Cardenal George Pell en el 2012, Kerry Myers, Wikimedia Commons
Cardenal George Pell en el 2012, Kerry Myers, Wikimedia Commons

El Tribunal Superior de Australia escuchará la apelación del cardenal George Pell los días 11 y 12 de marzo en Canberra; el prelado fue condenado en 2018 por cinco cargos de abuso sexual infantil.

La defensa pedirá al alto tribunal que la condena sea revocada debido a que ésta se basó en el testimonio no corroborado de un solo demandante.

Se espera que la defensa argumente que dos de los tres jueces que rechazaron la apelación del cardenal en los tribunales victorianos en agosto pasado cometieron un error, porque el caso de la corona se basó en la evidencia de un solo demandante.

Se ha dicho que los presuntos delitos habrían sido, bajo las circunstancias, “simplemente imposibles”.

RELACIONADO: El Tribunal Supremo acepta la apelación del cardenal Pell

La otra víctima, a quien un jurado del Tribunal del Condado de Victoria había declarado anteriormente que Pell era culpable de agresión sexual, murió en 2014.

El demandante señaló que un miembro del coro y él fueron abusados ​​sexualmente por el prelado después de una misa dominical, cuando el purpurado era arzobispo de Melbourne entre 1996 y 1997.

El testimonio de la otra presunta víctima no pudo incluirse en el proceso penal debido a que falleció en 2014, sin embargo, se sabe que en 2001 había negado a su madre haber sido víctima de abuso mientras era miembro del coro.

Pell, de 78 años, fue hallado culpable en diciembre de 2018 de cinco delitos de pederastia y condenado el 13 de marzo de 2019 a seis años de prisión, de los cuales debe cumplir al menos tres años y ocho meses antes de ser elegible para solicitar la libertad condicional.

La condena ha dividido a la opinión australiana e internacional.

Los defensores del cardenal han afirmado que las acusaciones de abuso en la sacristía no son posibles dado al alto tráfico de gente después de la misa y la naturaleza obstructora de las vestimentas litúrgicas.

Veremos qué pasa…

Si la Corte Suprema confirma la decisión del Tribunal de Apelaciones, el prelado deberá cumplir la sentencia dictada en su contra. Pero en caso contrario será libre de todo cargo.

En este supuesto, ¿regresaría Pell a su cargo en la Curia?

No, todavía no…

En caso de que el cardenal consiga su inocencia con la justicia australiana, aún le espera un procedimiento canónico.

Y si el tribunal canónico lo llegara a declarar culpable sería expulsado del estado clerical.

Pell está encarcelado en HM Prison Barwon, una cárcel de máxima seguridad al suroeste de Melbourne, que alberga a notorios jefes criminales; antes estuvo en la prisión de Melbourne.

¿Por qué fue cambiado?

Una portavoz del departamento de Justicia de Victoria confirmó que hubo un incidente relacionado con un dron que volaba sobre la prisión el pasado 9 de enero.

En CONTEXTOS DE LA PALABRA hemos seguido el caso.

La fiscalía australiana retiró el pasado jueves 13 de febrero los cargos contra tres periodistas y un grupo mediático a los que había acusado de desacato por informar sobre el juicio de Pell, contraviniendo una orden judicial.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here