En la columna El Cenote Sagrado del 21 de mayo de 2020: El dichoso Covid-19 y sus desmanes; Los protagonistas y los “villanos” de esta crisis; La corrupción que no cede; El Vaticano y las fumigaciones
En la columna El Cenote Sagrado del 21 de mayo de 2020: El dichoso Covid-19 y sus desmanes; Los protagonistas y los “villanos” de esta crisis; La corrupción que no cede; El Vaticano y las fumigaciones

La corrupción que no cede

Poca atención le ponemos a los datos del INEGI, pero ahí están y son contundentes, al mismo tiempo que escalofriantes. En este rubro de la corrupción nos dicen que aumentó la corrupción de 14 mil 635 víctimas por cada 100 habitantes en 2017 a 15 mil 732 en 2019. Así están los datos y estos no mienten. Si bien hay una percepción de que en las instancias gubernamentales ha disminuido este flagelo, sin embargo, las cifras son aterradoras. Sabemos que la nefasta corrupción se “viste” de muchos colores, es decir, se camufla de mil maneras. Los carteles, anuncios, letreros y  más en el gobierno te dicen que no se aceptan sobornos. Pero, ¿qué sucede cuando tienes que realizar un trámite? Como la burocracia es impresionante, es casi imposible que cumplas todos los requisitos que te piden para poder concluir dicho trámite. Pero, muy astutamente, te recomiendan que busques una oficina gestora para que te agilice los trámites y así poder obtener cuanto antes el permiso para realizar el proyecto  correspondiente. No faltan voces diciendo que la corrupción es un mal endémico cultural y que solo desde una cultura de la honestidad y la ética se podrá ir disminuyendo. No lo sabemos con certeza, pero la realidad está ahí y causa muchos males y pérdida de dinero en cantidad  miles de millones al pueblo de México. Un país corrupto nunca podrá llegar muy lejos en sus expectativas de desarrollo.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa vuelve a celebrar una misa con fieles presentes

El dichoso Covid-19 y sus desmanes

Como hemos dicho en otras ocasiones, no hay hora que no se hable de este tema. Nos dirán que es lo normal, pero hasta en la “sopa” lo tenemos metido. Ahora resulta que todos los males se les achaca a este virus que no nos deja dormir porque parece que está al acecho para ver a quién pude cachar. Los estudiosos dicen que a causa de esta pandemia, regresarán los movimientos sociales de antaño a América Latina porque la falta de oportunidades y por la pobreza que asola a las regiones más pobres del Continente, surgirán nuevos brotes de violencia buscando una mayor igualdad. También se “acusa” al Covid de las víctimas entre el personal médico. Se dice que la falta de equipo protector ha causado la infección de más de 11 mil profesionales de la salud y que de ellos han muerto alrededor de 149. Por si fuera poco, ahora se informa que la Guardia Nacional, que debe protegernos, también han surgido brotes de infección en sus filas porque no se tomaron las medidas precautorias. Bueno, si así, seguimos la lista, nos faltarían cuartillas para enumerar otros muchos casos. Pero, si se buscara un culpable, ¿a quién podríamos acusar? Por supuesto que el villano favorito, siempre será el gobierno de turo. Sea de izquierdas o de derechas. Y es verdad, los gobiernos en cualquier latitud del mundo deben estar atentos y prever lo que viene por delante. Nuestro Gobierno tuvo tiempo suficiente de tomar medidas precautorias porque otros países comenzaron antes el problema y aquí no se hizo prácticamente nada. Entonces, si hay algún responsable, sería el Gobierno. Ojalá que la gente reaccione y vea quién nos puede representar y guardar nuestros intereses y no los de una persona o partido.

TE PUEDE INTERESAR: Adiós al padre Adolfo Nicolás Pachón SJ

Los protagonistas y los “villanos” de esta crisis

Cuando surge una crisis en cualquier ámbito de la sociedad, siempre habrá “héroes y villanos”. En este caso que estamos viviendo, así sucede. Aunque uno de los protagonistas es nuestro subsecretario estrella de la Secretaría de Salud, el muy conocido López-Gatell, también es el villano favorito porque no deja de imponernos medidas, “dizque” para protegernos del  dichoso virus y, a nadie nos gusta esa medicina amarga que nos pone, aunque sabemos que es lo mejor para una pronta cura. Sin embargo, muy calladito, hay otro personaje que está resultado muy eficiente para el Presidente de la 4T. El muy conocido y apreciado Marcelo Ebrard. Algunos lo llaman el “bombero” porque está apagando todos los fuegos que se prenden en esta administración y, que no son pocos. Por enumerar algunos, podríamos decir que el Sr. Ebrard le está sirviendo a AMLO en esta crisis sanitaria comprando equipos en China, EE.UU. y en cualquier parte con tal de tener los insumos necesarios para atender las situaciones más urgentes. Si hay que atender los temas de migración, ahí está el Canciller que en coordinación con el Vecino del Norte pudieron llegar a acuerdos para detener la migración en la frontera Sur y también la Norte. Ni qué decir en el ámbito económico, entre bambalinas, fue uno de los protagonistas para llegar a la cuerdo del T-MEC. En fin, todo un “héroe” en los términos más específicos. Muchos se atreven a decir que si estuviéramos en el 2023, sería uno de los “tapados” de AMLO, siguiéndole los pasos la Dra. Sheinbaum, que como muchos afirman no lo está haciendo nada mal en el CDMX.

TE PUEDE INTERESAR: Cambios en la Curia Vaticana

El Vaticano y las fumigaciones

Leemos una noticia que nos causa sorpresa y al mismo tiempo, cierta tranquilidad. Entre las normas que se publican en los países para poder reabrir las iglesias al culto público, se insiste en fumigar por dentro y por fuera los templos. Pero bien sabemos que principalmente los templos más antiguos tienen obras de arte muy valiosas y se temía que con la fumigación pudiera afectar a dichas obras. Los especialistas dicen que sí les afecta por los químicos que se utilizan en la fumigación. Una guía publicada por el Pontificio Consejo para la Cultura, alerta de los “daños irreversibles” que el mal uso de los productos desinfectantes puede provocar en el patrimonio artístico. Esta guía pretende “sensibilizar a los responsables de la custodia y administración del patrimonio cultural para evitar posibles daños causados por esos productos desinfectantes. No están en contra de las fumigaciones, pero que no se hagan generalizadas para evitar esos “daños irreversibles” que podrían provocar. Creemos que estas indicaciones ayudarán mucho a los encargados de velar para que no se deteriore el patrimonio cultural. Bienvenidas estas recomendaciones prácticas y sencillas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here