Con este consistorio, Francisco tendrá el control de su sucesión

La mañana de este domingo 25 de octubre, el Papa Francisco anunció a los fieles en la Plaza de San Pedro y a todo el mundo, la creación de 13 nuevos cardenales, 9 de ellos electores, y por lo tanto con derecho a participar en un futuro cónclave; la celebración del nuevo consistorio está programado para el sábado 28 de noviembre.

TE PUEDE INTERESAR: El presidente discrepa con algunos sacerdotes

Dos de los nuevos cardenales pertenecen a la Curia Romana, y ellos son el secretario del Sínodo de obispos, el maltés Mario Grech (63 años), y el italiano Marcello Semeraro (72 años), antiguo obispo de Albano y apenas nombrado nuevo Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en lugar de Mons. Giovanni Angelo Becciu, sujeto a investigación por malversación de fondos de la Santa Sede.

A ellos dos, el Papa sumó a seis pastores de Iglesias en el mundo; se trata del arzobispo de Kigali, Rwanda, Antoine Kambanda (61 años);el arzobispo de Washington, EU Wilton Gregory (71 años); el arzobispo de Capiz, Filipinas, José Fuerte Advincula (68 años); el arzobispo de Santiago, Chile, Celestino Aós Braco (75 años); el vicario apostólico de Brunei, Malasia, Cornelius Sim (69 años); el arzobispo de Siena, Italia, Augusto Paolo Lojudice (56 años), y al actual Custodio del Sagrado Convento de Asís, el Padre Mauro Gambetti. (54 años).

A esos cardenales electores, Francisco también nombró cuatro nuevos cardenales mayores de ochenta años. Se trata de Mons. Felipe Arizmendi Esquivel (80 años), arzobispo emérito de San Cristóbal de Las Casas; al nuncio apostólico Silvano Tomasi (80 años), antiguo observador permanente en las Naciones Unidas en Ginebra, que trabajaba en el Departamento para el Desarrollo Humano Integral; al padre franciscano Raniero Cantalamessa (86 años), predicador de la Casa Pontificia y al párroco del Divino Amory ex director de la Cáritas de Roma, Italia, Don Enrico Feroci (80 años).

Todos ellos recibirán el birrete cardenalicio en el próximo Consistorio del 28 de noviembre de 2020; desde ese momento llevarán el color púrpura, lo que indica su voluntad de sacrificar hasta el derramamiento de sangre, al servicio del Sucesor de Pedro, y aunque residan en las regiones más remotas del mundo se convierten en propietarios de una parroquia en la Ciudad Eterna porque están incardinados en la Iglesia de la que el Papa es obispo.

¡Enhorabuena!

Francisco tiene ya prácticamente el control de su sucesión…

En estos momentos, el colegio cardenalicio está formado por  217 púrpurados de los que 120 son electores, la cifra es perfecta; los cardenales que entran a un futuro cónclave son máximo hasta 120, y todos menores de 80 años…; para nombrar papa se requieren, las dos partes de los cardenales presentes., es decir 80 más uno si asisten todos.

Y después del próximo consistorio, el Colegio Cardenalicio estará compuesto por 232 purpurados, de los cuales 128 serán electores en un futuro cónclave, y 104 son mayores de 80 años.

Se trata del séptimo consistorio del actual Pontificado; Francisco ha creado 101 cardenales, 79 con edad para votar en el momento del anuncio.

PD. Entre los no electores el papa Francisco nos sorprendió con el nombramiento de Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas. (en el fondo es un reconocimiento a la pastoral de Samuel Ruiz García).

Arizmendi será el sexto cardenal mexicano; se suma a don Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, aJosé Francisco Robles Ortega,arzobispo de Guadalajara, a Norberto Rivera Carrera, arzobispo emérito de México, al arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, y el arzobispo emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez.

RELACIONADO: Un cardenal más para México, pero sin derecho a voto

El obispo emérito de San Cristóbal de las Casas nació el primero de mayo de 1940 en municipio de Coatepec Harinas, en Estado de México,

Se ordenó sacerdote, incardinándose en la Arquidiócesis de Toluca desde su ordenación en 1963 hasta su nombramiento episcopal. Juan Pablo II le nombró obispo de Tapachula, donde permaneció entre 1991 y 2000.

En el año 2000, fue nombrado obispo de San Cristóbal de las Casas donde permaneció hasta el 3 de noviembre de 2017.

Mons Arizmendi fue anfitrión en la visita que hizo el papa Francisco a San Cristóbal de las Casas en febrero de 2016, donde pidió perdón de nuevo a las comunidades indígenas. “quizá la más emotiva ceremonia de aquella visita pastoral”.

Aquel perdón del papa Francisco al pueblo de México/ Fred Álvarez en La Silla Rota

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here