La Santa Sede confirmó este viernes que el ex obispo argentino Gustavo Zanchetta, que renunció repentinamente al cargo el 29 de julio 2017 por motivos de salud y meses después obtuvo un importante trabajo administrativo en la Santa Sede, se encuentra bajo investigación preliminar, luego de que sacerdotes lo acusaran de abuso sexual y otras faltas de conducta.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa llama a obispos de EU a sanar la “herida de credibilidad”

En un comunicado emitido este viernes 4 de enero, Alessandro Gisotti, director interino de la oficina de Prensa de la Santa Sede subrayó que las acusaciones contra el ex obispo Zanchetta surgieron en los últimos meses, casi un año después de que el papa Francisco creó la nueva posición para él como “asesor” de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA).

En el momento de su renuncia -que le fue aceptada de inmediato-, Zanchetta solo le había pedido a Francisco que lo dejara salir de la diócesis de la Nueva Orán porque tenía relaciones difíciles con sus sacerdotes y era “incapaz de gobernar al clero”, dijo Gisotti.

“Sepan perdonarme en aquello en lo que les haya faltado o decepcionado, y por favor, sosténganme con su oración”, dijo en la carta de renuncia….

De hecho mucho se ha comentado de la apresurada salida de la diócesis de Orán en 2017, ya que no celebró servicio religioso de despedida y emitió una rara declaración que decía que tenía un “problema de salud” desde hace tiempo, que acababa de regresar del Vaticano, donde presentó su renuncia a Francisco, y que necesitaba irse de inmediato para recibir tratamiento.

(Véase la carta de renuncia, aceptada por el papa Francisco tres días después)

La situación llamó la atención ya que los procedimientos de renuncia suelen demorar meses, pero a Zancheta -¿su amigo?- Francisco se le aceptó de inmediato, y se supo que partió hacía España, hasta que a finales de 2017 -diciembre-, Francisco lo llevó al Vaticano para aprovechar, según dijo Gisttoti, su “capacidad para la gestión administrativa”.

Empero, no quedó claro cuáles fueron los problemas de salud de Zanchetta al momento de su renuncia. Por otra parte -según todos los indicios- hubo graves problemas con su liderazgo y divisiones dentro del clero diocesano.

Las acusaciones fueron presentadas internamente en los últimos meses, dijo Gisotti, y la semana pasada el periódico provincial de Salta, El Tribuno, informó que tres sacerdotes presentaron acusaciones contra él ante nuncio vaticano en Buenos Aires. Según una fuente citada por el periódico de Salta: “Tres se animaron a denunciar y dejaron el seminario. Otros diez fueron manipulados a nivel psicológico para acallar los abusos que vieron”.

Los abusos que fueron denunciados ante la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires “habrían ocurrido en fiestas que él organizaba los viernes con seminaristas. Allí, además, les daba alcohol”.

El Tribuno también señala que Zanchetta, cuando fue Obispo de Quilmes se fue con “acusaciones, abusos de poder y desmanejos económicos”. “Por este motivo, varios laicos y religiosos se opusieron a su designación”.

Las acusaciones contra el amigo del Papa se encuentran en una “fase preliminar”, según aclaró Gistotti, y mientras tanto Zanchetta, de 54 años, se abstendrá de trabajar en el Vaticano.

El actual obispo de Orán, Luis Antonio Scozzina, tiene a cargo la recopilación de testimonios que luego deberá enviar al Vaticano. En caso de prosperar, el caso será remitido a la comisión especial que Francisco creó para examinar conductas indebidas de los obispos.

El vocero papal interino dijo que cuando el Zanchetta renunció al cargo se lo acusaba de “autoritarismo”, pero que no hubo “ninguna acusación de abuso sexual”. Admitió, eso sí, que no fue la salud del obispo lo que lo alejó de Argentina. “Las razones de su dimisión tiene que ver con su dificultad de gestionar las relaciones con el clero diocesano, a las relaciones muy tensas con los sacerdotes de su diócesis”, explicó el portavoz, sin dar mayores precisiones.

La diócesis de la Nueva Orán emitió un comunicado fechado a finales de diciembre de 2018 donde señala que los cambios fueron para responder a las necesidades pastorales.

“Los cambios de destino pastoral de los sacerdotes que ha realizado monseñor Luis Antonio Scozzina, obispo de esta diócesis desde el 06/04/2018, corresponden únicamente a la acción de gobierno propia del obispo de buscar junto con sus sacerdotes, la mejor atención pastoral de los fieles. Sabiendo de todo tipo de situación de abuso, el obispo está a disposición de quien desee presengtar una denuncia para iniciar los procedimientos correspondientes y propios del ámbito de la justicia canónica, como así recuerda el Derecho que asiste a toda víctima de abuso de ir a la justicia ordinaria”.

Este caso se suma a varios escándalos sexuales en la iglesia católica que han manchado a la institución durante los últimos años, y se presenta a pocas semanas de la Cumbre Mundial contra la pederastia.

Gustavo Oscar Zanchetta fue de los primeros nombramientos que hizo el papa Francisco en 2013; recibió la ordenación episcopal en Quilmes el 19 de agosto de 2013 de manos del arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik OFM; cuatro años después  renunció al cargo, oportunidad en la que el papa Francisco designó Administrador Apostólico sede vacante al arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap.

Francisco, nombró obispo de Orán, a Luis Antonio Scozzina OFM quien tomó posesión el 18 de mayo de 2018.

¿Quién es Gustavo Oscar Zanchetta?

Según una nota del Tribuno firmada por Silvia Noviasky, el ex obispo fue puesto bajo la lupa no sólo por las denuncias que pesan sobre él, “sino además por acceder a altos cargos a pesar de ellas.”

Según fuentes del clero, luego de ordenarse sacerdote se acercó a dos obispos: Carlos María Franzini y Jorge Mario Bergoglio, mucho antes que fuera Papa.

Fue secretario de la Comisión para los ministerios y subsecretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina cuando Bergoglio era presidente, un alto cargo, al que “no se llega sin amistades”.

Estuvo 20 años en Quilmes, y que a pesar de denuncias “fue ordenado obispo de Orán, siendo una de las primeras designaciones del papa Francisco. La ordenación, según fuentes eclesiásticas, no habría cumplido con los debidos procesos”.

Mmm ¿quiénes serán esas fuentes eclesiásticas que menciona la reportera?
Daremos seguimiento puntual al caso, uno más.

Con información de la agencia AP News

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here