Y también descartó la ordenación de  diaconisas..

El papa Francisco publicó este miércoles 12 de febrero su exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonia”; el documento, de 25 páginas  dirigido “a todos los fieles del mundo”, lo conforman 111 párrafos, y está dividido en cuatro capítulos que corresponden con los cuatro “sueños” del Papa para la Amazonia, a saber:

http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2020/02/12/0094/00193.html

i) El primero, es un sueño “social”:“Sueño con una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida”. Aquí Francisco es duro  “Los intereses colonizadores que expandieron y expanden -legal e ilegalmente- la extracción de madera y la minería, y que han ido expulsando y acorralando a los pueblos indígenas, ribereños y afrodescendientes, provocan un clamor que grita al cielo”, sentencia.

ii) El segundo capítulo alude a un sueño cultural: “Sueño con una Amazonia que preserve esa riqueza cultural que la destaca, donde brilla de modos tan diversos la belleza humana”:

iii) El tercero es un sueño ecológico: “Sueño con una Amazonia que custodie celosamente la abrumadora hermosura natural que la engalana, la vida desbordante que llena sus ríos y sus selvas”; y.

iv) El cuarto y último es un sueño eclesial: “Sueño con comunidades cristianas capaces de entregarse y de encarnarse en la Amazonia, hasta el punto de regalar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”.

Es en este último capítulo, Francisco recuerda que “la Iglesia está llamada a caminar con los pueblos de la Amazonia”, donde debe resonar, más allá del mensaje social, el anuncio del Evangelio. Este debe ser inculturado, valorando la “mística indígena de la interconexión e interdependencia de todo lo creado”.

La nota es que Francisco cerró  la puerta a la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados para celebrar la Eucaristía en zonas remotas y aisladas de la selva amazónica.

En efecto, después de meses de especulaciones, surgidas a raíz de la propuesta incluida en el Documento Final del Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía, celebrado del 6 al 27 de octubre de 2019 en Roma, el Pontífice descartó esa posibilidad en Querida Amazonia.

Deja en claro que no comparte la idea de ordenar hombres casados -que de todos modos existen en la Iglesia católica de rito oriental- y propone otras soluciones para la escasez de curas en zonas alejadas: en primer lugar, exhorta a los obispos de América Latina a “ser más generosos, orientando a los que muestran vocación misionera para que opten por la Amazonia”.

Francisco midió las cosas, dijo que este no es el momento para un cambio pastoral de este tipo; una apertura de ese tipo hubiera dividido a la Iglesia católica, polarizada entre un sector conservador -que en los últimos meses presionó y advirtió del peligro de un cambio que hubiera para ellos significado el fin del celibato- y otro reformista, que quedará decepcionado.

Por otro lado, Francisco destaca y elogia el rol de las mujeres en la Amazonia “bautizadoras, catequistas, rezadoras, misioneras, ciertamente llamadas e impulsadas por el Espíritu Santo. Durante siglos las mujeres mantuvieron a la Iglesia en pie en esos lugares con admirable entrega y ardiente fe. Ellas mismas, en el Sínodo, nos conmovieron a todos con su testimonio”, destaca, pero rechaza la propuesta de establecer un diaconado femenino: “el acceso al orden sagrado (…) en realidad limitaría las perspectivas, nos orientaría a clericalizar a las mujeres, disminuiría el gran valor de lo que ellas ya han dado y provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable”.

Ello ha generado una serie de reacciones.

El director editorial del Vaticano, Andrea Tornielli,  señaló que la cuestión de la ordenación sacerdotal de hombres casados se discutió “durante mucho tiempo y puede serlo aun en el futuro”. 

Señaló que se trata de “una pregunta a la que el Sucesor de Pedro, después de haber orado y meditado, ha decidido responder no previendo cambios o nuevas posibilidades de excepciones a las ya previstas por la disciplina eclesiástica vigente, sino pidiendo volver a empezar desde lo esencial”.

Pero para el Cardenal brasileño Claudio Hummes, relator General del Sínodo de los Obispos realizado en octubre, dijo que el tema de la ordenación de hombres casados debe retomarse en el Vaticano, pese al no del Santo Padre en su exhortación apostólica.

El Purpurado brasileño también se refirió al documento final del Sínodo de la Amazonía, en el que la mayoría de prelados propuso la posibilidad de ordenar hombres casados, las diaconisas y la creación de un rito amazónico. En su opinión este texto no debe “ir a parar al estante” ni debe ser rechazado.

“El Papa no cita nada para no decir que este punto es más importante o este debe ser rechazado”, dijo.

El Santo Padre, continuó, “no habla de ningún (punto del documento final) y eso muestra que él aprecia todos porque son frutos del Sínodo, no son frutos de un pequeño grupo de teólogos sino de un Sínodo que la Iglesia tuvo. Todo aquello que el Sínodo decidió allí y aprobó tiene igual importancia”.

Por su parte, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, afirmó que “la exhortación apostólica no habla de aprobación del documento final. No habla de eso, habla de presentación pero no de aprobación. Invita a leerlo, dice que no repite y no quiere resaltar, y no cita” el documento final del Sínodo de la Amazonía.

