando de manifestaciones, en el Estado de México están habiendo deferentes manifestaciones de los ciudadanos por su inconformidad en el alza de la tarifas del transporte público. Además de ser un transporte deficiente en todos los sentidos, se suma la cantidad de asaltos que día a día tienen que sufrir los pobres pasajeros que deben utilizarlo para acudir a sus trabajos o cualquier otra necesidad. Con la llegada del año nuevo, parece una costumbre histórica de que todo debe subir. Si la inflación nos la pintan a menos de 3% anual, uno se pregunta el porqué deben subir los servicios y productos de primera necesidad a un 20%. No es justo. Eso tiene un nombre y se llama: “usura”. ¿De qué sirvió que subiera el salario mínimo si de inmediato se ve pulverizado con las alzas de servicios y productos? Parece un juego donde no tiene fin. Los pobres ciudadanos cada día se las ven para salir adelante y no se vislumbra un panorama brillante ni a corto ni a mediano plazo. La ventaja de todas estas situaciones que estamos viviendo nos llevan a tomar conciencia y para que los ciudadanos despertemos de tanta apatía y así exigir a las autoridades una mayor intervención en los asuntos públicos que tanto nos atañen en el vivir cotidiano.

La UNAM y su prepa nueve

Parece que este conflicto no tiene visos de terminar. Los estudiantes están cerrados en su círculo y las autoridades parece, también, que ya no saben por dónde llegar y terminar con este cierre de instalaciones que lleva semanas y no se ve fin. De parte de los estudiantes alegan, entre otras cosas, el tema del acoso de parte de maestros y otros elementos. Las autoridades exigen que se pongan denuncias. Ahí está el asunto y no se ve para cuándo esto termine. Claro está que siempre que se da un conflicto, detrás hay otros muchos intereses que los ciudadanos de pie no nos damos cuenta. Pudiera ser el caso de la Prepa 9 de la UNAM. Lo triste de todo esto es que los implicados en el tema, muchas veces sin saber, se dejan llevar por los cabecillas o “lidercillos” que buscan otros intereses ajenos a la causa noble de evitar el acoso y todo lo que tiene que ver con el tema “género”. Ojalá despierten los jóvenes y vean qué hay detrás de estos conflictos que solo ayudan a un deterioro de la educación sin ir al fondo de los problemas.

TE PUEDE INTERESAR: Episcopado anuncia su Plan de Reconciliación ante la violencia

El clero y los secuestros

Parece que no es novedad escuchar que un cura fue plagiado, muerto, extorsionado etc. Uno de los últimos casos se ha dado en el estado de Tlaxcala. El P. Roly Candelario Piña Camacho de la Congregación más conocida de los Escolapios donde ejercía su labor pastoral en el colegio Fray Pedro de Gante en Apizaco, fue secuestrado, torturado y dejado en la autopista México-Puebla en estado grave. Lamentamos este hecho y otros muchos que están sucediendo a diario en todo el territorio nacional. Pero no nos cabe la menor duda que hay un enseñamiento contra la Iglesia y sus instituciones. Hay organizaciones que llevan cuenta de todas las muertes de sacerdotes y cada día parece ir en aumento el número de casos. Algo anda mal en nuestra sociedad cuando ya ni se respeta el ámbito religioso. Es necesario un cambio tan profundo en la vida de la gente que de no suceder nos llevará a consecuencias impredecibles. Ese cambio comienza por uno mismo. Si soy violento, generaré violencia donde quiera que esté. El camino es otro y está al alcance de cada uno. Todo está en querer cambiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here