Foto:Fotograma de video de RT "El papa defiende a obispo chileno acusado de encubrir abusos sexuales" (YouTube)

“Quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido”, informó la Santa Sede.

Este fin de semana, el Papa Francisco recibirá en privado a tres víctimas de abusos cometidos por el padre Fernando Karadima. El encuentro será en la Casa Santa Marta, en El Vaticano, y los invitados especiales son Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, informó la oficina de prensa de la Santa Sede.

También se dio a conocer que el Obispo de Roma agradece a los tres el haber aceptado su invitación y que “durante estos días de encuentro personal y fraterno, el Papa quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables”.

Las víctimas serán alojados en la Casa Santa Marta, ahí hablarán largas horas con Francisco. “El Santo Padre pide oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia”, se indica en un comunicado.

Juan Carlos Cruz ya se encuentra en Roma y adelantó que pedirá a Francisco que despida a obispos encubridores. “Así como en Chile, yo le diría al Papa haga responsables a estos obispos, despida a algunos de ellos, si es que no a muchos, pero despídalos y no les dé un trabajo cómodo en El Vaticano”, afirmó Cruz en una entrevista a medios a su llegada a Roma.

La carta del perdón

En una misiva difundida el 11 de abril, el Santo Padre convocó a los obispos de Chile a una reunión en Roma para hablar sobre el informe del caso del obispo Juan Barros Madrid, elaborado por el fiscal Charles Scicluna, luego de escuchar los testimonios que acusan al prelado de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por el padre Fernando Karadima.

Vea en Contextos de La Palabra: El Papa reconoce “graves errores” y pide perdón por defender inocencia del obispo chileno Juan Barros

Les dijo que el encuentro tiene el objetivo “de hacer resplandecer la verdad en nuestras vidas”. En la carta, el Papa agradece tanto al fiscal Scicluna como a Jordi Bertomeu, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, por haber hecho un excelente trabajo y haber escuchado “serena y empática de los 64 testimonios que recogieron” en Nueva York y en Santiago de Chile.

Francisco confesó que después de leer los más de dos mil 300 folios del informe, “creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza”.

Bergoglio pidió a los obispos chilenos instituir medidas que ayuden a “restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar en lo posible el escándalo y restaurar la justicia”.

“En lo que me toca, reconozco, y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada”, explicó el Papa.

Precisó que “ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”.

Seguramente lo cumplirá. Es buena señal que a los primero que entrevistará serán las víctimas. Se esperan reacciones duras de Francisco contra sus hermanos obispos “pecadores”.

Un mes después, con los obispos chilenos

Muy atrás quedó esta declaración del Santo Padre en respuesta a una pregunta banquetera: “El día que me traigan una prueba del obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, toda es calumnia, ¿está claro?”.

Francisco calificó de “calumnias” las acusaciones contra el obispo chileno Juan Barros; después corrigió y ofreció disculpas. La corrección ha sido con acciones. La primera fue reabrir el caso y enviar al duro fiscal Charles J. Scicluna a Estados Unidos y a Chile para escuchar a las víctimas.

Hay dos mil 300 folios del informe, todos los leyó detenidamente el Papa. ¿Quiénes son esos prelados pecadores? Muy pronto lo sabremos. Muchos esperamos que haya renuncias. Daremos seguimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here