Portada del libro
Portada del libro "Desde lo más profundo de nuestros corazones” de Robert Sarah

“Puedo confirmar que esta mañana, bajo indicación del papa emérito, le pedí al cardenal Sarah que contactara a los editores del libro rogándoles que sacaran el nombre de Benedicto XVI como coautor del mismo y que sacaran su firma”, afirmó Georg Ganswein, secretario privado de Benedicto XVI.

El papa emérito y el conservador cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, publicaron un libro sobre el celibato sacerdotal, denominado Desde lo más profundo de nuestros corazones. El texto fue publicado originalmente en francés por la editorial Fayard y en inglés por Ignatius Press, disponible para pedido anticipado.

TE PUEDE INTERESAR: Agenda del Papa para 2020

El libro recoge la riqueza del celibato sacerdotal y, entre otros puntos, el papa emérito examina la historia del celibato en el Antiguo y Nuevo Testamento; por su parte, el purpurado africano presenta un conjunto de consideraciones pastorales.

Extractos del libro se dieron a conocer el domingo 12 en el diario francés Le Figaro. Los autores suplican al Papa Francisco que por ningún motivo pruebe la ordenación sacerdotal de hombres casados (diáconos), un cambio pastoral que propuso a fin de octubre pasado el sínodo de obispos sobre la Amazonia para solucionar la escasez de sacerdotes en áreas remotas.

Es un asunto que preocupa a muchos cardenales, obispos y sacerdotes conservadores.

Francisco tiene la facultad de emitir una exhortación postsinodal que se espera se publique en los próximas semanas.

¡Empero, la aparición del libro generó polémica!

Dos reporteras versadas en temas de la Santa Sede —la argentina Elisabetta Piqué, corresponsal de la Nación, y la española Eva Fernández, corresponsal de la Cadena COPE de la Conferencia Episcopal Española— escribieron que en el libro no había participado el papa emérito.

Según Fernández, “una fuente muy cercana a Benedicto XVI asegura que él no ha escrito el libro a cuatro manos junto al cardenal Sarah y que no ha dado su autorización a que se publicara. Sólo le facilitó un escrito sobre el sacerdocio en el que estaba trabajando”.

En el mismo sentido se expresó Piqué: “Benedicto XVI no escribió un libro a cuatro manos con Sarah, nunca vio ni autorizó la tapa ni el hecho de que se publicara un libro “, aseguró a La Nación una fuente vaticana muy cercana a Joseph Ratzinger.

“Es evidente que hay una operación editorial y mediática de la que Benedicto se distancia y se manifiesta totalmente ajeno”, agregó la fuente a Piqué, que pidió el anonimato.

No especificó quiénes estarían detrás de dicha operación y que detalló que hace algunos meses el papa emérito estaba escribiendo unos apuntes sobre el sacerdocio, que el cardenal Sarah le pidió ver. “El papa emérito puso el texto a su disposición, sabiendo que él estaba escribiendo un libro sobre el sacerdocio”, explicó.

La periodista señaló en un tuit:

Esa nota generó reacciones.

El cardenal Sarah respondió de inmediato a las reporteras y publicó los textos firmados por Benedicto XVI, y para ello hizo uso de las redes sociales.

“Los ataques parecen implicar una mentira de mi parte. Estas difamaciones son de gravedad excepcional. Esta noche doy las primeras pruebas de mi estrecha colaboración con Benedicto XVI para escribir este texto a favor del celibato”, escribió el purpurado en Twitter.

Luego dio a conocer tres cartas. La primera es del 20 de septiembre de 2019 y en ella Benedicto XVI dice: “Querida Eminencia, gracias por su carta del 5 de septiembre y por sus oraciones por el sacerdocio en estos tiempos difíciles.

“Había ya antes de su carta comenzado a escribir algunas reflexiones sobre el sacerdocio. Pero escribiendo he sentido que siempre más que mis fuerzas no me permiten más la redacción de un texto teológico”.

En la segunda carta, fechada el 12 de octubre de 2019, Benedicto XVI expresa: “Finalmente puedo transmitir mis pensamientos sobre el sacerdocio. Dejo a usted si encuentra alguna utilidad en mis pobres pensamientos”.

