“El Santo Padre (Juan Pablo II) ha muerto esta tarde a las 21:37 horas en su apartamento privado. Se han puesto en marcha todos los procedimientos previstos en la Constitución Apostólica Universi Dominicio Gregis, promulgada por él el 22 de febrero de 1996”, anunció Joaquín Navarro Valls, vocero vaticano.

De inmediato las campanas de San Pedro comenzaron a sonar para anunciar al mundo la muerte; el toque fúnebre interrumpió durante unos minutos el rosario que se leía en la Plaza de San Pedro, donde se reunieron más de 70 mil personas.

La noticia de la muerte del Papa fue comunicada por el arzobispo argentino Leonardo Sandri y posteriormente el secretario de Estado vaticano, el cardenal Angelo Sodano invitó a la multitud a rezar por Karol Jospeh Wojtyla.

Seis horas antes de su muerte, Juan Pablo II dijo en polaco, “con una voz muy débil y con palabras murmuradas: ‘Déjame ir a la casa del Padre’”.
¡La conmoción fue mundial!

Juan Pablo II falleció acompañado por su familia y amigos cercanos. Estaban con él su secretario particular, el arzobispo Stanislaw Dziwisz, y su ayudante, monseñor Mieczyslaw Mokrzicki; también el cardenal Marian Jaworski; el arzobispo Stanislaw Rylko; el padre Tadeusz Styczen y las tres religiosas polacas que lo atendieron, encabezadas por la superiora Tobiana Sobodka.

No podía faltar el doctor Renato Buzzonetti, dos médicos y dos enfermeros de guardia.

El doctor Buzzonetti certificó el fallecimiento, firmando el siguiente texto:

“Certifico que su santidad Juan Pablo II, nacido en Wadowice el 18 de mayo de 1920, residente en la Ciudad del Vaticano, ciudadano vaticano, ha muerto a las 21.37 horas del día 2 de abril de 2005 en su apartamento del Palacio Apostólico Vaticano, a causa de un choque séptico y de un colapso cardiocirculatorio irreversible”.

El certificado constató que el Papa padecía del mal de Parkinson, episodios de insuficiencia respiratoria aguda y consecuente traqueotomía, además de hipotrofia prostática benigna complicada por infección en las vías urinarias (urosepsis), así como de cardiopatía hipertensiva e isquémica.

“Declaro que las causas de la muerte, de acuerdo a mi ciencia y a mi conciencia, son las indicadas”, concluyó el dictamen.

El camarlengo, cardenal Eduardo Martínez Somalo, cumplió el rito (esta vez sin golpes de martillo en la frente) y, tras llamar tres veces por su nombre de pila a Karol Wojtyla y no obtener respuesta, certificó la muerte en términos canónicos.

De inmediato extendió un velo blanco de lino sobre el rostro del difunto.
El canciller secretario de la Cámara Apostólica, el abogado Enrico Serafini, redactó a las 9:30 horas del domingo 3 de abril el acta de autentificación de la muerte; Stanislaw Dziwisz veló el cuerpo toda la noche.

Las exequias

El cuerpo del papa polaco fue expuesto en la Basílica de San Pedro del Vaticano la tarde del lunes 4 de abril; antes fue trasladado a la sala Clementina del Palacio Apostólico.

Según la tradición, en la Basílica de San Pedro, fue colocado el cadáver en un catafalco delante del altar de la Confesión, permaneció tres días antes de las exequias.

Sus funerales se celebraron el 6 de abril en la Basílica de San Pedro y se prolongaron durante tres días.

Miles de fieles —más de 3 millones— acudieron a las exequias. Asistieron 75 jefes de Estado, incluyendo presidentes y príncipes, entre otras autoridades. La población de Roma se duplicó durante ese evento y los asistentes esperaron más de 24 horas para ver el cuerpo.

El Papa polaco fue enterrado en la cripta de la Basílica de San Pedro.

