Declaraciones posteriores a la muerte del bebé Alfie Evans.

“La Iglesia elogia todo esfuerzo de investigación y de aplicación para sanar a las personas que sufren, pero recuerda que uno de los principios fundamentes es que ‘no todo aquello que es técnicamente posible o factible es por sí mismo éticamente aceptable’”, afirmó el Papa Francisco.

Para el Santo Padre, “ante el problema del sufrimiento humano es necesario saber crear sinergias entre personas e instituciones, superando los prejuicios, para cultivar la solicitud y el esfuerzo de todos en favor del enfermo”.

Francisco hizo estas declaraciones pocas horas después de la muerte del bebé británico de 23 meses Alfie Evans, quien sufría una enfermedad neuronal degenerativa y fue desconectado de las máquinas que le mantenían con vida el pasado lunes, contra la voluntad de sus padres.

En audiencia con participantes del Congreso Internacional Unite to cure, promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura sobre medicina regenerativa, el Obispo de Roma puntualizó que “no todo lo que es técnicamente posible es éticamente aceptable” y ha enfatizado que la ciencia debe tener “límites” por el bien del hombre.

Admitió que el conocimiento de la humanidad “progresa con la ciencia aumentando los medios y las tecnologías más sofisticadas que permiten no sólo mirar la estructura más íntima de los organismos vivos… sino también intervenir en ellos”.

Sin embargo, antes estos avances, que permiten incluso modificar el ADN de los seres humanos, “es fundamental aumentar la conciencia sobre la responsabilidad ética hacia la humanidad y el medioambiente”.

Francisco aseguró que “la Iglesia elogia todo esfuerzo de investigación y de aplicación para sanar a las personas que sufren, pero recuerda que uno de los principios fundamentes es que ‘no todo aquello que es técnicamente posible o factible es por sí mismo éticamente aceptable’”.

Para el Papa, “ante el problema del sufrimiento humano es necesario saber crear sinergias entre personas e instituciones, superando los prejuicios, para cultivar la solicitud y el esfuerzo de todos en favor del enfermo”.

Su Santidad destacó cuatro objetivos: prevenir, reparar, curar y prepara el futuro. Sobre la prevención apuntó que muchos males podrían ser evitados si hubiera mayor atención al estilo de vida que asumimos y a la cultura que promovemos.

Agregó que “en los últimos años, el progreso en la investigación celular y en el ámbito de la medicina regenerativa han permitido alcanzar nuevas metas en las técnicas de reparación de tejidos y en las terapias experimentales, abriendo un importante capítulo en el progreso científico y humano que ha sido sintetizado en este congreso en dos términos: reparar y curar”.

Finalmente, dijo que si queremos preparar el futuro asegurando el bien de toda persona, “debemos actuar con una sensibilidad mayor cuantos más medios a nuestra disposición tenemos”.

El congreso Unite to cure contará con la participación de personajes como la cantante estadunidense Katy Perry, el actor británico Orlando Bloom y el músico Peter Gabriel, a quienes el Papa saludó en el aula Pablo VI, junto a los médicos y expertos.

Perry explicó en su perfil de Instagram que hablará sobre meditación en el congreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here