La mañana del jueves 16 de mayo un reportaje del periódico El Universal, firmado por Antonio Díaz y Sonia Sierra, empezó a generar ruido de que el templo de la cultura nacional, Bellas Artes, había sido profanado al haberse usado para un servicio religioso en honor al líder mundial de la Iglesia del Dios Vivo, Columna y apoyo de la Verdad “La Luz del mundo”, apóstol de Dios Naasón Joaquín García.

TE PODRÍA INTERESAR: Los obispos, obligados a denunciar a encubridores de pederastia clerical

De inmediato el tema se convirtió en tendencia en las redes sociales y muchos opinaron sin conocimiento del tema. Otros más, incluso, pidieron a renuncia de las autoridades de la cultura por haber autorizado un acto de culto público en un recinto cultural, violando el Estado laico que establece nuestra Constitución.

Me pidieron opinión pero me reservé hasta ver el contexto. Conozco a esa denominación religiosa, traté a varios de sus líderes y conocí personalmente a su líder, Samuel Joaquín Flores, hijo del fundador de la Iglesia, el jalisciense Eusebio Joaquín, muerto en 1964.
De inmediato leí el reportaje de El Universal, leí las reacciones, los comunicados y los videos que circularon.

Me llamó la atención que el recinto cultural había sido solicitado desde febrero pasado por un joven senador del PVEM, Rogelio Israel Zamora, hasta ese momento desconocido para mí. Supuse, como es, que es hijo del abogado Rogelio Zamora Barradas, a quien conozco desde hace años.

Rogelio ha sido eficaz operador de la asociación civil denominada “Asociación de Profesionistas y Empresarios de México”; ha sido diputado federal por el PRI, intentó ser asambleísta de la Ciudad de México en las elecciones de 2007 sin éxito. Entonces fue acusado de estar impedido por ser ministro de culto. No era correcto.

Años después registró, sin problema alguno, la agrupación política nacional “Expresión Ciudadana”, con la cual hicieron alianza con varios partidos políticos; en 2018 participaron como AC en coalición con el PRD y gracias a ello consiguieron un escaño en el Senado, el de Rogelio Zamora García, quien fue suplente de Juan Zepeda (recomiendo leer a Alejandro Sánchez en El Heraldo: “El senador de la Luz del Mundo que engañó al PRD”).

Semanas después, Zamora García de repente brincó a la bancada del PVEM y desde ahí consiguió sin problema alguno el recinto de Bellas Artes.

https://twitter.com/El_Universal_Mx/status/1129235856311672833

El senador es feligrés de la Iglesia y le quiso festejar el cumpleaños a su líder en el recinto de Bellas Artes. La verdad es que no había necesidad. Pudieron haberlo hecho sin problema alguno en el Auditorio Nacional o en la catedral de Guadalajara denominada “La Hermosa Provincia”, donde caben más de12 mil personas sentadas y donde regularmente se festejaba al otrora líder también autodenominado apóstol de Dios, Samuel Joaquín Flores (1937-2014).

Leamos como fue…

Un boletín oficial dice que la Sala del Palacio de Bellas Artes se rentó -a 185 mil 413 pesos- petición del senador Rogelio Zamora Guzmán, “quien hizo la solicitud en papel oficial y en su calidad de integrante de la LXIV Legislatura y miembro de la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios”.

Según el oficio recibido el 1 de febrero de 2019, el espacio se usaría con el fin de realizar una “Representación cultural y artística musical, gratuita, desarrollada por un ensamble de los coros monumentales de las organizaciones con las que se reunió en Los Ángeles”, entre éstas, la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México.

Añade el comunicado que “los ensayos de cantantes y orquesta se llevaron a cabo sin que en ningún momento se señalara frase alguna con sentido religioso, ni se mencionara el pretendido homenaje”.

Hasta ahí muy bien, se corrieron las invitaciones, se hicieron las confirmaciones y se invitaron a personalidades.

Lo que le asustó a la autoridad cultural fue, primero, los espectaculares que se difundieron, y no por la foto sino por lo que decía; se dijo que se celebraría una obra titulada “El guardián del espejo”, como un homenaje con motivo del cumpleaños del líder religioso, el apóstol de Dios, Naason Joaquín García, líder mundial de la Asociación Religiosa La Luz del Mundo. (AR).

Lo que les saltó fueron cuatro letras: “el Apóstol de Dios”.

¡Caray!

Ahí se equivocaron los de la Luz del Mundo, con todo respeto, no había necesidad, el denominado “Apóstol de Dios” es un ciudadano mexicano con todos sus derechos, sólo sus limitaciones como ministro de culto.

