El Cenote Sagrado del 3 de enero: Las encuestas y la realidad; Mirar hacia delante; El robo de identidad; Sacar las cosas de su contexto
El Cenote Sagrado del 3 de enero: Las encuestas y la realidad; Mirar hacia delante; El robo de identidad; Sacar las cosas de su contexto

Las encuestas y  la realidad

Al término de un año y para inicios del nuevo, los medios y casas encuestadoras gustan de preguntar a la gente de muy variados temas. Claro está que la política y la economía no pueden faltar en las preguntas. En una encuesta publicada por El Financiero nos dice que más de la mitad de los mexicanos piensa que la economía del país va a mejorar, frente a un 27 por ciento que cree que empeorará. Así mismo parece que a los mexicanos preguntados ven con optimismo el tema de la seguridad pública frente a un número pequeño que siente que no irá mejor. El Presidente, el partido Morena y todo lo que tiene que ver con él, parece que se verán fortalecidos en este año 2020. Las encuestas, encuestas son. Con sus márgenes de error parecen acercarse a la opinión del pueblo en general. Sin embargo, la realidad es otra cosa. El año 2019 fue el año más violento en décadas. La economía quedó estancada, si no en “recesión”. El desempleo aumentó significativamente, aunque las autoridades nos digan que se han creado más empleos, pero, empleos mal pagados y otros más bien en la economía informal. No estamos para echar las “campanas al vuelo”, es decir, cantar victoria donde todavía no se ha ganado la “guerra”. Celebramos que la gente sea optimista, ¡feliz, feliz! Ojo, no nos durmamos en los “laureles” porque estos tiempos que se nos avecinan, no serán nada fáciles. Guardemos las energías para los momentos en que nuestras fuerzas se sientan débiles.

TE PUEDE INETERESAR: El cardenal McCarrick sobornó a dos papas: The Washington Post

Mirar hacia delante

Dice el dicho: “Año nuevo, vida nueva”. Esta máxima se la debería aplicar el gobierno en turno. Durante todo el año de 2019 no hemos dejado de escuchar la misma canción: “todo lo que está pasando ahora, se debe a los malos gobiernos anteriores”. Es cierto que en el pasado se cometieron muchos errores y la corrupción campeó por todas partes. Se acabó la “curva de aprendizaje”, como así le llaman a los inicios de un nuevo gobierno. Ya no habrá excusas. Seguir echando la culpa a los que gobernaron antes, es señal de ineptitud y falta de responsabilidad. La ciudadanía quiere ver resultados y que estos se vean reflejados en su seguridad, en su economía y en una estabilidad social y política. Es cierto que solo el gobierno no podrá sacar del atolladero a un país con muchos problemas endémicos que impidieron en otros tiempos tener una vida más digna y en paz. Hoy nos toca vivir otros tiempos y si le dejamos a “papá gobierno” que nos resuelva todos los problemas y, nunca los podría resolver, los ciudadanos nos convertiremos en marionetas de los que nos gobiernan. Una democracia es participación. No podemos ser “objetos” de las decisiones que tomen los de arriba, más bien exigir y pedir ser “sujetos” de las políticas públicas que nos puedan beneficiar a todos.  Si en las encuestas nos vemos optimistas, miremos adelante, porque solo los pesimistas miran hacia atrás.

El robo de identidad

Con la llegada de la era digital, se incrementaron los robos de identidad. Siempre los hubo, aunque de diferentes formas. Las bandas delictivas son tan creativas que  si hubiera un concurso de los “premios nobel” a la creatividad, no dudamos que año con año se lo llevaría alguno de esos grupos de “pillos” que les sobra creatividad y que carecen de honestidad y honradez. Resulta que a partir de este marzo que está ya encima, los bancos tendrán que aplicar controles biométricos de huellas dactilares que “capturen los datos de al menos seis dedos de sus clientes”. Hasta aquí, nada nuevo. Lo curioso es que cada día se tienen más controles y desgraciadamente aumentan las estafas por doquier. Parece que esta medida está enfocada a prevenir las falsas identidades a la hora de pedir un crédito. Todos tenemos historias que contar de gente, amigos o conocidos que le han robado su identidad y con ella solicitaron un crédito o algo similar. Lo peor del caso que, al afectado le complican la vida de tal manera que en algunos casos le han pedido hasta cambiar de nombre. ¡Una barbaridad! El problema está que nuestra justicia es “parcial”, castiga al pobre y beneficia al rico. Mientras no tengamos un estado de derecho donde se respeten los derechos de los ciudadanos y la justicia sea imparcial, será difícil erradicar esas mañas de las “bandas delictivas” que siempre llevan la ventaja en la “creatividad”.

TE PUEDE INTERESAR: Se incrementan robo a templos y fieles en el país: CCM

Sacar las cosas de su contexto

A raíz del “manotazo” que el Papa Francisco le dio a una mujer oriental en una audiencia después que esta le jalara con fuerza hacia ella y posteriormente que el mismo Francisco pidiera perdón por su “mala” acción, se han suscitado todo tipo de comentarios al respecto. Y como siempre, los hay a favor y en contra. No sabemos exactamente lo que motivó tal acción, aunque algunos dicen que la mujer le pedía al Papa que intercediera por los cristianos perseguidos en China. Sea lo que sea, parece exagerado todo el revuelo que esto ha causado. Ya nos hemos referido en otro momento a este hecho. Lo que no se vale es “llevar el agua a su molino” los detractores del Papa aludiendo su falta de caridad y paciencia.  Siempre habrá “rigoristas” que busquen sacar provecho de los gestos de los demás. A eso nos referimos al decir:  “sacar las cosas de contexto”. De un asunto trivial, nimio, se ha hecho una cortina de humo como si fuera un gran incendio. Hay cosas más importantes en la vida por las que tendríamos que preocuparnos y dejar de lado, lo intrascendente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here