· Los jueces y los feminicidios · AMLO y sus frases lapidarias · A vueltas con las marchas · El Cardenal Carlos Aguiar y sus detractores

Los jueces y los feminicidios

Por fin vemos una acción congruente del Poder Judicial en relación a los feminicidios, suspendiendo a los jueces involucrados en el caso de la Sra. Abril Pérez Sagaón. Ahora, ¿quién le devolverá lo más grande que tenemos los humanos?. La vida se vive una sola vez en esta tierra que nos ha tocado vivir. Si eres creyente, vivirás eternamente en la otra vida, pero, mientras nos toca hacer un rol aquí donde estamos. La Sra. Abril tenía el rol de educar, cuidar y proteger a sus hijos menores. ¿Qué culpa tienen esas criaturas de que un padre sin escrúpulos le siegue la vida a su esposa, por quién sabe qué motivos? ¡No hay derecho! ¡Ya es tarde! A los jueces, que por cierto, ya estaban sobre aviso, su separación del cargo, es poco, porque podrían haber evitado esa tragedia que hoy ya no tiene remedio. Descanse en paz Abril y que desde el cielo cuide a sus hijitos que se verán privados de los más grande que recibimos los humanos: el amor de una madre.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa visitará el lugar donde se originaron los pesebres

AMLO y sus frases lapidarias

En la columna que Pablo Hiriart escribe en El Financiero, ponía un título que no deja de llamar la atención: “Los preparados son corruptos”. Esta frase la soltó el Sr. Presidente de la 4T en una de sus mañaneras, como así las conocemos, diciendo “que prefiere tener funcionarios inexpertos que corruptos”. Bueno Sr. Presidente, ¿en qué quedamos? ¿Tenemos que ser ignorantes o, como diría nuestra abuelita, “tontos” para entrar en su administración? Esperamos que esto fuera, como se suele decir, un “lapsus”, porque si así piensa, estamos “fritos”. El país necesita gente preparada y le aseguro que la mayoría, la gran mayoría de los preparados, son gente honesta y que ama a México y quiere un país desarrollado, libre , donde todos quepamos y seamos escuchados y no títere de las grandes potencias, porque estas solo buscan “esclavos” y “sumisos” que no tengan opinión propia.

A vueltas con las marchas

Es cotidiano y popular que la CDMX se haya convertido en el centro neurálgico de las protestas, tanto locales como nacionales. Aquí llega todo “viviente” a pedir y protestar por cualquier cosa. Como antes, según se dice, se arreglaban las cosas en “lo oscurito” y con algunos sobres, no piensen mal, “de buenas intenciones”. Ahora que estamos en la austeridad republicana parece que se acabaron los “moches”. Eso nos dicen, claro está que, “del dicho al hecho, hay un gran trecho”. Pero no nos ha de extrañar por la CDMX, además de ser la capital del país, también es el centro donde el poder político, social económico e, incluso religioso se manifiesta de una manera más clara y, a veces, ostentoso y, por qué no decirlo. El próximo domingo se juntarán dos marchas, una la de AMLO para celebrar y conmemorar el inicio de su “reinado”, perdón, presidencia y otra para manifestar la oposición a las políticas que el Presidente de la 4T viene manifestando. Digamos, que una manifestación de “chairos” y otra de “fifís”. Que se manifiesten en paz y que no haya broncas, como suele suceder en tales casos con los así llamados infiltrados.

LEE TAMBIÉN: Papa Francisco reconoce que hubo corrupción en las finanzas del Vaticano

El Cardenal Carlos Aguiar y sus detractores

Parece que el Cardenal Aguiar no le dejan de llover críticas de sus detractores. Curioso que estos, no son externos, sino de la misma institución eclesial. Y hablando de “detractores”, el “vocero” de todos ellos es un conocido sacerdote en los medios, cuyo nombre no omitimos porque todos lo conocen, se llama: Hugo Valdemar Romero, para más señas. Es poblano, pero afincado o, como se dice en lenguaje clerical, “incardinado” en la arquidiócesis de México. Fue director de comunicación con el cardenal Rivera, más no vocero, como se hacía llamar en los medios, ya que “vocero” solo es el Obispo ordinario del lugar, en este caso, Norberto Rivera Carrera. Pues bien, este Sr. Parce que quiere seguir dando nota porque no deja de criticar y fustigar, hasta el mismo papa Francisco. ¡Mira que hizo escándalo con los símbolos amazónicos de las así llamadas “Pachamamas”! Bueno, tenemos en México un “defensor” de la santa “ortodoxia”. Menos mal que no vivimos en aquellas épocas tenebrosas de la Santa Inquisición porque el P. Valdemar ya lo habrían nombrado el “Gran Maestro Inquisidor”. ¡A cuántos nos habría llevado a la hoguera! ¡Uh! ¡Qué miedo!

1 COMENTARIO

  1. Estimado cenote sagrado me parece que su defensa a Aguiar de sus detractores se basa sólo en argumentos ad hominem, la mayoría de los católicos de esta arquidiócesis estamos tristes y preocupados porque el cardenal se la pasa viajando y sólo viene para destruir lo que había. Lo digo como laica, veo a nuestros sacerdotes abandonados y mal tratados. Puede ser que en vez de defenderse, sea más humilde y escuche más. A los católicos no nos interesa su agenda mundana-politica y globalista queda-bien con Roma. Queremos buenos sacerdotes santos y rectos doctrinalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here