Generó terror.

Un atacante fue abatido y otro fue detenido, algunos medios dicen que podría haber huido.

La noche de lunes 2 de noviembre hubo un tiroteo coordinado en seis sitios distintos en el centro de Viena, que dejó al menos dos muertos -incluyendo uno de los atacantes- y 15 heridos, siete de ellos de gravedad.

Los disparos generaron terror. Ocurrieron en un primer momento es un distrito concurrido lleno de bares y restaurantes, cerca de la sinagoga principal de Viena, el templo Seitenstettengasse; minutos después se reportaron disparos en al menos seis locaciones distintas en los alrededores, según informó la policía.

Medios austriacos informaron en un principio de la explosión de un artefacto detonado cerca de la sinagoga, después se confirmó que fueron disparos. Un testigo indicó a la agencia pública ORF, que un tirador había “disparado indiscriminadamente con un arma automática antes de que la policía llegara y abriera fuego”.

Vídeos que circulan en las redes sociales, grabados por vecinos desde sus casas, muestran cómo un atacante dispara contra un transeúnte, justo en frente de la entrada principal de la sinagoga.

Dice el periódico español El Mundo que sólo el hecho de que los primeros disparos se produjeran entorno al templo Seitenstettengasse, evoca para muchos austríacos el terror provocado en los años ochenta por el grupo terrorista palestino Abu-Nidal. Entonces, sos personas murieron y otras dieciocho resultaron heridas, entre ellas tres niños. Uno de los autores de ese atentado aún cumple condena en una cárcel austríaca.

Reacciones

“Parece haber sido un ataque terrorista”, declaró el ministro del Interior Karl Nehammer a la cadena pública ORF, y precisó que los agresores estaban armados con fusiles.

En em mismo sentido se expresó el canciller austríaco Sebastian Kurz “No nos dejaremos intimidar por el terrorismo y lucharemos contra estos ataques con todos los medios.”, dijo.

Varios países de la comunidad internacional comenzaron a repudiar los hechos…

Uno de los primeros en manifestarse fue Emmanuel Macron: “Los franceses compartimos la conmoción y el dolor del pueblo austriaco golpeado esta noche por un ataque en el corazón de su capital, Viena”, señaló el jefe de Estado en sus redes sociales.

Y agregó: “Después de Francia, se ataca a un país amigo. Esta es nuestra Europa. Nuestros enemigos deben saber con quién están tratando. No nos rendiremos”.

El gobierno alemán, por su parte, sostuvo que “no debemos ceder ante el odio”, mientras que la Unión Europea (UE) calificó de “cobarde” el ataque en el que murió al menos una persona y dejó varias heridas.

“Europa condena con fuerza este acto cobarde que viola la vida y nuestros valores humanos. Mis pensamientos van a las víctimas y a los habitantes de Viena tras el horrible ataque de esta noche. Estamos de lado de Austria”, escribió el presidente del Consejo europeo Charles Michel.

También el primer ministro sueco, Stefan Löfven, condenó los hechos “terroristas”: “Condeno fuertemente los ataques terroristas en Viena esta noche, uno de ellos cerca de una sinagoga. Mis pensamientos están con las víctimas y sus familias. Debemos enfrentar juntos los ataques a nuestra sociedad”.

Por su parte, el primer ministro español, Pedro Sánchez, expresó: “Siguiendo la información que llega de Viena en una noche de dolor ante un nuevo ataque sin sentido. El odio no doblegará nuestras sociedades. Europa permanecerá firme ante el terrorismo. Nuestro cariño para las familias de las víctimas y la solidaridad con el pueblo austriaco”.

Su homólogo italiano, Giuseppe Conte, dijo en paralelo que “no hay espacio para el odio” en Europa.

Marcelo Ebrard Casaúbón, secretario de Relaciones Exteriores de México emitió el siguiente tuit…

En tanto, el arzobispo de Viena, Cardenal Christoph Schonborn, dijo en su cuenta de Twitter que “en estas horas dramáticas, rezo con tantos otros, siguiendo los trágicos eventos en los medios de comunicación mientras se desarrollan en el corazón de la ciudad, por las víctimas, por el personal de emergencia, y para que no haya más derramamiento de sangre”.

El tiroteo evocó de inmediato, el ataque terrorista de la semana pasada ocurrido en la Catedral de Niza, en Francia, donde el atacante gritó “¡Alá es grande! ”..

Condenamos los hechos en Viena, es hora de solidaridad mundial..

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here