Foto: Vatican News.
Foto: Vatican News.

El Papa Francisco nombró este sábado a Giovanni Angelo Becciu como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos; sucede en el cargo al cardenal Angelo Amato, quien fue nombrado en 2008 por Benedicto XVI, y en unos días cumplirá 80 años.

Becciu tomará posesión a finales del próximo mes de agosto, en tanto continuará como delegado especial ante la Soberana Orden Militar de Malta y como sustituto en la Secretaría de Estado.

El 2 de febrero de 2017, el Santo Padre nombró al nuevo prefecto como delegado pontificio ante los Caballeros de Malta, después de la crisis que culminó con la renuncia del gran maestro, Matthew Festing.

Francisco le dio amplios poderes: “Cuidará todo lo que se relaciona con la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los miembros profesos, para que se lleve a cabo plenamente el fin como recita la Carta Constitucional”.

Le expresó que el final del mandato, que coincidirá con la conclusión del capítulo extraordinario que elegirá al gran maestro, “usted será mi exclusivo portavoz en todo lo que se relacione con las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden”.

El Obispo de Roma delegó a Becciu y el pasado 2 de mayo lo ratificó “todos los poderes necesarios para decidir las eventuales cuestiones que surgieren para actuar el mandato a usted encomendado”. (Ver en Contextos de La Palabra: Frey Giacomo Dalla Torre, octogésimo gran maestre de la Soberana Orden de Malta)

La Congregación para las Causas de los Santos

Se encarga de analizar a las personas propuestas para ser elevadas a los altares. Entre sus funciones está la de emitir los decretos que aprueban el martirio, las virtudes heroicas y los milagros de los Siervos de Dios para ser declarados beatos o santos: “Prepara cada año todo lo necesario para que el Papa pueda proponer nuevos ejemplos de santidad. Después de aprobar los resultados sobre los milagros, martirio y virtudes heroicas de varios Siervos de Dios, el Santo Padre procede a una serie de canonizaciones y beatificaciones”.

Sobre Becciu

Originario de Pattada, de la provincia de Sassari, Italia; tiene 69 años de edad. Recibió la ordenación sacerdotal en 1972 de las manos del obispo Francesco Cogoni, entonces ordinario de la diócesis de Ozieri, donde el nuevo sacerdote fue encardinado.

Tras obtener su título en Derecho Canónico comenzó a trabajar en el servicio diplomático de la Santa Sede en 1984; laboró en diversas nunciaturas apostólicas, entre ellas las de República Centroafricana, Nueva Zelanda, Reino Unido, Liberia, Francia y Estados Unidos.

El 15 de octubre de 2001, el papa Juan Pablo II lo nombró nuncio apostólico en Angola y arzobispo titular de Roselle; un mes después también lo nombró nuncio apostólico en São Tomé e Príncipe.

Ese primero de diciembre recibió la ordenación episcopal de manos del cardenal Angelo Sodano, entonces secretario de Estado Vaticano.

El 23 de julio de 2009, el Papa Benedicto XVI lo transfirió a la nunciatura apostólica de Cuba. El 10 de mayo de 2011 fue nombrado secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, sucediendo al arzobispo Fernando Filoni, nombrado prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos, encargo en el que es confirmado en 2013 por el Papa Francisco.

El 2 de febrero de 2017, Francisco lo nombró delegado pontificio ante la Orden de Malta para resolver la crisis afrontada por la Orden. Apenas el domingo 20 de mayo, al término del Regina Coeli, el Papa anunció su creación como cardenal en el consistorio del próximo 29 de junio.

Hoy es prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y uno de los posibles sucesores del Santo Padre, es decir, es papable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here