El Papa Francisco expresó su solidaridad con Iraq, después del hundimiento de un ferry turístico en el río Tigris, en Mosul, donde murieron 120 personas, la mayoría de las víctimas madres e hijos que se lanzaron al río sin saber nadar.

TAMBIÉN: Pésame del Papa por las víctimas de la masacre de Brasil

Entre las principales causas del naufragio están la crecida del río Tigris y la sobrecarga de un barco que, según la cadena Sky News Arabia, tenía capacidad máxima para 50 personas.

De acuerdo con la agencia Reuters, fuentes médicas señalaron que aproximadamente 250 personas se encontraban a bordo de la embarcación.

Las imágenes difundidas a través de redes sociales dejaron ver a decenas de personas arrastradas por la corriente, mientras varios botes intentaban rescatarlas.

El primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi, ordenó una investigación “inmediata” para conocer las causas de lo ocurrido y “descubrir a los culpables para que actúe la justicia”.

Decretó tres días de luto nacional en un momento en que se celebraba el Norouz, el año nuevo del calendario persa que se festeja en territorios influenciados por esta cultura, entre ellos, Iraq. También se conmemoraba el Día de la Madre y el primer día de la primavera.

En un telegrama dirigido al día siguiente a las autoridades eclesiásticas y civiles locales, el Papa Francisco expresó su profunda tristeza “por todos aquellos que perdieron la vida” en la tragedia. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños que celebraban el Año Nuevo Kurdo.

Expresando su “solidaridad en la oración” con todos los afligidos, el Papa “confía a los fallecidos a merced del Altísimo”, dice el mensaje firmado por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. Él “ora por las autoridades locales y los socorristas”.
“El Papa Francisco invoca las bendiciones divinas de la curación, la fuerza y ​​el consuelo de toda la nación iraquí”.

Telegrama

Su Santidad el Papa Francisco se encuentra profundamente entristecido por todos los que perdieron la vida tras el trágico hundimiento de un ferry en el Río Tigris, en Mosul. Expresar su oración de solidaridad con los que lloran, Su Santidad encomienda a las víctimas a la misericordia del Todopoderoso, y ora por las autoridades locales y el personal de emergencia. Sobre toda la nación iraquí, el Papa Francisco invoca las bendiciones divinas de la curación, la fuerza y ​​el consuelo.

Cardenal Pietro Parolin

Secretario de Estado

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here