El Cenote Sagrado del 2 de enero: Nuevo año, precios nuevos; Las bolsas de plástico y el medio ambiente; Los nuevos propósitos para este año; El Papa Francisco y sus gestos
El Cenote Sagrado del 2 de enero: Nuevo año, precios nuevos; Las bolsas de plástico y el medio ambiente; Los nuevos propósitos para este año; El Papa Francisco y sus gestos

Nuevo año, precios nuevos

Es tradición y también norma que, a partir de primer día del comienzo del año civil, suban, si no todos, una gran mayoría de precios de los productos y también de los servicios. Nos salen siempre con el cuento de la tasa de inflación anual, pero generalmente, en muchos ámbitos, los precios de productos y servicios van más allá de los datos inflacionarios. La subida del salario mínimo, muy mínimo porque no alcanza para nada, queda enterrado dicho aumento con la subida de los precios al inicio del año. Hablamos siempre de la cuesta de enero, pero dicha “cuesta” presentimos que irá más allá del primer mes del año. Finalizadas las fiestas navideñas con los Reyes encima y con poco dinero que gastar, comenzarán los dolores de cabeza y la vueltas al Monte de Piedad para empeñar lo que ya casi no tiene valor. Los mexicanos somos un pueblo muy generoso, pero no sabemos ahorrar y cuando tenemos dinero en la mano lo primero que nos viene a la mente es pensar: ¿en qué gastaré esto que me han dado y que no lo tenía contemplado? Es cierto que nos han engañado muchas veces porque cuando hemos guardado nuestros ahorritos, vino una devaluación y todo se fue al “carajo”.  No es excusa, pero “la burra no era arisca… “ dice el refrán. Sin embargo, no está por demás, que pensemos en limitar nuestros gastos y tener un “guardadito” por cualquier cosa que nos pueda suceder.

TE PUEDE INTERESAR: Protección a menores y Sínodo de la Amazonia, entre lo más destacado del Papa en 2019

Las bolsas de plástico y el medio ambiente

Según la norma que entró en vigor el primero de enero, no se podrán utilizar bolsas de plástico en las tiendas. Creemos que esta medida responde más bien un plan político que a la misma realidad. Ahora nos piden que utilicemos bolsas de papel o “cucurucho o cono de papel”. Lo que puede suceder que haya más demanda de papel y por lo tanto tengamos que sacrificar más árboles para responder a la demanda del cliente. Nos dan “mil y una recomendaciones” para dejar de utilizar los plásticos, como pueden ser las canastas, las bolsas de ayate, bolsas de tela, cajas de cartón… En fin, recomendaciones. Sin embargo, el problema no está en el uso de un material u otro, el problema es cultural. Nos han enseñado a vivir en la cultura de lo desechable: usar y tirar. Ese es el verdadero problema. Mientras no cambiemos de mentalidad, de poco o nada servirán estas medidas como la no utilización de bolsas de plástico en la tiendas. En muchos países han invertido mucho dinero en reciclar y sacar productos a base del pet y otros productos plásticos. En nuestro país los recursos destinados a la investigación son una ridiculez en comparación con otros países. Entiendan de una vez, necesitamos una cultura del ahorro, del no despilfarro; una cultura del no “usar y desechar”… Solo así iremos cambiando nuestra actitud consumista por otra de sustentabilidad y protección del medio ambiente. El inicio está en la familia y en la escuela.

LEE TAMBIÉN: El Papa pierde la calma, fue jaloneado en San Pedro

Los nuevos propósitos para este año

Cada fin de año e inicio del nuevo, todos, quien más quien menos, nos hacemos tantos propósitos que pocos llegamos a cumplir. Las excusas no faltan. Que si el tiempo, que el trabajo, que la familia, que los imprevistos… Bueno, la lista sería interminable para justiciar lo que no vamos a hacer. Incluso, después de haber puesto unos kilitos de más en estas fiestas, nos proponemos ir al gimnasio y al poco tiempo lo dejamos o, bien por desidia o porque no nos alcanza el dinero para pagar. Sea lo que sea, no está mal pensar en hacer cosas que nos ayuden a superarnos, pero tendríamos que ser realistas y no tan idealistas o soñadores. Nos ilusionamos con un trabajo mejor donde ganemos más y trabajemos menos; pensamos en un negocio donde no tengamos que invertir mucho dinero, pero sí le saquemos buen provecho. Siempre sueños y más sueños. Así somos los humanos, no todos, claro está. Pero en estos tiempos de crisis y tiempos de poca previsión, tendríamos que pensar en cuidar lo que tenemos y dar lo mejor de cada uno para que mi trabajo reditue en beneficio de la empresa o institución que me ha contratado. Dando lo mejor, recibirás lo mejor.

LEE TAMBIÉN: El Papa pide perdón por incidente en Plaza de San Pedro

El Papa Francisco y sus gestos

A todos nos extrañó un poco, o un mucho, su actitud con una mujer que le jaló la mano y él la golpeó en su mano y su rostro mostró enojo. Como humanos lo entendemos, no lo justificamos. Todo mundo quiere tener la foto más cercana al Papa y si se puede algo sobresaliente, mejor. No supimos las intenciones de la Señora. Si era por tenerlo más cerca o por dar la nota en los medios. Sea lo que sea, el Papa como Papa, debió mostrar más prudencia y de parte de la dama, más educación y sensibilidad. Ayer el Papa Francisco en Ángelus pidió disculpas por su gesto y al decir que el amor nos hace pacientes, encajó muy bien su “disculpa” al decir que también él pierde a veces la paciencia. Creemos que la sinceridad del Papa es tan grande que nos hace ver a un hombre muy humano que cuando se equivoca, es capaz de pedir perdón. Estar cerca de la gente conlleva ciertos desatinos y a veces interpretaciones falsas, pero siempre será preferible tener a un hombre como Francisco cercano que no alejado para evitar que su imagen se vea afectada. Gracias Francisco porque con gestos como el tuyo de pedir disculpas, nos haces más humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here