Manuel Olimón Nolasco sacerdote e historiador, falleció este jueves en la ciudad de Edimburgo, Escocia, donde se le atendía de un infarto cardiaco que sufrió el 24 de julio. Uno de los más respetados historiadores de la iglesia, fue  autor de varios libros,  era miembro de la Academia Mexicana de la Historia, recibió el Premio Nacional de Historia en 1993.

TE PUEDE INTERESAR: El Papa Francisco cambia el Catecismo y declara “inadmisible” a la pena de muerte

Como historiador cuestionó elementos de la existencia de Juan Diego, el vidente del Tepeyac, crítica por la que enfrentó represalias del cardenal Norberto Rivera Carrera, quien defendió y logró que fuera canonizado el indígena en el 2002, por el papa Juan Pablo II.

Olimón Nolasco realizó estudios de humanidades en el seminario diocesano de Tepic; de Filosofía y Teología en el Seminario Nacional de Montezuma;  licenciatura en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma. Director de la Comisión Nacional de Arte Sacro y consultor de la Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia en la Ciudad del Vaticano. Fue formador del Seminario Diocesano de Tepic y profesor fundador de la Universidad Pontificia de México y miembro del Consejo Académico de Humanidades de la Universidad de las Américas en Puebla. Asesor de Ciencias Religiosas en la Universidad Iberoamericana, Catedrático de la Facultad de Historia de la UIA.

Entre sus libros, se encuentran: “México ante Dios: una crítica desde la historia”: “El Incipiente Liberalismo de Estado Mexicano”; “Asalto a las Conciencias”; Diplomacia Insólita” y “Servidor fiel” biografía del cardenal Adolfo Suárez Rivera.

“La Búsqueda de Juan Diego” fue el libro en donde con argumentos  cuestionó diversos elementos de la causa para canonizar a Juan Diego, y señala los problemas surgidos en el proceso de beatificación.

El padre Manuel Olimón Nolasco, junto con el entonces abad de la Basílica de Guadalupe Guillermo Schulenburg y el arcipreste de ésta Carlos Warnholtz enviaron una carta al Vaticano en donde solicitaban suspender la canonización de Juan Diego hasta que se comprobará la existencia histórica de éste.

En un artículo periodístico Olimón, explicó que envió un texto a la Santa Sede “sustenté una crítica interrogante a la postura de los tres historiadores (quienes participaron en la investigación para demostrar la existencia de Juan Diego)” y reconoció que su documento mencionaba los trabajos de algunos historiadores laicos como Xavier Noguez, Richard Nebel o Miguel León Portilla y cuestionaba documentos como de 1666 clásicos de la historia del guadalupanismo.

De ese artículo, el cardenal Norberto Rivera señaló que Olimón había violado cánones que imponen el secreto para quienes intervengan en un proceso eclesiástico.

El cardenal Carlos Aguiar Retes a través de su cuenta de Twitter, señaló: “Me uno en oración por el eterno descanso de mi querido amigo, compañero y hermano sacerdote Manuel Olimón Nolasco, y agradezco a Dios su vida en favor de la Diócesis de Tepic y de la Iglesia, y a sus hermanos y demás familiares mi más sentido pésame”.

Su familia informará en los próximos días cuándo y dónde se realizarán las exequias del sacerdote.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here