El Arca, una organización francesa con presencia internacional que ayuda a personas con discapacidad intelectual, acusó el sábado 22 de febrero a su fundador Jean Vanier de haber abusado sexualmente de varias mujeres durante décadas.

La investigación ecopiló “relatos sinceros y consistentes sobre el periodo 1970-2005” de seis mujeres adultas con quienes Vanier había “iniciado relaciones sexuales, generalmente como parte de una relación de orientación espiritual”, dijo la organización en un comunicado.

Como resultado, algunas de estas mujeres siguen “profundamente heridas”, añadió la organización con sede en París; precisando que no hay ninguna mujer con discapacidad entre las víctimas.

El Arca International es una federación de asociaciones que dirige 154 centros en 38 países, donde personas con discapacidad intelectual pueden vivir con sus cuidadores.

“Estamos conmocionados por estos descubrimientos y condenamos sin reservas estas acciones, que están en total contradicción con los valores que Jean Vanier reivindicaba y son incompatibles con las reglas básicas de respeto y de integridad de las personas, y contrarias a los principios fundamentales sobre los que L’Arche se basa”, aseguraron este 22 de febrero los líderes del Arca International, Stephan Posner y Stacy Cates-Carney.

“Estos actos indican una influencia psicológica y espiritual de Jean Vanier sobre estas mujeres y subrayan su adhesión a algunas teorías y prácticas desviadas del padre Thomas Philippe”, precisó la organización.

Thomas Marie Philippe, fue un sacerdote dominico francés, quien vivió entre 1905 y 1993, es considerado como cofundador de las comunidades de El Arca, junto a Jean Vanier; de hecho fue el guía espiritual del propio Vanier, y durante mucho tiempo fue sospechoso de abusar sexualmente de mujeres; murió en 1993, y en 2014 se interpuso una denuncia contra en su contra.

Empero, Vanier negó en 2015 y 2016 que tuviera algún conocimiento del comportamiento abusivo de amigo y guia espiritual; ese mismo año de 2015, una segunda instrucción canónica, ratificada  por monseñor Pierre d’Ornellas, arzobispo de Rennes, en Francia, reconoció culpable al padre  Philippe de abusos de carácter sexual en el marco de la dirección espiritual de mujeres mayores de edad.

La Congregación para la Doctrina de la Fe de La Santa Sede confirmó y completó en diciembre de 2019 elementos en la investigación referentes al juicio de Philippe y sobre el conocimiento de Vanier sobre la inconducta del fallecido sacerdote.

La investigación fue completada por un trabajo de investigación histórica, comisionado por El Arca, a partir de archivos inéditos, en particular de la Orden de los Dominicos, a los que se ha podido acceder por vez primera.

“El análisis de los diferentes archivos ha permitido sacar a la luz las antiguas raíces de la actitud de Jean Vanier ante estas mujeres y subrayan su adhesión a ciertas teorías y prácticas pervertidas del padre  Thomas Philippe”, explica El Arca. 

Al concluir esta investigación y análisis histórico, las informaciones recogidas por El Arca permiten concluir que, en la década de los años 1950, Jean Vanier formó parte de un pequeño grupo clandestino que participaba en las prácticas sexuales pervertidas del padre Thomas Philippe, arraigadas en creencias supuestamente “místicas” o “espirituales”, que habían sido condenadas por la Iglesia católica.

El informe llegó a manos del Papa Francisco y del arzobispo de Canterbury,  primado de la Iglesia anglicana, Justin Welby.

Stephan Posner, responsable de El Arca internacional, en una entrevista concedida al canal de televisión KTO, reveló que presentó personalmente estos resultados  a ambos líderes religiosos….

Reacciones

La Conferencia Episcopal Francesa ha expresado su “asombro y dolor” ante las revelaciones conocidas, y expresa su disposición a colaborar con otras instituciones religiosas en el “trabajo de aclaración necesario sobre el Padre Thomas Philippe.