Además, la invitación a Bellas Artes fue a cientos de fieles, y obviamente asistieron invitados especiales, como el presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, quien asistió de etiqueta, como lo pidieron; también se destacó la presencia del diputado federal, presidente de la Comisión de Cultura, Sergio Mayer, así como los senadores Ricardo Ahued, Julio Menchaca, Félix Salgado Macedonio, Gabriela Benavides, Roberto Moya y Juan Manuel Fócil, entre otros.

Además, para los que no pudieron entrar se colocaron pantallas gigantes y sillas en la explanada de Bellas Artes y las autoridades dieron facilidades para transmitirlo en vivo por internet.

Y esa noche del 15 de mayo hubo problemas. Incluso el evento cultural estuvo a punto de cancelarse en su totalidad, lo cual hubiera sido gravísimo y discriminatorio.

Al final sólo se canceló el homenaje al ministro de culto y decidieron realizar el programa por “respeto a los asistentes”, dice un boletín. Pero a su vez, reitera que el INBAL no permitirá ninguna actividad que vulnere la institucionalidad de sus recintos culturales, y concluye el boletín con la amenaza de proceder legalmente. “El Instituto se reserva el derecho de proceder legalmente, toda vez que se pretendió el uso de una infraestructura pública para fines ajenos a los que se había autorizado y que vulneran el carácter laico del Estado”.

¿Proceder legalmente?

¿Por qué?

Ante la presión mediática -y sobre todo de las redes- los funcionarios cometieron errores de comunicación de lo que realmente sucedió esa noche d en Bellas Artes.

Una semana después de los hechos habló el presidente Andrés Manuel López Obrador.

-¿Qué se tiene que hacer en este caso? Sí debe de haber sanciones o si se tendría que separar del cargo a los responsables del Instituto de Bellas Artes. (Alejandra Frausto Guerrero y Lucina Jiménez, titulares de Cultura y el INBAL, respectivamente) -le preguntó Misael Zavala, reportero de El Universal.

La respuesta presidencial fue de que si bien hay que ser laicos, debemos ser tolerantes, es decir, no ser tan rígidos en este tema: “Pienso que se debe de evitar que se den estas cosas, si se producen y si están prohibidas, pero no crear un ambiente de intolerancia. Por ejemplo, (no) por este hecho suspender a la directora o al director, renunciar.

Agregó que en dado caso las autoridades de cultura “que ofrezcan disculpa, que reconozcan si hubo error, pero también tenemos que respetarnos todos, o sea, ese es mi punto de vista. Entonces, si se mintió que se ofrezca una disculpa, pero me molesta mucho a mí la intolerancia, o sea, tenemos que aceptarnos más todos y aportar más a la libertad, que podamos convivir todos, católicos, evangélicos, de todas las denominaciones y ateos y libres pensadores y gnósticos y de todas las clases, de todas las culturas, de todas las preferencias sexuales. No ser tan rígidos. Ese es mi punto de vista”.

Y ofreció que iría a la mañanera la secretaria de cultura, Alejandra Fraustro. “Vamos a ventilarlo. Vamos a polemizar sobre esto. Es interesante. No está de más. Vamos a verlo”, dijo.

Y un día después acudió la señora Fraustro a la conferencia, reiterando lo que ya habían dicho en un comunicado oficial de que lo que ocurrió la noche del 15 de mayo fue un concierto, y no un homenaje -y menos- un evento religioso.

Dijo textual que “El senador solicitó, previo al evento, el poder otorgar o realizar un homenaje al señor Naasón Joaquín García, representante de la Iglesia La Luz del Mundo, mismo que fue negado de conformidad con la reglamentación del Palacio de Bellas Artes y en conformidad con los organizadores.

Informó que se llevó a cabo el concierto en tiempo y forma, pero que a partir de esto, se tomaron las siguientes acciones:

i) que se revisen los protocolos y se suspenda temporalmente cualquier evento privado hasta que no se tenga claramente revisado cuáles son los protocolos y reglamento, actualizarlo en caso de ser necesario, pero la reglamentación que se cuenta actualmente considera el respeto a nuestro marco jurídico, al Estado laico.

ii)Asimismo, dijo, le solicité dar visto al órgano interno de control en caso de que algún servidor público hubiera incurrido en alguna falta y atender a los cuestionamientos de la opinión pública que tuviera al respecto.

Mucho ruido en este tema, ha sido nota por más de una semana.

¿Qué pasó?

Hubo errores de todos, pero sobre todo de comunicación institucional.

