Como estaba previsto, el papa Francisco inició una nueva rueda de encuentros privados con sacerdotes víctimas de abusos sexuales del padre Fernando Karadima en Chile.

La reunión inició con una misa privada la tarde de este sábado 2 de junio en la Casa Santa Marta. El grupo llegó a Roma un día antes. Junto a cinco sacerdotes víctimas de Karadima llegaron otros dos, quienes durante muchos años acompañaron, espiritual y jurídicamente, a las víctimas.

Completan la lista otros dos laicos, víctimas pero no del ex párroco Karadima…

Se trata de nueve personas, siete religiosos y dos laicos. Dos de los sacerdotes “han asistido a las víctimas en su recorrido jurídico y espiritual, y dos laicos implicados en este sufrimiento”, indicó la sala de prensa de la Santa Sede en un comunicado.

Los religiosos son Eugenio de la Fuente y Alejandro Vial, quienes formaron parte la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón de Jesús, creada por el padre Karadima en la parroquia El Bosque, de Providencia. A ellos se suman los sacerdotes Javier Barros y Sergio Cobo, quienes también formaron parte del estrecho círculo de jóvenes formados por Karadima; con ellos irán los clérigos Francisco Astaburuaga Ossa, Alejandro Vial Amunátegui y Eugenio de la Fuente.

Véa en Contextos de La Palabra: “El Papa celebrará una misa privada con segundo grupo de víctimas de Karadima”

Todos se hospedaron en la Casa Santa Marta, por invitación personal del Papa Francisco…

“El objetivo de esta reunión convocada por el Papa Francisco es profundizar en la realidad vivida por una parte de los fieles y del clero chileno. Con la ayuda de estos cinco sacerdotes, el Papa busca poner remedio a la ruptura interna de la comunidad. Así se podrá empezar a reconstruir una relación sana entre los fieles y sus pastores, una vez que todos tomen conciencia de sus propias heridas”, explicó una nota de la oficina de información del Vaticano….

Con la ayuda de estos cinco sacerdotes, dice el comunicado, el Papa busca poner remedio a la ruptura interna de la comunidad, tras las heridas que han causado los abusos sexuales, de poder y de conciencia, perpetrados por algunos miembros de la Iglesia en este país.

Se trata del segundo grupo de víctimas que recibe el Pontífice en el Vaticano, a quienes ha pedido personalmente perdón y ha manifestado su intención de “reconstruir una relación sana entre los fieles y sus pastores, una vez que todos tomen conciencia de sus propias heridas”.

También después de que 34 obispos chilenos se reunieran en Roma con Francisco para analizar la situación y escuchar las conclusiones del informe que le presentaron al Santo Padre respecto a los abusos en Chile; la renuncia de todos ellos fue puesta sobre la mesa.

Días antes, el jueves 31 de mayo, el Papa jesuita mandó una carta dirigida a los católicos de Chile en la que pedía una “renovación y conversión eclesial que sea sana y a largo plazo”.

Francisco enviará, de nuevo, al fiscal de hierro Charles Scicluna y al español Jordi Bartomeu, quienes ya elaboraron el informe sobre los abusos a menores por parte del clero chileno, a la diócesis de Osorno, donde se encuentra el obispo Juan Barros, acusado de encubrimiento y cuestionado por los fieles.

Barros se encuentra desaparecido

El secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile, Fernando Ramos, y el obispo Juan Ignacio González aseguraron el viernes que no tienen conocimientos del paradero de Juan Barros, obispo de la diócesis de Osorno…

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here