“No hay una palabra canónica clara de aprobación”, continuó el Cardenal Baldisseri y precisó que si bien el documento final “tiene una cierta autoridad moral, no tiene (autoridad) magisterial”.

Pero para el director de la Sala de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni la exhortación apostólica postsinodal sí es magisterio, mientras que el documento final del Sínodo Amazónico realizado en octubre de 2019 no lo es.

“El Sínodo no tenía como tema el celibato aunque ciertamente tuvo su peso. El tema del celibato o del ingreso en el sacerdocio de los diáconos permanentes era en respuesta a una exigencia pastoral de evangelización. El Papa ha recibido esta exigencia y me parece que ha respondido con tres palabras, en particular, que están en el punto 90 de la exhortación”. Estas palabras son “oración, generosidad y formación”,

Bruni dijo además que si bien el Papa reconoce el rol del documento final del Sínodo al punto que “lo presenta oficialmente y nos alienta a leerlo, eso no lo convierte en magisterio.

En entrevista con los medios del Vaticano, el cardenal Michael Czerny, Secretario Especial del Sínodo para la Amazonia, presenta los principales contenidos del texto de Francisco.

https://www.vaticannews.va/es/vaticano/news/2020-02/czerny-amar-la-amazonia-y-sus-pueblos-entrevista-exhortacion.html

La exhortación, sin embargo, no abre la posibilidad de ordenar a los hombres casados…, le preguntan..

Francisco permaneció fiel a lo que había dicho antes del Sínodo. La posibilidad de ordenar a hombres casados puede ser discutida por la Iglesia. Y ya existe, por ejemplo, en las Iglesias Orientales. Esta discusión ha estado en marcha durante muchos siglos, y el Sínodo la abordó libremente, no en forma aislada, sino en todo el contexto de la vida eucarística y ministerial de la Iglesia. El Papa afirma en su exhortación que el tema no es numérico, y que fomentar una mayor presencia de sacerdotes no sería suficiente. Lo que se necesita es una nueva vida en las comunidades, de un nuevo impulso misionero, de nuevos servicios laicales, de formación permanente, de audacia y creatividad. Lo que se necesita es una presencia capilar de laicos animados con un espíritu misionero, capaces de representar el auténtico rostro de la Iglesia amazónica. De esta manera parece indicarnos que solo así volverán las vocaciones. La Amazonia nos desafía, escribe Francisco, a superar perspectivas limitadas y a no conformarnos con soluciones que permanecen cerradas en aspectos parciales. En otras palabras, la gran cuestión es una experiencia renovada de fe y de anuncio.

¿Y respecto del rol de las mujeres?

-El Papa recuerda en el texto que en la Amazonia hay comunidades que durante décadas han transmitido la fe sin sacerdotes, gracias a mujeres fuertes y generosas que, impulsadas por el Espíritu Santo, han bautizado, enseñado el catecismo, enseñado a rezar. …

Es necesario estimular el surgimiento de otros servicios y carismas femeninos. Las mujeres deberían tener acceso -dice el Papa- a funciones y servicios eclesiales que no requieran el Orden Sagrado y que deberían ser estables y reconocidas públicamente con un mandato de parte de los obispos…”

-¿Cuál es la relación entre la exhortación y el Documento Final del Sínodo?

El Papa, en la introducción a la exhortación post-sinodal, explica que no quiere reemplazar ni repetir ese documento. Lo presenta oficialmente. Nos invita a leerlo íntegramente. Reza para que toda la Iglesia se deje enriquecer e interpelar por ese trabajo. Y en la Amazonia, que todos los pastores, consagrados, consagradas y fieles laicos se empeñen en su aplicación. Finalmente, que todas las personas de buena voluntad se inspiren en el Documento Final y, por supuesto, en la hermosa Querida Amazonia.

Por su parte, el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena comenta en entrevista con Vatican News que el Papa no quiere sustituir o repetir el documento sinodal. De hecho, no lo menciona en ninguna parte, pero lo recomienda íntegramente para su lectura. 

Casi todo el debate mediático se ha centrado en el sí o el no a la ordenación sacerdotal de los diáconos casados. ¿Cuál es la perspectiva que surge de este texto?-, le preguntan…

Francisco corre el riesgo de decepcionar a todos los que esperaban una respuesta en blanco o negro. Pero una vez más intenta elevar, ampliar y profundizar la perspectiva para superar el conflicto entre dos posiciones. Francisco mira la inmensa complejidad de la “Querida Amazonia”. No tiene soluciones simples a mano, pero la alegría del Evangelio le da la confianza que nunca puede desanimarnos. Y dice todo esto no solo para la Amazonia, sino para todos nosotros.

¿Cuál es la clave del capítulo cuarto, dedicado a la pastoral?

La premisa de todo el tema de la pastoral en la Amazonia es la urgencia de la evangelización. Francisco se refiere sobre todo al anuncio directo de Jesucristo, el Kerygma. Durante el Sínodo pregunté a mucha gente por qué los pentecostales y evangélicos tienen tanto éxito en la Amazonia. Me sorprendió, incluso me chocó, que apenas se haya mencionado este tema vital. La respuesta que recibí a menudo fue: los pentecostales hablan directamente de Jesucristo, proclaman el Kerygma, mientras que el anuncio católico lo hace muy poco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here