El Papa Francisco y Frey Giacomo Dalla Torre en el Vaticano el 23 de junio de 2017 Foto:Sitio de la Orden de Malta (www.orderofmalta.int)
El Papa Francisco y Frey Giacomo Dalla Torre en el Vaticano el 23 de junio de 2017 Foto:Sitio de la Orden de Malta (www.orderofmalta.int)

El pasado jueves 3 de mayo, Frey Giacomo Dalla Torre prestó juramento como el octogésimo gran maestre de la Soberana Orden de Malta. El acto fue realizado en la Iglesia de Santa María del Aventino, ante el Consejo Pleno de Estado y el arzobispo Angelo Becciu, delegado papal ante la orden.

Tras el juramento, el gran comendador Frey Ludwig Hoffmann von Rumerstein le colocó el collar de gran maestre y el gran canciller Albrecht Boeselager declaró finalizado el Consejo Pleno de Estado. El arzobispo Becciu celebró una misa solemne, al término de la cual la bandera del gran maestre fue izada sobre la Villa Magistral.

Por primera vez en la historia de la Orden de Malta, este año participaron en el consejo dos mujeres presidentas, una de ellas de origen asiático. “El Papa Francisco fue informado a través de una carta del resultado de la votación y la elección ha sido comunicada a los Grandes Prioratos, los subprioratos y las Asociaciones Nacionales de la Orden, a las propias representaciones diplomáticas en el mundo y aquellas de los 107 Estados con los cuales la Soberana Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas”.

El primer compromiso oficial del gran maestre será presidir la 60 Peregrinación Internacional de la orden a Lourdes, del 4 al 8 de mayo; esa peregrinación congrega a más de siete mil miembros y voluntarios procedentes de todo el mundo, para cuidar a mil 500 peregrinos enfermos o minusválidos.

Un día después de la ceremonia se dio a conocer una carta en que Francisco confirma a Angelo Becciu como su delegado ante la Orden de Malta. El documento fue dado a conocer este viernes 4 de mayo, pero está fechado el 2.

“Con la presente designo a Su Excelencia para recibir el juramento del nuevo Gran Maestre de la Orden, Su Alteza Eminentísima Frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, que tendrá lugar el 3 de mayo”, se lee en la carta.

En la misiva, el pontífice agradece a Becciu el trabajo hecho en los últimos 15 meses, desde que fue nombrado para este encargo, la ayuda en la tarea de actualización de la Carta Constitucional de la Orden y del Código Melitense.

Francisco justificó el cambio diciendo que “el camino de renovación espiritual y jurídica de la Soberana Orden de Malta aún no ha concluido”.

Por ello, “le ruego que continúe desempeñando el oficio de delegado mío hasta la conclusión del proceso de reforma y, en cualquier caso, hasta que yo lo considere útil para la misma Orden”.

En la carta, el Pontífice subrayó que “hasta ese momento, continuará disfrutando de todos los poderes y será mi portavoz exclusivo en todo lo que atañe a las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden”.

La renuncia del otrora gran maestre

El 24 de enero de 2017, el entonces gran maestre de la Orden, Matthew Festing, presentó su renuncia al cargo durante una audiencia con el Papa Francisco, quien de inmediato aceptó la dimisión. La agencia Reuters publicó declaraciones de un vocero de la Orden: “El Papa le pidió que renunciara y él aceptó”.

Un día después, la Sala de Prensa de la Santa Sede comunicó que Francisco “ha aceptado tal renuncia, expresando a Festing aprecio y reconocimiento por los sentimientos de lealtad y devoción hacia el Sucesor de Pedro y la disponibilidad para servir humildemente al bien de la Orden y de la Iglesia”.

El gobierno de la Orden, se dice en el comunicado, “será asumido ad interim por el gran comendador hasta que sea nombrado el delegado pontificio”.

Luego de la renuncia de Festing, la institución nombró como líder interino a Ludwing Hoffman von Rumerstein, y restituyó en su cargo al gran canciller Albrecht Freiherr von Boeselager.

Así lo indicó la Orden de Malta en una nota de prensa el sábado 28 de enero de 2017, en la que señala que el nombramiento de Hoffman estaría en vigor hasta la elección del nuevo gran maestre.

