Cardenal Achille Silvestrini
Cardenal Achille Silvestrini

El Cardenal Achille Silvestrini, prefecto emérito de la Congregación para las Iglesias Orientales, falleció este jueves 29 de agosto en Roma a la edad de 95 años.

En un telegrama difundido por la Sala de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco expresó su pésame a la familia del prelado, así como a quienes lo conocieron y estimaron, como la comunidad diocesana de Faenza-Modigliana, para quien Silvestrini era uno de sus “hijos más ilustres”.

TE PUEDE INTERESAR: Estoy espiritualmente cerca de las víctimas de tiroteos en Texas: Papa Francisco

“Recuerdo con grato ánimo la colaboración que prestó por tantos años a la Santa Sede al servicio de siete pontífices”, tanto en la Secretaría de Estado, así como prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales.

“Deja el recuerdo de una vida gastada en la adhesión a la propia vocación como sacerdote, atento a las necesidades de los demás, diplomático hábil y flexible, pastor fiel al Evangelio y a la iglesia. Levanto oraciones de sufragio para que el Señor lo reciba en la alegría y en la paz eterna, y envío a quienes comparten el dolor por su muerte la reconfortante bendición apostólica”, expresó Francisco.

¿Quién fue?

Silvestrini nació en Brisighella, Italia, en 1923. Fue ordenado sacerdote en 1946 y a los 30 años ingresó al servicio diplomático en la Sección del Vaticano para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios de la Secretaría de Estado, que se ocupó de los problemas de Vietnam, China, Indonesia y el sudeste de Asia.

Fue colaborador de los secretarios de Estado, cardenales Domenico Tardini y Amleto G. Cicogani. Luego fue puesto a cargo del Sector de Organizaciones Internacionales.
Desempeñó un papel importante en las negociaciones entre las autoridades italianas y la Santa Sede sobre el acuerdo de revisión de los Pactos Lateranenses en 1984.

En los años 70 fue un representante clave de la Santa Sede en el tema de los límites para las armas nucleares. Como participante en la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa, viajó a sesiones en Helsinki y Ginebra.

En 1971 acompañó al cardenal Agostino Casaroli a Moscú para entregar el documento de adhesión de la Santa Sede al Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares.

Encabezó las delegaciones de la Santa Sede ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el uso pacífico de la energía nuclear y la conferencia que puso en vigencia el tratado contra armas nucleares.

En julio de 1973 fue nombrado subsecretario del Consejo de Asuntos Públicos de la Iglesia (que en 1988 se convirtió en parte de la Secretaría de Estado en la Sección de Relaciones con los Estados). Seis años después fue nombrado secretario del mismo consejo y ese mes fue ordenado obispo.

Juan Pablo II lo promovió a arzobispo en mayo de 1979, antes de elevarlo a cardenal en junio de 1988, a la vez de su nombramiento como jefe de la Signatura Apostólica, la corte suprema del Vaticano.

Silvestrini no votó en los cónclaves que eligieron al Papa Benedicto XVI y al Papa Francisco, ya que había superado los 80 años de edad, el límite canónico para participar en un cónclave.

¿Cómo queda el Colegio de Cardenales?

Son un total de 215 Purpurados, de los cuales 118 son electores y 97 no electores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here