En la columna El Cenote Sagrado del 26 de mayo de 2020: Educación, constitución y derechos; Una marcha anunciada; El subsecretario de salud, siempre será noticia
En la columna El Cenote Sagrado del 26 de mayo de 2020: Educación, constitución y derechos; Una marcha anunciada; El subsecretario de salud, siempre será noticia

Educación, constitución y derechos

El tema educativo siempre será un “plato” fuerte y difícil de digerir en las sobremesas y tertulias de los expertos y no tan abocados en el tema. Estos días está sobre el tapete de la mesa la ley educativa que los estados comienzan a adecuar a sus constituciones locales. Un caso ya mencionado, fue el muy sonado de Puebla donde el Gobernador confundió a “tiros” con “troyanos”. Se le armó la “marimorena” entre sus gobernados porque vieron una intromisión en la educación privada e incluso en una primera instancia, daba la impresión que se quería adueñar de la enseñanza particular y con sus planteles. Claro que, muy pronto tuvo que salir a aclarar semejante adefesio. Pero ahí no termina todo. Resulta que en Nuevo León a iniciativa del PES (Partido Encuentro Social) quiere introducir en la ley el muy conocido y controvertido “PIN parental”. Nadie entiende lo que es eso. Pero todos hablamos de él. Resulta que el dicho pin fue introducido por un partido de derechas en España para que fueran los padres los que decidieran si querían que sus hijos se les diera educación sexual en las escuelas. Para ello tendrían que firmar un documento de acuerdo o en desacuerdo. Eso generó mucho alboroto en la madre patria y algunos legisladores mexicanos han querido introducir, más no copiar, algo semejante en nuestro  país. Es cierto que con el tema de la educación sexual vienen emparejados otros temas, como la equidad de género, diversidad sexual y otros muchos conceptos que los que los introducen, ¡quién sabe si entienden muy bien lo que eso significa!. Lo que no estamos de acuerdo es que a un niño de primero de primaria se le introduzca de lleno en temas que le puedan crear confusión. Todo ello se ha visto en muchos ámbitos como una lucha entre liberales y conservadores. Nuestra Constitución es muy clara. La educación debe ser laica y gratuita para todos. Así que ni unos ni otros. Los que quieren introducir los derechos de educación religiosa en la escuela, están equivocados. Ese no es el camino. Pero si por derechos, otros entienden que a los niños y niñas de primaria, en los primeros años, se les debe enseñar temas tan complejos, que ni los educadores entienden muy bien, como la equidad de género y todo lo que conlleva, tampoco es el camino correcto. Todo, nos tendría que llevar a un gran debate nacional, plural, amplio y diverso para analizar y profundizar en estos temas de gran trascendencia para todos.

Una marcha anunciada

Y no nos referimos a un secretario que se va o funcionario que sale de su puesto. No. No es eso. Nos referimos en esta ocasión a la salida de capitales de muchos mexicanos que han emprendido la marcha a otras latitudes con sus dineros porque no ven clara la situación en nuestro país. Según datos del Banco de México, los activos mexicanos en el exterior aumentaron 5 mil millones de dólares durante el primer trimestre de 2020. Suma considerable comparada con otras épocas poco gloriosas. Los expertos nos dicen que se debe a las dudas que se tienen sobre la duración del Covid-19. No dudamos que esto influya considerablemente. Sin embargo, también creemos que por medio se mete la incertidumbre política que vivimos en México. Las autoridades no se cansan de anunciar que todo iba muy bien hasta que llegó la pandemia, pero que a causa de ella, la situación cambió y vino a trastocar todos los planes gubernamentales que se querían proyectar. No en balde, nuestro Presidente dijo en alguna ocasión que esta crisis del sector salud, nos había venido como “anillo al dedo”. Frase que dio mucho que hablar porque más de uno la interpretó como una manera de justificarse y echarle la culpa a un agente externo, como fue el coronavirus de no poder alcanzar las metas propuestas. Pero, otros más suspicaces, de inmediato pensaron que con esa frase se echaba para abajo las expectativas de los “fifís” para asaltar el poder. Sea lo que sea, en estos momentos de crisis en todo ámbito: económico, social, psicológico, religioso…, algunos comienzan a hacer sus maletas porque según ellos, el futuro de México no pinta muy bien. Si lo vemos con realismo, tendríamos que estar de acuerdo con ellos. Desempleo, violencia, robos, narcotráfico… todo en aumento ¿No es un panorama pesimista? Es pregunta.

El subsecretario de salud, siempre será noticia.

Cuando no es por una cosa es por otra. Pero al Dr. Hugo López-Gatell, parece que le encanta que hablen de él en los medios. Entendemos que es el médico más famoso de México y no lo dudamos, pero si no es noticia, pareciera que su vida se apoca. Ayer nos salió hablando del “cubrebocas” y se lo puso. A propios y extraños, nos sorprendió porque hasta ahora y después de tanto hablar del peligro de este virus, aparece con cubrebocas en su ya muy sonada rueda de prensa vespertina. Dice el dicho, por cierto muy acertado que “errar es de humanos y corregir de sabios”. Finalmente tuvo que reconocer su error después de tantas ruedas de prensa donde se le insistía del dichoso “cubrebocas”. De todos modos, una gran mayoría sigue dudando de sus números porque no cuadran para nada. Ya mejor ni hacer caso a los datos porque cada vez se confunde uno más. Eso se escucha con frecuencia entre la gente neófita en estos temas de la pandemia. Ahora nos sale el Dr. López-Gatell diciendo que todavía “falta poquito menos de la mitad” de la curva epidemiológica. No hay quién los entienda. Llevamos casi tres meses con esta “canción” . Ya aburre la tonada. ¿No que el primero de junio estaríamos listos para emprender la salida del encierro? Cada día que pasa, nos confunden más. Mientras seguiremos cuidándonos cada quien, porque la autoridad competente en estos y otros temas parece estar cada día más confusa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here