Al menos 142 personas han muerto y más de 230 más han resultado heridas en un nuevo terremoto que ha sacudido el pasado domingo 6 de agosto en la turística isla de Lombok, situada en Indonesia.

El temblor fue de una magnitud de 7 y se ha registrado a una profundidad de 10 kilómetros, según el Servicio Geológico de EU, en un punto a 2,4 kilómetros al este de Loloan, una localidad en el norte.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa Francisco cambia el Catecismo y declara “inadmisible” a la pena de muerte

El mayor número de fallecidos se registró en el distrito de Lombok Norte, donde cientos de casas y edificios quedaron destruidos o dañados por el movimiento telúrico que ha sido seguido por 132 réplicas, incluidas varias de más de 5 grados, informó el vocero de la Agencia de Gestión de Catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho.

El funcionario indicó que una mezquita de dos pisos se derrumbó cuando decenas de fieles se encontraban orando, pero hasta el momento ha sido imposible sacar a las víctimas.

“Estas cifras son provisionales. Prevemos que continuarán aumentando porque la recopilación de datos todavía sigue realizándose. Varias áreas de Lombok aún no son accesibles a los equipos de rescate”, señaló Sutopo en conferencia de prensa.

Destacó que ahora el principal objetivo es la búsqueda, rescate y asistencia de personas afectadas, además de satisfacer sus necesidades básicas: agua, comida, mantas, medicinas y personal sanitario.

Tras conocer la noticia, el Papa Francisco ha enviado un telegrama de pésame firmado por el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, en el que expresa su dolor y cercanía a los familiares de las víctimas, así como a las autoridades eclesiásticas y civiles.

“El Santo Padre lamenta con profunda tristeza la dramática pérdida de vidas y la destrucción de propiedades causadas por el terremoto en Indonesia y expresa su más sentido pésame a todos los que han sido afectados por esta tragedia”.

Su Santidad asegura sus oraciones “por el eterno descanso de los fallecidos, la curación de los heridos y el consuelo de todos aquellos que han perdido a sus seres queridos”.

Además, ofrece “aliento a las autoridades civiles y a quienes participan en los esfuerzos de búsqueda y rescate” e “invoca de buen grado a la gente de Indonesia bendiciones divinas de consuelo y fortaleza”.

Invoca la bendición de Dios sobre el pueblo de Indonesia, para que le otorgue consuelo y fortaleza.

Indonesia zona inestable

El lugar se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7 mil temblores al año, la mayoría moderados.

En 2004, un terremoto cerca de la costa noroeste de la isla indonesia de Sumatra generó un tsunami que causó al menos 280 mil muertos en una docena de países bañados por las aguas del océano Índico, la mayoría en Indonesia.

El Telegrama en inglés…

Having learned with great sadness of the tragic loss of life and the destruction of property caused by the earthquakes in Indonesia, His Holiness Pope Francis expresses his heartfelt solidarity with all those affected by this tragedy. He prays especially for the repose of the deceased, the healing of the injured and the consolation of all who grieve the loss of their loved ones. In offering encouragement to the civil authorities and those involved in the search and rescue efforts as they assist the victims of this disaster, His Holiness willingly invokes upon the people of Indonesia divine blessings of consolation and strength.

Cardinal Pietro Parolin
Secretary of State

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here