Además de aceptar la renuncia de Festing, la Orden de Malta decidió anular los decretos que establecían “los procedimientos disciplinarios” contra el ahora restituido gran canciller Albrecht Freiherr von Boeselager, quien reasume su cargo “inmediatamente”.

Reinstalado en su cargo, Freiherr podría convocar al Consejo de la Orden para elegir al nuevo Gran Maestre.

¿Qué ocurrió?

Hubo diferencias que llevaron a un malentendido. La renuncia de Matthew Festing se produjo el 25 de enero, luego de varias semanas de intercambios de pareceres entre la Orden de Malta y la Santa Sede sobre la legitimidad del grupo nombrado por la Secretaría de Estado del Vaticano, el 22 de diciembre de 2016, para investigar las circunstancias en las que se produjo la sustitución del gran canciller.

Albrecht von Boeselager, gran canciller de la Orden de Malta, fue destituido de su puesto por “no haber impedido la distribución de preservativos” entre las estructuras médicas de la Orden, informó el diario romano Il MessaggeroIl Papa passa a setaccio l’Ordine di Malta, inchiesta su siluramento Gran Cancelliere (en italiano)

La agencia Associated Press relató que se trató de la iniciativa de repartir contraceptivos entre las esclavas sexuales en Myanmar (Birmania), para ayudarlas a no contraer infecciones. Esto habría sido tomado como contrario a la moral católica y por tanto una grave conducta del gran canciller.

Boeselager dijo haber sido víctima del conservadurismo, describiéndose a sí mismo como “un católico liberal no dispuesto a aceptar la doctrina de la Iglesia”.

El 14 de diciembre el entonces príncipe y gran maestre de la Soberana Orden de Malta, Frey Matthew Festing, con el voto decisorio del Soberano Consejo, nombró a John Edward Critien como gran canciller interino.

Ante ello, el Papa Francisco dio la orden de formar una comisión especial, integrada por cinco figuras de renombre dentro de la Iglesia, para investigar el caso.

En un comunicado, la Santa Sede informó el 22 de diciembre de 2016 que el Vicario de Cristo “ha dispuesto la constitución de un grupo de cinco reconocidas personas que tendrá la tarea de recoger elementos aptos para informar debidamente en tiempos breves sobre el hecho que ha interesado recientemente al Gran canciller de la Orden, Albrecht Freiherr von Boeselager”.

El comunicado precisaba que el grupo está compuesto por monseñor Silvano M. Tomasi, el padre Gianfranco Ghirlanda, el abogado Jacques de Liedekerke y los señores Marc Odendall y Marwan Sehnaoui. La Orden de Malta realizó una declaración tras esta decisión:

Declaración del Gran Magisterio

Roma, 23/12/2016

El Gran Magisterio se enteró de la decisión tomada por la Santa Sede de nombrar un grupo de cinco personas para arrojar luz sobre la sustitución del Gran Canciller anterior.

La sustitución del Gran Canciller anterior es un acto de la administración interna del gobierno de la Soberana Orden de Malta y, en consecuencia, cae exclusivamente dentro de su competencia. El mencionado nombramiento del grupo es el resultado de un malentendido de parte de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

El Gran Maestre aclaró respetuosamente la situación ayer por la tarde en una carta al Sumo Pontífice, explicando las razones por las cuales las sugerencias hechas por la Secretaría de Estado eran inaceptables.

Aseguró al Santo Padre su devoción filial y pidió al Pontífice la Bendición Apostólica, tanto para él como para la Soberana Orden de Malta, sus 13 mil 500 miembros y sus 100 mil empleados y voluntarios que seguirán proporcionando una presencia hospitalaria estable y eficiente en más de 120 países en el mundo según el antiquísimo carisma de la Orden de Malta.

La renuncia

En enero de 2017, vino la renuncia del gran maestre de la Orden, Matthew Festing. Esto fue signo evidente de que se rompieron todos los equilibrios en la cúpula de la Orden de Malta. Según algunos observadores había un enfrentamiento entre el alma inglesa y el alma alemana de los caballeros, algunos de cuyos miembros son profesos y por lo tanto representan una orden religiosa en toda regla.

Un papel protagónico en todo el caso lo jugó el cardenal Burke, a quien lo hicieron a un lado, pero ésa otra historia.

