Ante la presencia de 20 supervivientes del ataque con la bomba atómica contra la ciudad de Hirsohima, el 6 de agosto de 1945, Francisco lanzó una dura condena al desarrollo y el empleo de las armas nucleares: “El uso de la energía atómica con fines de guerra es inmoral. Seremos juzgados por esto”, advirtió.

RELACIONADO: Papa Francisco celebra misa en Nagasaki

“Con convicción, deseo reiterar que el uso de la energía atómica con fines de guerra es hoy más que nunca un crimen, no sólo contra el hombre y su dignidad sino contra toda posibilidad de futuro en nuestra casa común”, aseveró Jorge Mario Bergoglio este domingo 24 de noviembre en el Memorial de la Paz de Hiroshima.

Tras saludar una por una a las 20 víctimas supervivientes de la bomba atómica, y después de dejar un mensaje en el libro de honor del Memorial, el Pontífice rezó en silencio, mientras una campana sonaba en memoria de las víctimas.

En el libro de honor dejó el siguiente mensaje: “He venido como peregrino de la paz para afligirme en solidaridad con todos los que han sufrido heridas y muerte en aquel terrible día para la historia y para esta tierra. Rezo para que el Dios de la vida convierta los corazones a la paz, la reconciliación y el amor fraterno”.

En su discurso, recordó con tristeza las primeras consecuencias dramáticas de la explosión de la bomba atómica que segó, en un instante, la vida de cientos de miles de personas inocentes: “Aquí, de tantos hombres y mujeres, de sus sueños y esperanzas, en medio de un resplandor de relámpago y fuego, no ha quedado más que sombra y silencio”.

“En apenas un instante todo fue devorado por un agujero negro de destrucción y muerte”, manifestó.

A pesar de los años transcurridos desde aquel evento, el ataque contra Hiroshima y Nagasaki tuvo lugar los días 6 y 9 de agosto de 1945, Francisco aseguró que “todavía hoy se sigue escuchando fuerte el grito de los que ya no están”.

Definió la explosión atómica como “una hora tremenda que marcó para siempre no sólo la historia de este país sino el rostro de la humanidad”.

El Papa quiso hacer memoria de todas las víctimas y no sólo de los muertos, tanto por la acción directa de la explosión como los que fallecieron en los días, semanas, meses e incluso años posteriores como consecuencia de la radiación. sino que también tuvo palabras para los heridos y supervivientes.

Después de acudir a Hiroshima y Nagasaki el Papa regresó a Tokio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here