El juez Robert Stone determinó hace unos días que monseñor Philip Edward Wilson, titular de la arquidiócesis de Adelaida, Australia, encubrió los abusos sexuales perpetrados por el fallecido sacerdote James Fletcher en la década de los 70, al no haber trasladado las denuncias de las víctimas a la policía.

Como era de esperarse, Wilson se apartó temporalmente del cargo desde el pasado 23 de mayo, por lo que el Papa Francisco nombró el pasado 3 de junio al jesuita Gregory O’Kelly para ocupar su puesto, en calidad de administrador apostólico “sede plena”.

RELACIONADO: “Fue maravilloso” que el Papa nos haya escuchado: sacerdote víctima de Karadima

La legislación eclesiástica señala que el Papa, por causas particularmente graves o importantes, como es el caso, puede de manera extraordinaria disponer que en una diócesis sea nombrado un administrador apostólico “sede plena”.

O’Kelly es obispo de la ciudad australiana de Port Pirie desde el año 2009 y fue ordenado sacerdote jesuita en Adelaida en 1972.

La causa principal contra el obispo Wilson es por no informar de los abusos cometidos por Fletcher contra un niño de 10 años, identificado como Peter Creigh, en la región de Hunter Valley, cerca de Newcastle, en 1971, cuando tuvo conocimiento de ello.

El prelado, de 67 años, es el miembro de la Iglesia Católica de mayor rango en el mundo declarado culpable por un delito de encubrimiento de abusos sexuales de menores; puede enfrentar una pena máxima de dos años de cárcel.

La Santa Sede informó sobre su relevo en una breve nota oficial. “El Santo Padre Francisco ha nombrado administrador apostólico sede plena de la arquidiócesis de Adelaide (Australia) a S. E. Mons. Gregory O’Kelly S. I., obispo de Port Pirie…”

Fue elegido presidente de la Asociación de Responsables de Colegios Independientes de Australia, el primer católico nombrado en 54 años de historia de esta asociación.

Ordenado obispo el 14 de septiembre de 2006 y un año más tarde fue designado presidente del Consejo de Iglesias de Australia del Sur, cargo que desempeñó hasta junio de 2009.

O’Kelly reconoce la complejidad de su nuevo encargo. “Son tiempos difíciles”, declaró al tiempo de ofrecer que hará lo mejor que pueda. Pidió que rezaran por él….

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here