El cardenal Carlos Aguiar Retes expresó su “comunión, fidelidad y solidaridad al papa Francisco”, a quien dijo “agradezco su serenidad y paz ante las acusaciones que injustamente se le han atribuido” e invitó a los católicos a unirse en oración para fortalecerlo.

TE PUEDE INTERESAR: “Hasta ahora no percibo dificultades en el Vaticano”, afirma Pietro Parolin

Además, recordó las palabras que “Jesucristo dirigió a Pedro y en ellas a sus sucesores: tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia y los poderes del mal no la vencerán”.

Al recibir el palio arzobispal en la Catedral Metropolitana de manos del nuncio apostólico, Franco Coppola, el cardenal Aguiar también encomendó al papa Francisco a la Virgen de Guadalupe para que “lo acompañe, proteja nos ayude a mantener, como Pueblo de Dios, la comunión y unidad eclesial”.

En su homilía señaló que “es fundamental para el discípulo de Cristo cuidar su interior, no dejar que aniden en su corazón las intenciones malas: las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las codicias, las injusticias, los fraudes, el desenfreno, las envidias, la difamación, el orgullo y la frivolidad”.

Por eso, insistió “en escuchar y practicar los mandamientos de la Ley de Dios, guardarlos y cumplirlos, porque la fidelidad a la Palabra de Dios nos conducirá a la sabiduría y la prudencia”.

La misión que recibe el Arzobispo en la entrega del Palio es promover y cuidar la comunión entre los Obispos de las Iglesias que integran la Provincia Eclesiástica, en este caso: Cuernavaca, Toluca, Atlacomulco, Tenancingo y México.

En su juramento de fidelidad, el arzobispo Aguiar destacó que “con plena libertad acataré la Suprema Autoridad de la Iglesia en la persona del Romano Pontífice. Llevaré a cabo sus mandatos y defenderé con diligencia su autoridad. Reconoceré y acataré las prerrogativas y los oficios de los legados del Romano Pontífice que representen a la persona del Supremo Pastor.

“Y velaré por la unidad de la Iglesia Universal y, asimismo, con verdadero empeño me ocuparé de que se conserve puro, íntegro el depósito de la fe que se ha venido transmitiendo desde los Apóstoles, así como de enseñar a todos las verdades que se deben creer y las costumbres que se deben observar, tal como nos las propone el magisterio de la Iglesia.

“Con paternal solicitud me abriré y acercaré a los que yerran en la fe para que vuelvan a la plenitud de la verdad católica”, agregó.

El nuncio apostólico Franco Coppola, al imponer el palio arzobispal , recordó que éste es signo de comunión con el Papa y de compromiso de proteger la provincia eclesiástica.

A la ceremonia, asistieron el cardenal Norberto Rivera Carrera, los obispos auxiliares de la Arquidiócesis de México y los obispos de la Provincia Eclesial de México.

Aquí la misa completa:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here