Papa Francisco Foto:Annett Klingner (Pixabay)
Papa Francisco Foto:Annett Klingner (Pixabay)

Tercera exhortación apostólica del Santo Padre: Gaudete et exsultate.

En su tercera exhortación apostólica, llamada Gaudete et exsultate, el Papa Francisco dice a los fieles católicos que “el Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: ‘Camina en mi presencia y sé perfecto’”.

En el texto, dirigido en primera persona al lector, Francisco pregunta y responde: “¿eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”.

El Sumo Pontífice también anima a no tener miedo a la santidad, puesto que “no te quitará fuerzas, vida o alegría” sino “todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó”, pero aclara que el nuevo documento no es “un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación”.

El Obispo de Roma subraya que sus afirmaciones “no implican un espíritu apocado, tristón, agriado, melancólico o un bajo perfil sin energía. El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado”; el malhumor, pues, “no es un signo de santidad”. Francisco se refiere a esa “alegría que se vive en comunión, que se comparte y se reparte, porque “hay más dicha en dar que en recibir”.

Ponerse en los zapatos del migrante

Sobre la migración, Francisco puntualiza: “Suele escucharse que, frente al relativismo y a los límites del mundo actual, sería un asunto menor la situación de los migrantes… Algunos católicos afirman que es un tema secundario al lado de los temas ‘serios’ de la bioética.

“Que diga algo así un político preocupado por sus éxitos se puede comprender, pero no un cristiano, a quien sólo le cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos.

“¿Podemos reconocer que es precisamente eso lo que nos reclama Jesucristo cuando nos dice que a él mismo lo recibimos en cada forastero (cf. Mt 25,35)? (…) Algo semejante plantea el Antiguo Testamento cuando dice: ‘No maltratarás ni oprimirás al emigrante, pues emigrantes fuisteis vosotros en la tierra de Egipto’ (Ex 22,20).

El Papa pide a la feligresía que “si un emigrante reside con ustedes en su país, no lo oprimirán. El emigrante que reside entre ustedes será como el indígena: lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuiste en Egipto (Lv 19,33-34).

“No se trata de un invento de un Papa o de un delirio pasajero. Nosotros también, en el contexto actual, estamos llamados a vivir el camino de iluminación espiritual que nos presentaba el profeta Isaías cuando se preguntaba qué es lo que agrada a Dios: ‘Partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos. Entonces surgirá tu luz como la aurora (58,7-8)”.

El Santo Padre expresa su deseo de que “estas páginas sean útiles para que toda la Iglesia se dedique a promover el deseo de la santidad. Pidamos que el Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento. Así compartiremos una felicidad que el mundo no nos podrá quitar”.

Esta exhortación fue publicada en español, italiano, francés, inglés, portugués, alemán, polaco y árabe; tiene 98 páginas divididas en cinco capítulos: 1) El llamado a la santidad 2) Dos enemigos sutiles de santidad 3) A la luz del maestro 4) Señales de santidad en el mundo de hoy 5) Combate espiritual, vigilancia y discernimiento.

Gaudete et exsultate es la tercera exhortación apostólica de Francisco, después de Evangelii gaudium y de Amoris laetitia. Está firmada el 19 de marzo, día de San José, cuando el Papa celebró cinco años de su pontificado.

El documento completo:

Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate del Santo Padre Francisco sobre el Llamado a la Santidad en el Mundo Actual

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here