El 28 de abril, el nuevo papa Benedicto XVI dispensó del tiempo de cinco años de espera tras la muerte para iniciar la causa de beatificación y canonización de Juan Pablo II.

La causa la abrió oficialmente el Cardenal Camillo Ruini, vicario general para la diócesis de Roma, el 28 de junio de 2005.

Juan Palo II fue beatificado el 1 de mayo de 2011 y fue canonizado por el Papa Francisco el 27 de abril de 2014 junto a San Juan XIII.

Juan Pablo II lideró el tercer pontificado más largo en la historia de la Iglesia, realizando 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 en ese país.

Cronología de sus enfermedades

  • 13 de mayo de 1981. Los disparos del turco Ali Agca lo hieren gravemente, necesita un mes entero para ser dado de alta.
  • 15 de julio de 1992. Es operado de un tumor intestinal del tamaño de una naranja y que empezaba, según los doctores, a ser maligno.
  • 28 de abril de 1994. Se cae en el baño y se rompe el fémur derecho. La lesión requiere cirugía. Pasa un mes en el hospital. Camina con bastón y tiene que dejar de esquiar.
  • 22 de septiembre de 1994. Tiene que cancelar su viaje a EU porque la pierna no está bien.
  • 25 de diciembre de 1995. La gripe le obliga a no celebrar la misa de Navidad por vez primera en su pontificado. Por la tarde, las náuseas interrumpen su mensaje en TV.
  • 5 de septiembre de 1996. En Hungría se le nota temblar la mano izquierda: empiezan las especulaciones sobre el Parkinson.
  • 14 de septiembre de 1996. El Vaticano dice que una inflamación de apéndice causa la fiebre recurrente y los dolores de abdomen del Papa.
  • 6 de octubre de 1996. Operación de apéndice.
  • 9 de septiembre de 1997. Desvanecimiento en el funeral de la Madre Teresa de Calcuta.
  • 5-17 de junio de 1999. En viaje a Polonia se hace evidente su debilidad, y acaba por sufrir una caída y por tener que cancelar una misa al aire libre.
  • El 8 de octubre de 1996 le extirparon el apéndice.
  • El 23 de diciembre de 2001, el periódico El Mundo reveló que el Papa se estaba quedando mudo: el autor del artículo, José Manuel Vidal.
  • Marzo de 2002. En Semana Santa tiene que suspender por la artritis varias visitas a parroquias en Roma y disminuir la actividad litúrgica.
  • Agosto de 2002. En su Polonia natal, el Papa habla de la muerte, y de su posible abdicación.
  • 14 de septiembre de 2003. La visita a Eslovaquia muestra a un Papa tembloroso que no puede caminar. Resurgen las especulaciones sobre la posibilidad de que no vuelva a viajar.
  • 31 de enero de 2005. El Vaticano informa que el Papa sufre de una gripe leve que lo obliga a cancelar audiencias.
  • 1 de febrero: Es hospitalizado por dificultades respiratorias y una inflamación de garganta mientras sufre una gripe.
  • 10 de febrero: Es dado de alta del hospital.
  • 24 de febrero: Le hacen una traqueotomía para aliviar sus problemas respiratorios, horas después de ser hospitalizado con fiebre, congestión y otros síntomas de gripe.
  • 10 de marzo: pasará unos días más en el hospital por consejo de los médicos después de la operación de garganta.
  • 3 de marzo: El Papa recibe el alta del hospital, horas después de hablar a los fieles, en su primera aparición pública luego de una operación de garganta el 24 de febrero.
  • 30 de marzo: En medio de una ola de rumores que asegura que su salud empeora, le insertan sonda nasogástrica de alimentación para mejorar la ingestión calórica” del Papa y ayudarlo a recuperar fuerzas, dice el Vaticano. No se dijo cuándo le colocaron la sonda, que no es visible cuando Juan Pablo aparece en su ventana. Desde entonces, en sus últimas apariciones no pudo hablar pese a intentarlo. Se espera su deceso.
  • 2 de abril, 21:37 horas muere Karol Wojtyla a la edad de 84 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here