En la columna El Cenote Sagrado del 9 de abril de 2020: Vulnerabilidad de los hispanos; Agresiones y discriminación; Amenazas que nunca logran lo que pretenden; Confusión y desorden con las cifras de infectados
En la columna El Cenote Sagrado del 9 de abril de 2020: Vulnerabilidad de los hispanos; Agresiones y discriminación; Amenazas que nunca logran lo que pretenden; Confusión y desorden con las cifras de infectados

Vulnerabilidad de los hispanos

Siempre que acontece una crisis, hay perdedores y claro, “ganadores”. Ganadores vivos que lucran con el dolor y el sufrimiento de la gente. Lo estamos viendo con la pandemia del coronavirus. El Gobierno insistiendo que no subirían los precios y ahí tenemos cómo el huevo y otros productos básicos para la higiene, suben y suben. Pero en este caso, nos referimos a los más vulnerables, a nuestros hermanos, paisanos de Estados Unidos que la están pasando, no muy bien en estos tiempos de pandemia y sin posibilidades de tener seguridad social y donde ser atendidos de sus dolencias. Escuchábamos que los hispanos y los afro nos los más vulnerables en los contagios que se están dando allá. Por si fuera poco, muchos se quedarán sin trabajo estos meses y será muy conflictivo sobrevivir para todos ellos. No olvidemos que cada año llegan a México más de 36 mil millones de dólares procedentes de estos hermanos nuestros que con sudor y lágrimas logran ahorrar para mantener a sus familias en tierras mexicas. Este año, será diferente y con la crisis que se avecina por la recesión y el desempleo, no sabremos cómo sobrevivirán muchas familias que dependían de las remesas enviadas desde el país vecino del norte. Es el momento de la solidaridad y buscar otras formas de sobrevivencia para que no falte el pan diario en muchas familias.

TE PUEDE INTERESAR: Naasón Joaquín García, a punto de dejar la cárcel

Agresiones y discriminación

¡Lo que nos faltaba! Resulta que además de padecer la pandemia, con ella vienen las agresiones y discriminación a los que trabajan y atienden a los enfermos en los hospitales. No pasa un día que no escuchemos que algunos “ignorantes” agredan a alguna enfermera o médico al salir del hospital y dirigirse a alguna tienda de conveniencia para surtirse de algún insumo que requieran. Estos hombres y mujeres que se exponen y dan su vida por salvar vidas, son agredidos por personas sin escrúpulos y de muchas maneras, los podemos llamarlos  ignorantes, porque  no entienden que el contagio puede venir de cualquier manera, casi siempre sin que nos demos cuenta. Leíamos que en Mérida una persona le tiró una taza de café en la espalda a una enfermera que salía de comprar algo en un OXXO. El que hizo eso, no merece más que el desprecio, porque como venimos diciendo, esas personas muestran lo que son, ignorancia y mezquindad. Ojalá que no les llegue el contagio. A nadie se lo deseamos. Sin embargo, debemos tener respeto y aprecio por las enfermeras, médicos y personal de servicio de los hospitales que arriesgan sus vidas para salvar otras.

Amenazas que nunca logran lo que pretenden

Lo vida de ayer, de hoy y de mañana, todo gira en torno a la pandemia del coronavirus. No nos podemos abstraer de ella. Los comercios han cerrado, las tiendas se ven vacías, las calles, prácticamente desiertas. En la Ciudad de México, prácticamente  los pequeños comercios, es decir, de las pymes, como les llaman ahora, han cerrado sus puertas. Pero si estas empresas, muchas veces familiares que ahora están cerradas y que tienen pocos empleados y viven de lo que venden, pues es lógico que al no tener ventas y con ellos entradas, no tengan cómo pagar a sus empleados. De ahí que pidan ayuda al gobierno y que este  hace oídos sordos. Sí, anuncian créditos blandos, pero ¿cuándo podrán pagar esos créditos y cómo se podrán adquirir?. La situación no es fácil. Y por si fuera poco, la Jefa de Gobierno, amenaza a estas empresas con sanciones si despiden a sus empleados. ¿No es una contradicción? ¿Cómo van a pagar si no tienen dinero para hacerlo? ¿Pedir un crédito para pagar sueldos? No. Lo que tienen que hacer es dar incentivos fiscales para paliar la situación y ayudar a no cerrar las “cortinas” de los negocios porque al final, como le dicen, el “hambrevirus”, será peor. Autoridades gubernamentales, tengan visión y no vean únicamente para sus intereses miopes.

TE PUEDE INTERESAR: El caso de George Pell, para un filme de Netflix

Confusión y desorden con las cifras de infectados

Cada día nos salen con algo nuevo. El subsecretario de Salud, el Sr. Hugo López Gatell nos viene ahora a decir que para saber cuántos contagios hay en México del coronavirus se está usando una nueva fórmula  de saber el número de contagiados, le llaman: “modelo centinela”. Nadie sabe muy bien lo que eso significa. Dice el experto en epidemiología que por cada un contagio hay ocho o nueve que no lo saben y que llevan el virus dentro, es decir, que si tenemos actualmente un poco más de tres mil contagiados, según esta matemática, estaríamos hablando de unos 26 mil quinientos contagiados. Los números, números son. Pero, ¿qué tanto se puede aplicar la matemática, es decir, las estadísticas al caso de la pandemia? Los legos, como somos la mayoría en estos casos, tenemos nuestras dudas y, con toda la razón. ¿Quién les puede creer cuando nos dicen que en el IMSS de Tlalnepantla se han contagiado 19 médicos y nos sale diciendo Zoé Robledo que no hay ningún brote de coronavirus en el hospital? No se hagan “bolas” y hablen con la verdad. Si a este paso seguimos, nadie les va a creer y pronto la gente saldrá a la calle porque cada día estarán viendo más contradicciones en los que nos deberían hablar con la verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here