La llegada de Becciu

Semanas después, el 2 de febrero de 2017, el Papa Francisco nombró a Giovanni Angelo Becciu como sustituto para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, como delegado pontificio ante los Caballeros de Malta, después de la crisis que culminó con la renuncia del gran maestro, Matthew Festing.

“Al inicio del camino de preparación en vista del capítulo extraordinario que deberá elegir al nuevo Gran Maestro de la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la presente —es decir la carta pastoral enviada a Becciu el pasado 2 de febrero de 2017— lo nombro mi delegado especial ante esa benemérita Orden”, escribió el Papa.

Le dijo que “actuará en estrecha colaboración con Balí Fra’ Ludwig Hoffmann von Rumerstein, Lugarteniente interino, por el mayor bien de la Orden y por la reconciliación entre sus componentes, religiosos y laicos”.

En práctica acompañará “y sostendrá al lugarteniente en la preparación del capítulo extraordinario y juntos decidirán las modalidades de un estudio en vista de la oportuna actualización de la Carta Constitucional de la Orden y del Estatuto Maltense”.

El sustituto, principalmente, “cuidará todo lo que se relaciona con la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los Miembros profesos, para que se lleve a cabo plenamente el fin como recita la Carta Constitucional”.

Francisco expresa que el final del mandato, que coincidirá con la conclusión del “capítulo extraordinario que elegirá al gran maestro, usted será mi exclusivo portavoz en todo lo que se relacione con las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden”.

El Obispo de Roma delegó a Becciu y el pasado 2 de mayo le ratificó “todos los poderes necesarios para decidir las eventuales cuestiones que surgieren para actuar el mandato a usted encomendado”.

La carta del Papa

Para el Venerable Hermano

Mons. Giovanni Angelo Becciu

Arzobispo Titular de Roselle

Delegado especial ante la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta

Han transcurrido 15 meses desde el 2 de febrero de 2017, cuando decidí confiar a Su Excelencia el oficio de Delegado Especial mío ante la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la tarea de ayudar a esa benemérita orden en el proceso de actualización de su carta constitucional y del Código Melitense.

En primer lugar, deseo agradecerle el esfuerzo realizado en la delicada tarea que ha llevado a cabo con gran disponibilidad, especialmente durante los encuentros y la escucha atenta de los Miembros de la Orden. Considerando que el camino de renovación espiritual y jurídica de la S.M.O.M aún no ha concluido, le ruego que continúe desempeñando el oficio de delegado mío hasta la conclusión del proceso de reforma y, en cualquier caso, hasta que yo lo considere útil para la misma Orden. Hasta ese momento, continuará disfrutando de todos los poderes y será mi portavoz exclusivo en todo lo que atañe a las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden.

Con la presente designo a Su Excelencia para recibir el juramento del nuevo Gran Maestre de la Orden, Su Alteza Eminentísima Frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, que tendrá lugar el 3 de mayo.

Renovándole la seguridad de mi oración, le imparto de todo corazón mi bendición apostólica así como al Gran Maestre y a todos los miembros de la Orden melitense.

Del Vaticano, 2 de mayo de 2018

Francisco

La Orden

La Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta, es una orden religiosa católica y laica, fundada en Jerusalén alrededor de 1050.

Según el derecho canónico, que es el que rige a la Iglesia Católica, está vinculada a la Santa Sede, pero al mismo tiempo es independiente como sujeto soberano del derecho internacional.

Tiene sus orígenes en los hospitales durante la época de las Cruzadas, en Tierra Santa, y durante más de 900 años se ha encargado de atender a personas necesitadas de todas las creencias: musulmanas, ortodoxas, católicas, protestantes, judías, entre otras.

Actualmente tiene un reconocimiento internacional y desarrolla labores humanitarias en todo el mundo; está presente en 120 países del mundo con más de dos mil proyectos en el campo médico-social y cuenta con más de 120 mil voluntarios y personal médico.

Según el comunicado de la Orden, “el gran maestre ha reafirmado su voluntad de continuar el trabajo para la reforma de la Constitución de la Orden de Malta, iniciada en 2017, para adaptarla al notable desarrollo que la Orden ha vivido en los últimos decenios”. La Carta Constitucional y el Código de la Orden fueron promulgados en 1961 y han sido reformados parcialmente en 1997.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here