El segundo grupo de víctimas del sacerdote Fernando Karadima, condenado por delitos de pederastia, que se reunirán con el Papa Francisco charlará en privado con el Santo Padre y estará alojado en la Casa Santa Marta del viernes primero al domingo 3 de junio. La mañana del sábado 2, Francisco celebrará una misa privada con ellos y a primera hora de la tarde está previsto un encuentro de grupo, luego los coloquios individuales.

Se trata de nueve personas, siete religiosos y dos laicos. Dos de los sacerdotes “han asistido a las víctimas en su recorrido jurídico y espiritual, y dos laicos implicados en este sufrimiento”, indicó la sala de prensa de la Santa Sede en un comunicado.

Los religiosos son Eugenio de la Fuente y Alejandro Vial, quienes formaron parte la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón de Jesús, creada por el padre Karadima en la parroquia El Bosque, de Providencia. A ellos se suman los sacerdotes Javier Barros y Sergio Cobo, quienes también formaron parte del estrecho círculo de jóvenes formados por Karadima; con ellos irán los clérigos Francisco Astaburuaga Ossa, Alejandro Vial Amunátegui y Eugenio de la Fuente.

Anteayer ofrecieron en Santiago de Chile una rueda de prensa para detallar su visita. Anunciaron el miércoles 23 de mayo que viajarán a Roma para aportar a la “reestructuración” de la Iglesia y explicar cómo fueron parte de “un sistema abusivo” durante décadas en la iglesia chilena.

Francisco Astaburuaga, Alejandro Vial y Eugenio de la Fuente dijeron que desde hace un mes y medio fueron invitados directamente por el Papa a su residencia en Santa Marta.

“Esperamos que nuestra experiencia pueda dar voz a muchos otros que han sufrido abuso”, comenzó diciendo De la Fuente, y explicó ésa sería la única vez que hablarían hasta el regreso de la reunión.

“La invitación tiene que ver con todo el proceso que está llevando él, escuchar nuestra experiencia personalmente más allá de documentos. Es un deseo de él de escuchar a ciertas víctimas de abuso y a quienes han acompañado a las víctimas”, señaló Vial.

Astaburuaga contó que la mayoría de ellos se entrevistó con la comisión Scicluna, con el fin de aportar más testimonios y antecedentes de los abusos del padre Karadima.

Los sacerdotes hicieron una especial mención a James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, quienes fueron los primeros en destapar la espiral de abusos. “Estamos tremendamente agradecidos de ellos, han sido pieza clave. Estamos agradecidos de su testimonio, de su amistad”, dijo De la Fuente.

Sin ayuda

“¡No!”. Ésa fue la respuesta de los sacerdotes que enfrentaron a los medios de comunicación al preguntares si recibieron ayuda espiritual o de algún otro tipo por parte de la Conferencia Episcopal de Chile o de la Nunciatura Apostólica, antes de que el Papa Francisco los invitara al Vaticano (véase la nota de Óscar Pérez Tapia en La Tercera de Chile)

De hecho, la invitación del Papa al grupo de víctimas era desconocida por las autoridades católicas de Chile. “No tenemos antecedentes. Nos acabamos de enterar ahora, como todos ustedes”, expresó el martes 22 de mayo el obispo auxiliar de Santiago y secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile, Fernando Ramos, pocos minutos después de que desde El Vaticano, Francisco anunciara que recibirá a cinco sacerdotes que fueron víctimas de abuso.

“Con este nuevo encuentro, programado hace un mes, el Papa quiere mostrar su cercanía con los sacerdotes abusados, acompañarlos en su dolor y escuchar su valioso parecer para mejorar las actuales medidas preventivas y de lucha contra los abusos en la Iglesia”, se lee en el comunicado de la Santa Sede.

El texto íntegro del capítulo VI del libro Los secretos del imperio de Karadima, que lleva por título La iglesia de Karadima, puede ser leído en: http://ciperchile.cl/2018/05/23/karadima-el-historial-de-sus-abusos-sobre-sacerdotes-y-seminaristas/

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here