Finalmente, en una misiva del 25 de noviembre de 2019, el papa emérito agradece al cardenal Sarah “de todo corazón por el texto añadido a mi contribución y por toda la elaboración que usted ha hecho.

 

“Me ha tocado profundamente, como usted ha comprendido, mis últimas intenciones: había escrito en realidad siete páginas de aclaración metodológica de mi texto y soy realmente feliz al decir usted ha sabido decir lo esencial en una media página. No veo por tanto una necesidad de transmitirle las siete páginas, dado que usted ha expresado en una media página lo esencial.

“De mi parte, el texto puede ser publicado en la forma por usted prevista”.

Reacción de Benedicto XVI

El secretario particular del papa emérito, monseñor Georg Gänswein, informó la mañana de este martes 14 de enero que por pedido de Benedicto XVI su nombre no debe aparecer como coautor del libro Desde lo más profundo de nuestros corazones y que también será retirada su firma de la introducción y las conclusiones.

En declaraciones a la agencia católica alemana CNA Deutsch, el también prefecto de la Casa Pontificia dijo que “el nombre de Benedicto XVI como coautor es removido y reemplazado por ‘con contribución de Benedicto XVI’. También, el nombre es removido de la introducción y conclusión, como estos son textos del cardenal Sarah”.

Añadió que se trata de “atribuir correctamente la autoría. No se trata de cambios en el contenido”.

Asimismo, en declaraciones a la agencia KNA, Ganswein indicó que ha solicitado al cardenal Robert Sarah que transmita este pedido a los editores del libro.

“El papa emérito, de hecho, sabía que el cardenal estaba preparando un libro y había enviado un breve texto suyo sobre el sacerdocio autorizándole a usarlo como él deseara”, relató.

Sin embargo, añadió que Benedicto XVI “no había aprobado ningún proyecto para un libro de doble firma ni había visto y autorizado la portada.

“Fue un malentendido, sin cuestionar la buena fe del cardenal Sarah”, expresó monseñor.

Malentendido

“Ganswein confirmó que, tal como informó La Nación, Benedicto XVI nunca escribió ni autorizó la publicación de un libro a cuatro manos. Y aseguró que hubo un malentendido entre el papa emérito y el cardenal de Guinea”, informó Elisabetta Piqué.

LEE TAMBIÉN: Protección a menores y Sínodo de la Amazonia, entre lo más destacado del Papa en 2019

Reiteró:”Citando a una fuente cercana al papa emérito, quien aseguró que es evidente que hay una operación editorial y mediática de la que Benedicto es totalmente ajeno, que muchos creen que fue pergeñada por la ultraderecha católica que se opone a Francisco, que usó para ello a su predecesor, de edad avanzada y salud muy frágil”.

Piqué recogió la opinión de Juan Vicente Boo, vaticanista del diario español ABC:”Desde hace seis meses Benedicto XVI no está en condiciones de escribir y apenas de hablar, como han constatado personas que le visitan. Posiblemente mantenga su extraordinaria lucidez, pero las conversaciones, imprecisas, no suelen pasar de los diez minutos, por no mencionar sus dificultades de vista, audición y la debilidad general”.

Lo que es cierto es que las editoriales deberán en breve cambiar sus portadas y sacar la firma de Benedicto XVI.

¡El conservador cardenal Sarah esta molestísimo!

Por cierto, antes de esta polémica mediática, Andrea Tornielli, director editorial de los medios del Vaticano, subrayó en un artículo institucional la continuidad de pensamiento entre los dos pontífices, al recordar que Francisco habló varias veces de la ley del celibato, que considera “un don” y que jamás cambiaría.

Vicente Boo recordó que el celibato sacerdotal nunca fue un dogma, sino una disciplina eclesiástica de la Iglesia Católica de rito latino. Incluso subrayó, la Iglesia prevé la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados.

Evocó, además, que el propio Benedicto XVI en su momento admitió el regreso a la Iglesia Católica de sacerdotes anglicanos casados.

Hasta este momento no hay reacción del Papa Francisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here