La mañana de este viernes 22 de marzo el Papa Francisco recibió a una delegación de parlamentarios de las repúblicas Checa y Eslovaca con motivo del 1,150 aniversario de la muerte de San Cirilo.

TE PUEDE INTERESAR: El Bambino Gesù, el hospital del Papa

A todos ellos les dirigió un breve mensaje.

“Me complace recibiros con motivo del 1,150 aniversario de la muerte de San Cirilo, cuya misión, junto con la de San Metodio, marcó indeleblemente la historia, el arte y la cultura de vuestros países.

Cirilo y Metodio, dijo el Papa, son dos hermanos cuya vasta obra de evangelización en lo que hoy son las repúblicas Checa y Eslovaca constituye “un modelo de inculturación que todavía es válido en sus elementos esenciales”.

Francisco consideró que este aniversario es también “ocasión para profundizar las riquezas espirituales y culturales heredadas de los dos hermanos de Tesalónica”, e indicó que estas riquezas “son un patrimonio moral que hay que preservar y valorar cada vez más”.

Su historia, puntualizó, nos enseña que el cristianismo siempre ha sido la fuente de esperanza y la fuerza de la recuperación, especialmente en los periodos más oscuros y difíciles.

El Papa destacó también que la traducción de la Biblia al antiguo idioma eslavo fue un don tanto para la vida religiosa como para el desarrollo cultural de aquellas tierras.

Los santos Cirilo y Metodio, además del acceso directo a las Sagradas Escrituras en el idioma local, trajeron el llamado alfabeto eslavo. Por lo tanto, el mensaje bíblico-cristiano desempeñó un papel clave en el nacimiento del estado jurídico tanto en esos países como en los Estados cercanos.

En el cristianismo -agregó Bergoglio-, anunciado a través de la predicación y la celebración de la liturgia, se ha realizado el punto de inflexión histórico de vuestra sociedad”.

Al finalizar, el Santo Padre deseó a los funcionarios públicos ser “protagonistas de la fraternidad, promotores claros e irreprochables del bien común para ofrecer esperanza a quienes los han elegido para una tarea de tan alta responsabilidad”, y para ello los encomendó a la Virgen María.

¿Quiénes fueron Cirilo y Metodio?

Fueron dos hermanos originarios de Tesalónica, Grecia, y cuyos nombres originarios fueron Constanino y Miguel; recibieron sus nombres de Cirilo y Metodio al entrar a la vida religiosa.

Son considerados dos grandes apóstoles de países eslavos, como Yugoslavia, Checoslovaquia, Bulgaria, Serbia y Croacia.

San Cirilo fue el más joven de los siete hijos de León, magistrado imperial en los años 826-827; a los 14 años fue enviado a Constantinopla para educarse y fue compañero del joven emperador Miguel III. En aquellos años fue introducido en las diferentes materias universitarias, entre ellas la dialéctica, teniendo como maestro a Focio. Se convirtió en “bibliotecario” de la Basílica de Santa Sofia y le encomendaron la enseñanza de las ciencias sagradas y profanas.

Mientras tanto, su hermano Miguel (nacido en el 815), tras una carrera administrativa en Macedonia decidió retirarse a la vida monástica en el monte Olimpo, en Bitinia, donde recibió el nombre de Metodio y se convirtió en abad del monasterio de Polychron.

En 860, el patriarca de Constantinopla envió a los dos hermanos a cumplir una misión en el extranjero entre los jázaros, pueblo que moraba al nordeste del mar Negro y que aún dudaba entre el islam, el judaísmo y el cristianismo.

En el año 862, ambos fueron invitados por el príncipe Ratislav I para propagar el cristianismo en lengua eslava en la Gran Moravia, en la actualidad parte oriental de la República Checa. También pertenecían a la Gran Moravia territorios eslovacos y su influencia se extendía hasta Bohemia.

Cirilo y Metodio desarrollaron en Gran Moravia una extraordinaria labor religiosa y cultural.

Terminados sus cuatro años misioneros en ese lugar, Cirilo viajó a Roma e ingresó en un convento de monjes griegos, falleció días después, el 14 de febrero del 869, tenía sólo 42 años.

San Cirilo fundó la literatura eslava, escribiendo los textos litúrgicos como el misal, el apostolario y otros libros litúrgicos en caracteres “cirílico”.

Metodio sí llegó a ser ordenado obispo y desarrolló una incansable labor evangelizadora en Moravia, Bohemia, Panonia y Polonia.  Más tarde fue arzobispo de Vellehrad (Eslovaquia) donde fue apresado en el 870 a causa de la oposición del clero alemán.

Falleció el 6 de abril del año 885 en Gran Moravia.

Bajo la dirección de Metodio se desarrolló la escuela literaria morava de la cual salieron las traducciones al eslavo antiguo de todos los libros del Viejo y del Nuevo Testamento.
San Metodio murió el 6 de abril del año 885 y fue enterrado en su templo metropolitano en Moravia.

Ambos hermanos están canonizados en la Iglesia ortodoxa como isoapóstoles y en la Iglesia católica subieron a los altares en 1880. El papa Juan Pablo II los elevó a la categoría de patronos de Europa​ en 1980.

Se los conmemora el 14 de febrero en las Iglesias católica, evangélica y anglicana.
La Iglesia ortodoxa dedica el 14 de febrero a Cirilo y el 11 de mayo a ambos hermanos.

En la República Checa, Macedonia y Eslovaquia es fiesta nacional el Día de San Cirilo y San Metodio, el 5 de julio, fecha en la que se cree que llegaron a la Gran Moravia.

En Bulgaria, el 24 de mayo se celebra la fiesta nacional del Día de la Cultura y Educación Búlgaras y del Alfabeto Eslavo.

También figuran en el Calendario de Santos Luterano.

Oración a San Cirilo y Metodio

Oh Dios, que iluminaste a los pueblos eslavos mediante los trabajos apostólicos de los santos hermanos Cirilo y Metodio, concédenos la gracia de aceptar tu palabra y de llegar a formar un pueblo unido en la confesión y defensa de la verdadera fe. 

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. 

Amén

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here