Foto:Long Thien

El Santo Padre también pide perdón a “los que puedan sentirse ofendidos” por alguno de sus gestos.

En una carta enviada al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Oscar Ojea, y dirigido a “las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía”, el Papa Francisco reconoce que el amor a su país “sigue siendo grande e intenso” y asegura rezar por su pueblo.

También pide perdón a “los que puedan sentirse ofendidos” por alguno de sus gestos. “Aunque Dios me confió una tarea tan importante y Él me ayuda, no me liberó de la fragilidad humana. Por eso puedo equivocarme como todos”.

La misiva es una respuesta a la carta que le habían hecho llegar dirigentes de distintas corrientes de Argentina, con motivo de los cinco años del inicio de su pontificado, entre ellos María Eugenia Vidal, Juan Grabois, Sergio Massa, Gabriela Michetti, Roberto Baradel y Eugenio Raúl Zaffaroni.

“Si alguna vez se alegran por cosas que yo pueda hacer bien, quiero pedirles que las sientan como propias… Aunque ahora no tenemos el gozo de estar juntos en nuestra Argentina, recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra”, afirma el Santo Padre.

Pido “por todos ustedes, para que sean canales del bien y la belleza, para que puedan hacer su aporte en la defensa de la vida y de la justicia, para que siembren paz y fraternidad, para que mejoren el mundo con su trabajo, para que cuiden a los más débiles y compartan a manos llenas todo lo que Dios les ha regalado”, profundiza el Obispo de Roma.

“A los que tienen fe les pido que recen por mí, y a los que no tienen fe, les ruego que me deseen cosas buenas”, finaliza en la misiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here