La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) presentó recientemente el Informe de Libertad Religiosa que analiza el estado de este derecho humano, para todos los credos.

TE PUEDE INTERESAR: Se inicia este martes en Monterrey el primer foro mundial sobre abuso clerical

El estudio analiza en 196 países de todo el mundo el grado de cumplimiento de este derecho de la libertad religiosa recogido en el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que este año cumple su 70 aniversario, y lo hace para todos los credos.

El informe se ha hizo público simultáneamemte en España, Roma, París, Chile, Lisboa y Nueva York.

Según los datos publicados, se calcula que 327 millones de cristianos viven en países donde hay persecución religiosa y 178 millones, en países donde se discrimina por seguir una religión.

Es decir, el 61% de la población mundial vive en países donde no se respeta la libertad religiosa…

El director de ACN España Javier Menéndez Ros ha confirmado en conferencia que en los últimos dos años se ha evidenciado un deterioro de la libertad religiosa. “Hay un desprecio mayor por este derecho fundamental a nivel mundial”, afirmó.

La libertad religiosa -agregó-, es un barómetro del resto de derechos. Cuando falta la libertad religiosa en un país, es indicador de que están faltando otras libertades”.

El estudio demuestra que en 22 países del mundo quién ataca a la libertad religiosa es el radicalismo islámico, pero que hay otros relevantes como son los estados autoritarios y los estados con un nacionalismo extremo.

Se ha detectado 16 países con estados autoritarios y con nacionalismos extremos y que representan más de 3 mil  millones de personas, entre ellos están: China, India, Corea del Norte, Birmania, Vietnam y Kirguistán, señala el informe.

Sin embargo, un “punto de preocupación” es la zona central de África, ya que en ella se ha detectado el desplazamiento de numerosos grupos yihadistas.

Precisó el director de ACN España, Menéndez Ros, “en esa zona, que abarca países como Mauritania, Senegal, Camerún, Mali, Gambia, Burkina Faso, Níger, Nigeria, Sudán, República Centroafricana o Etiopía, entre otros, se han detectado desde hace años un incremento de la presencia de guerrilleros yihadistas que adquieren diferentes nombres y grupos, cada vez rompiendo más la forma pacífica que tenían en estos países de entender la convivencia entre religiones tradicionales”.

El informe sostiene que este ultranacionalismo no solo considera que los grupos minoritarios constituyen una amenaza contra las naciones, “sino que lleva a cabo actos de agresión calculados para forzarlos a renunciar a su identidad distintiva o a abandonar el país”. Puso como ejemplo a India, donde existe una preocupación por la supuesta evangelización de las comunidades hindúes. Por ello, se les acusa a las minorías de ser “una amenaza para la unidad del país”, en palabras de un parlamentario indio.

Por su parte, en Rusia y Kirguistán la situación ha empeorado significativamente, al punto de ser incluidos por primera vez en la categoría “Discriminación”, que supone la institucionalización de la intolerancia, ejercida normalmente por un Estado opresor.

La otra categoría, más grave, es la de “Persecución”, donde se incluye además a grupos terroristas y actores no estatales. En Rusia, por ejemplo, el Tribunal Supremo prohibió el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová y sus 395 centros locales por motivos de “extremismo”.

En cuanto a otros países donde se registró un deterioro de la libertad religiosa, se menciona a Myanmar y la crisis de los rohinyás, que han tenido que huir a Bangladesh a causa de la represión; a China, donde el Presidente Xi Jinping ha tomado medidas para luchar contra grupos religiosos que considera enemigos del gobernante Partido Comunista, como los uigures; Turquía, cuyo gobierno se niega a reconocer al nuevo arzobispo apostólico armenio, y tanto cristianos como otros grupos han denunciado que los medios de comunicación estatales los presentan como “el enemigo”.

El dato positivo del informe es la evolución a mejor de la libertad religiosa tanto en Siria como Irak.

¿Por qué?

Durante la presentación del informe se aseguró que la situación ha mejorado en países donde el último estudio mostraba graves violaciones del derecho a la libertad religiosa, como eran Irak y Siria, debido a la persecución del radicalismo islámico. “En Irak y Siria desde la derrota del Daesh (ISIS) están volviendo muchos cristianos a sus lugares de origen y están reconstruyendo sus vidas, sus casas”, aseguró Menéndez Ros.

ACN es una organización internacional, con sede social en el Vaticano y cuya central está ubicada en la localidad de Königstein, Alemania. Allí se gestionan las aportaciones recaudadas por las oficinas nacionales, y se reciben y evalúan las peticiones de ayuda procedentes de más de 145 países, donde los católicos sufren necesidad o persecución. Desde Königstein se realiza también el seguimiento exhaustivo de los proyectos a los que se da apoyo.

El informe completo está disponible en la we

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here