El problema fue que debido a los ensayos del evento, la autoridad cultural quiso complacer en todo a quien hizo la petición del alquiler del recinto – un integrante del Senado- y discriminaron a los artistas y trabajadores del arte como a la Orquesta Sinfónica Nacional y los músicos de la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes debido a que no los dejaron usar el teatro en los días previos al evento. De hecho, los enviaron a otros recintos, como el Regina.

Además, qué necesidad había de hacer la petición del alquiler o préstamo del recinto cultural en papal oficial, es decir del Senado.

Con todo respeto pero qué tiene que ver el Senado con un homenaje a un líder religioso?
¿Por qué solicitar el recinto con papelería oficial?

Coincido esta vez con lo expresado por el presidente con el de que hay que ser tolerantes.
En serio no hay que alarmarnos.

Esa noche en Bellas Artes no hubo un servicio religioso ni nada que se le parezca. Hubo un concierto musical de gran nivel, basta ver el programa; participaron el Coro de la Asociación religiosa, la Orquesta Filarmónica de la Secretaría de la Marina, así como once cantantes de ópera.

El error fue la propaganda que se difundió en días previos. Basta ver los espectaculares.
Y acá entre nos, las autoridades culturales se asustaron cuando el tema -gracias a El Universal, se volvió viral e intentaron curarse en salud.

En lo personal he asistido durante muchas años a varios actos culturales y de culto público de distintas denominaciones religiosas.

Espero que no las cancelen…ya que si le buscan en Guanajuato se usan templos del culto público para actos culturales en el Festival Cervantino, basta pedir un permiso a Gobernación.

Hace años la Sociedad Biblica de México que dirigía entonces el reverendo Abner López nos invitó a un concierto musical de arte sacro en Bellas Artes donde participaron pastores y fieles de distintas denominaciones religiosas además de políticos de varios partidos.

Nadie se quejó nadie dijo nada y todos disfrutamos el espectáculo cultural.

Hay que decirlo una y otra vez, en Bellas Artes no hubo ninguna violación al Estado laico ni a ninguna de las nomas de la ley reglamentaria del 130 constitucional.

Ni siquiera hubo violaciones al artículo 1 del Reglamento para el Uso del Teatro del Palacio de Bellas Artes, que establece que el recinto “se destinará exclusivamente a espectáculos artísticos y culturales de calidad superior. Queda, en consecuencia, terminantemente prohibida la celebración de actos que no participen de aquellos caracteres y que no contribuyan al fomento de la cultura artística o científica del país”.

Hay que ver las cosas en contexto(s)

Nuestro país es plural y tienen una enorme diversidad religiosa. Desde diciembre de 1992 cuando se emite el primer registro a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana en México hasta la fecha, se han emitido 9, 359 registros en la Secretaría de Gobernación.

En este país hay católicos por supuesto- la gran mayoría-, para también hay de todas las denominaciones de evangélicos – Bautistas, metodistas, presbiterianos- cuauqueros, anabaptistas, pentecostales-, hay minorías de luteranos, judíos, predicadores del Islam, en fin. Somos más 120  millones de mexicanos, de todas las religiones: México es plural en lo político, pero más en lo religioso.

No podemos ni demos violentar nuestro estado laico, nos ha costado mucho trabajo, estar como estamos. Hay que cuidarlo.

La Iglesia la Luz del Mundo ha defendido el estado laico, es mexicana y tienen miles de seguidores en México y el mundo…De hecho fue de las primeras en registrarse cuando se dieron las reformas constituciones y reglamentarias; los integrantes de la Luz del Mundo tienen sólo 237 ministros de culto, de los 87, 871 que existen en el país.

Hoy en nuestro país se reconoce la libertad religiosa, la libertad de conciencia y la libertad de convicciones éticas; eso sí está pendiente una ley reglamentaria del 24 en la cual debería detallarse en qué consiste estas libertad y cómo se va a ejercitar. También falta reglamentar el 40 constitucional en materia de estado laico.

Además, es claro el precepto 29 constitucional, que está el mandato fundamental de que no pueden restringirse en forma y modo alguno las libertades de pensamiento, de conciencia y de profesar creencia religiosa alguna.

PD. Para conocer más de la Iglesia recomiendo leer a René De la Torre,”Los hijos de La luz. Discurso, identidad y poder en La Luz del Mundo”, U. de G./ITESO/CIESAS, 1995, y a colegas como Roberto Blancarte Pimentel y a Bernardo Barranco en Milenio y charlar con el Dr. Elio Masfarrer de la ENAH… Hay otro investigador de la Universidad de Guadalajara.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here