María Luisa Aspe Armella Foto:Imdosoc

Ponencia que forma parte de los debates organizados por la CAL en El Vaticano.

Durante su ponencia La mujer en la solidaridad con los pobres y el cuidado de la casa común, en el marco del debate sobre el papel actual de las mujeres organizado por la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) del Vaticano, Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México dijo que ellas deben ser las primeras en comprometerse con la vida, la educación y su identidad de género, pues de lo contrario se convierten en un “sujeto vulnerable de la época y la decadencia humana e institucional”.

En la asamblea de la CAL, que aborda el tema La mujer, pilar en la edificación de la Iglesia y de la sociedad en América Latina, el jerarca católico mexicano explicó que, como en la experiencia de Jesús, la de todos los seres humanos también es ver primero el rostro de una mujer, que aparece confiable y tierno, como un signo de los tiempos, profético para las personas que padecen circunstancias adversas.

Aguiar Retes destacó en los nuevos signos de los tiempos, el ser humano se encuentra abatido y vulnerable, porque algunas circunstancias como el egoísmo lo han llevado a esas condiciones de precariedad. “La mujer, cuya presencia en la sociedad contiene la especial sensibilidad a las condiciones de vulnerabilidad humana, expresa su solidaridad cuando se descubre como la primera implicada en lo que le es propio como elemento constitutivo de su naturaleza, y en lo que le es particular en tanto su identidad en el rol social”.

Aguiar Retes puntualizó que “a ella le es propia la capacidad de gestar la vida, por decirlo así, mujer y solidaridad con la vida son concomitantes. Aunada a esta capacidad natural, se encuentra la expresión de su identidad en el rol social, lo que la constituye un elemento fundamental de su construcción y progreso en distintos ámbitos, especialmente el moral”.

También dijo que “la mujer es educadora, tiene la capacidad de permitir que se exprese lo mejor de cada persona cuando acompaña este noble proceso. Al hacerlo, se convierte en baluarte de extensos y diversos campos sociales, lo que permite ahondar en el discernimiento de su responsabilidad social, dado que en la figura de la mujer hoy por hoy se sigue haciendo presente el más importante rol social que es el educativo”.

En cuanto a las diferencias entre el hombre y la mujer, el Arzobispo Primado indicó que son un factor humanizante y no despectivo que los enriquece: “La mujer se solidariza con una justa visión de su ser que desplanta de un claro sustento antropológico, pues sólo con la claridad de la antropología se puede hacer frente a las ideologías que muchas veces disfrazan de derechos, factores que con el tiempo reducen el rol social de hombres y mujeres, desvaneciendo su identidad para constituirlos en sujetos de mero producto”.

Aguiar subrayó que “la solidaridad de la mujer, con su clara identidad que parte de la visión antropológica, la constituye en fuerza de la sociedad; de otra manera, corre el peligro de ser cosificada”.

Mexicanas participan en debate

Un grupo de mujeres mexicanas participan en el debate sobre el papel actual del género femenino organizado por la CAL del Vaticano, y serán recibidas por el Papa Francisco este viernes.

Se trata de Mercedes Casas Sánchez, presidenta de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos; la consagrada Aurora Torres y María Luisa Aspe Armella, especialista en Historia de la Iglesia en México, además de catedrática en varias universidades.

Ellas forman parte de un grupo de 35 personalidades femeninas que fueron invitadas especialmente a la asamblea de la CAL. El resto de las participantes vienen de otros países de la región; entre ellas destacan Gabriela Castellanos, directora del Consejo Nacional Anticorrupción de Honduras y Yamila Osorio Delgado, gobernadora regional de Arequipa (Perú).

La asistencia de estas mujeres es excepcional ya que las asambleas plenarias de los organismos vaticanos suelen convocar a sus miembros, quienes son en su inmensa mayoría obispos y cardenales.

A esta asamblea de la CAL acudieron también los mexicanos José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y Carlos Aguiar Retes, flamante pastor de la Ciudad de México.

El encuentro, que tiene lugar en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico, inició el martes 6 de enero y concluirá este viernes 9 con una audiencia privada que concederá el Papa Francisco a todos los participantes.

Esta noche, la Comisión ofrecerá una cena “de amistad y homenaje” para todas las asistentes a las cuales sumará a otras 40 trabajadoras del Vaticano de distintos niveles de responsabilidad.

“Por razones logísticas y económicas no ha sido posible invitar a las aproximadamente 700 mujeres que trabajan en el Vaticano, que serán simbólicamente representadas por las participantes en esa cena. Ésta será acompañada y animada por canciones populares que ponen de relieve la figura de la mujer”, explicaron los organizadores.

Precisaron que, en diversos momentos, el Papa ha destacado la importancia de las mujeres para la Iglesia latinoamericana y para la transmisión de la fe, no obstante “las arraigadas situaciones de injusticia que todavía sufren a causa del machismo en la región”.

Lamentaron que sean abandonadas como madres y deban ser el sostén y dar educación a los hijos en medio de “odiosas discriminaciones” en ámbitos laborales, o que sobre ellas se descarguen las condiciones de pobreza e indigencia e incluso de todo tipo de violencias, que llegan hasta los muy numerosos casos de feminicidios.

Con información de Notimex.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here