En la columna El Cenote Sagrado del 6 de febrero: Los Países Bajos y su “cansancio vital”; Donald Trump y su absolución; A un año de la firma del documento de Abu Dabi; El Papa Francisco y el secretario de Ratzinger. Foto: © Raimond Spekking / CC BY-SA 4.0 (a través de Wikimedia Commons)
En la columna El Cenote Sagrado del 6 de febrero: Los Países Bajos y su “cansancio vital”; Donald Trump y su absolución; A un año de la firma del documento de Abu Dabi; El Papa Francisco y el secretario de Ratzinger. Foto: © Raimond Spekking / CC BY-SA 4.0 (a través de Wikimedia Commons)

Los Países Bajos y su “cansancio vital”

Se debate en estos días una ley en el Parlamento holandés para que los mayores de 75 años puedan acceder con libertad y sin mayor ayuda a una muerte sin dolor. Una simple pastilla letal y dejas de vivir al instante. En una amplia encuesta a 21000 potenciales beneficiarios y a 1600 médicos que suelen ser los encargados de practicar las eutanasias, alegan múltiples razones para las cuales una persona “cansada de vivir” puede acceder a su muerte sin mayor problema. La ley en proceso de discusión la han llamado “cansancio vital”. Esta noticia resulta espeluznante. Cualquiera que, en un momento de su vida, y a partir de cierta edad, en este caso, setena y cinco años, y porque esté cansado de vivir o tenga problemas económicos o de familia y otras “mil” razones, solicita la pastilla y ahí terminó con la vida. No nos metemos ya en el ámbito ético y religioso que ya sería otro tema a dilucidar. Fijémonos solamente en lo humano. Creemos que nadie tiene derecho a quitarse la vida, porque la vida no nos pertenece, es un regalo, seas creyente o no lo seas. Entonces, si es un regalo, nadie tiene derecho a destruirlo por  así convenir al interesado. Es terrible porque si esta ley se aprueba, pronto veremos que aquellos que no sean productivos para la sociedad, se les elimine por así convenir a los intereses de los que ostentan el poder. Una sociedad que mata porque así lo quiere, es una sociedad que así misma se destruye.

TE PUEDE INTERESAR: A un año de la Declaración de Abu Dhabi

Donald Trump y su absolución

El Sr. Trump, de seguro que estuvo brindando con una botella de champagne al ser absuelto por 52 contra 48 votos en el Senado de EU. Se le había acusado de abuso de poder por presionar a su homólogo ucraniano para lograr que la justicia ucraniana anunciase dos investigaciones que perjudicaban a sus rivales políticos demócratas. Una de las pesquisas era en contra de Joe Biden, que en este año quiere competir por la presidencia de Estados Unidos. Sea lo que sea, con la “absolución” a la denuncia presentada por los demócratas, el Sr. Trump va en “caballo de hacienda” a su reelección como Presidente. El Partido demócrata hizo mal las cuentas y pensando que el impeachment les iba a favorecer, lo que les sucedió, fue todo lo contrario. La aprobación del Presidente se elevó lo que le da carta abierta para un segundo mandato prácticamente seguro. Un día antes de la votación en el Senado, Donald Trump dio su discurso sobre el estado de la nación. Con arrogancia y soberbia, fue desgranando uno por uno sus logros haciendo énfasis en el crecimiento económico, el desempleo, la migración, entre otros. La descortesía vino a la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi cuando el Presidente le entrega el discurso y Pelosi le da la mano y Trump la rechaza. Eso se llama “grosería” y en respuesta, la Sra. Pelosi, rompe en su cara el discurso que le acababa de entregar. En fin, no hay quién los entienda. La política es rara, pero más raros son los que la hacen, los políticos.

A un año de la firma del documento de Abu Dabi

Hace un año el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar firmaron el documento sobre la Fraternidad Humana. En este primer aniversario los miembros del Comité Superior encargado de la aplicación de ese documento se reunieron en Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos. Ahí se dijeron varios discursos, todos ellos enfocados a un mismo tema que el Documento, al que hacemos referencia, insiste de “mil maneras”: Los miembros de todas de todas las religiones son hermanos y hermanas”. En teoría, todo esto suena a “música celestial”, pero en la realidad, hoy más que nunca hay una persecución religiosa como nunca antes había existido. Nos hacen ver que, principalmente los políticos y jefes de estado, en este siglo que acabamos de iniciar, el tema de la persecución religiosa no existe. Nada más hay que escuchar a las autoridades religiosas en Irak. Antes de los conflictos que vivió, vive y vivirá ese país, había más de dos millones de cristianos, hoy no llegan a doscientos mil. Pero no vayamos tan lejos, en nuestro país, México, hay persecución religiosa. Nos podrán decir que no es verdad. Pero la persecución religiosa no solo se circunscribe a matar “cristianos”, no, no es eso únicamente. La persecución religiosa se puede dar de muchas formas, física, moral, social… Los documentos que firman los países, son muy válidos, lo que importa ahora es ponerlos en práctica, pero práctica real y no simulada.

TE PUEDE INTERESAR: Benedicto XVI pide retirar su nombre del polémico libro

El Papa Francisco  y el secretario de Ratzinger

Mons. Georg Gänswein  ha desaparecido, no se alarmen que no lo han secuestrado, de la escena pública vaticana. Este arzobispo alemán y Prefecto de la Casa Pontificia, siempre debía acompañar al papa en las audiencias públicas o recepciones oficiales. En dos semanas, no se le ha visto en ningún evento del Papa Francisco. Parece que le han dado vacaciones “indefinidas”. La causa, la polémica del affaire  Sarah-Ratzinger. El cardenal Sarah había dicho que el libro sobre el celibato, que había sido escrito a “cuatro manos” con el Papa emérito. Pero luego vino el enredo que hizo Mons. Georg a la hora de explicar el asunto de la intervención del Ratzinger. Todo quedó más confuso que lo que se había dicho en un primer momento, queriendo salvar la “cara” de Ratzinger. Sea lo que sea, estos líos vaticanos, para los que andamos de a pie, la verdad que poco o nada nos interesan. Lo que sí da mucho que hablar en los medios de comunicación, son los rencillas que se viven al interior de las murallas vaticanas. Es una pena, ¡Tantas cosas buenas por hacer, y esos señores peleándose por tonterías! Después se extrañan de que muchos renieguen de su fe o que los jóvenes no quieran saber nada de lo religioso. Como se suele decir: “se predica con el ejemplo”. Como se comportan, poco ejemplo están dando.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here