Por su parte, el presidente de la Asamblea de Obispos Católicos de Québec Mons. Christian Rodembourg, reconoce la “consternación” de los obispos y admira “la valentía de las víctimas que han denunciado estas acciones”.

Los responsables de El Arca han asegurado su determinación para asegurar que “sus 154 comunidades existentes en el mundo sean lugares de seguridad y de crecimiento para todos sus miembros, tengan o no algún tipo de discapacidad”, y  han establecido un proceso adicional centralizado para cualquier información adicional sobre denuncias que las personas deseen realizar; y la información será recibida por un equipo de trabajo conformado por personas externas a la organización.

Quién fue Jean Vanier?

Nació el 10 de septiembre de 1928, y murió el 7 de mayo de 2019 a los 90 años, tras una larga batalla con el cáncer.

En 1964, mientras visitaba un asilo psiquiátrico en los suburbios del sur de París, se sintió conmovido por la angustia de dos personas internas: Raphaël Simi y Philippe Seux. Vanier decidió vivir con ellos y, en julio de ese año, encontró una casa y así se originó la comunidad de El Arca (L’Arche).

Y e 968, después de predicar un retiro en Toronto, fundó el Movimiento Fe y Compartir, que ofrece retiros para religiosos, laicos y personas con discapacidades.

Ese mismo año, Jean Vanier y Marie-Hélène Matthieu organizaron un primer encuentro de peregrinación para personas con discapacidad mental a Lourdes, Francia que se llamó “Fe y Luz”, que dio origen a la asociación del mismo nombre; Fe y Luz cuenta con más de 1.420 comunidades en 86 países.

Vanier escribió muchos libros y fue colmado de premios y homenajes de gobiernos en todo el mundo, incluso fue miembro del Pontificio Consejo para los Laicos de la Santa Sede.

  • Error del papa Francisco sobre Vanier

El día que Vanier murió -7 de mayo-, el papa Francisco iba en el avión de regreso a Roma procedente de Macedonia; ahí a petición del  director de Alejandro Gisotti, director de la sala de Prensa de la Santa Sede, el papa se refirió así sobre el teólogo canadiense:

“Hace una semana lo he llamado por teléfono. Él me ha escuchado, pero apenas podía hablar. Le quise expresar mi gratitud por este testimonio. Un hombre que ha sabido leer la existencia cristiana, del misterio de la muerte, de la cruz, de la enfermedad, del misterio de aquellos que son despreciados y descartados en el mundo. Ha trabajado no solo para los últimos, sino también para aquellos que antes de nacer tenían la posibilidad de ser condenados a muerte. Ha apagado su vida así. Simplemente gracias a él y gracias a Dios por habernos dado este hombre con un gran testimonio.

Un día después Francisco lo calificó como “un gran hombre de la Iglesia” y animó para que “siga siendo un ejemplo para todos”.

En su saludo a los peregrinos de lengua francesa que participaron a la Audiencia General de aquel miércoles Francisco pidió que Vanier “siga siendo un ejemplo para todos nosotros, ¡ayúdanos desde el Cielo!”.

Y el día de los funerales la ceremonia fue presidida por Pierre d’Ornellas, arzobispo de Rennes y representante de la Iglesia Católica en el Arca Internacional. Participaron en los funerales, entre otros, Jacques Benoit-Gonnin, obispo de Beauvais, y su predecesor Jean-Paul James, Stephen Conway, obispo anglicano de Ely, y el hermano Alois, prior de la comunidad de Taizé. 

“Tratando de vivir junto a Cristo, a través del cual Dios ha tomado todas nuestras debilidades, Jean Vanier ha hecho que las personas más frágiles, y con demasiada frecuencia rechazadas, sean acogidas y reconocidas como hermanos y hermanas, respetando las diferencias religiosas y sociales”: esto es lo que dijo el Papa Francisco en el mensaje enviado en el funeral del fundador del Arca y leído por Monseñor d’O rnellas al comienzo de la celebración.

En marzo de 2014 el papa Francisco recibió en el Vaticano a Jean Vanier.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here