El Centro Católico Multimedial (CCM) informó que han fallecido 24 sacerdotes, 4 diáconos permanentes y dos religiosas durante el mes de mayo y los primeros 15 días de junio, víctimas de covid-19.

Los reportes del CCM desean contribuir a la Iglesia de México para dar rostro a los clérigos, diáconos y religiosas. “Fueron pastores de las comunidades. Para algunos obispos y arzobispos, estrechos colaboradores quienes, prácticamente, dejaron un vacío irremplazable. En una importante proporción, sacerdotes con muchos años de trabajo ministerial interrumpido abruptamente al ser infectados”.

El CCM constató que, prácticamente, la mayoría estaba en el ejercicio activo de su ministerio o en sus comunidades religiosas.

En el tercer reporte se incorpora el nombre de un sacerdote quien perdió la vida antes de mayo. La muerte por covid-19 sólo fue confirmada en el período comprendido en este reporte quedando ahora en el presente registro.

También el CCM manifestó tener información de que en una comunidad de religiosas de la Ciudad de México hay hermanas contagiadas. El estado de las religiosas es satisfactorio y evolucionan favorablemente.

Sacerdotes fallecidos del 1 al 15 de junio por Covid-19

Presbítero Juan Reza Dávila. De 80 años, la arquidiócesis de Toluca agradeció los 56 años de vida sacerdotal en diversos ministerios como párroco y formador. En la misa de exequias, el arzobispo Francisco Javier Chavolla expresó: “Nos duele perder a un sacerdote, a un hermano a un amigo… pero ganamos a un santo” y exhortó a los familiares del fallecido a “no perder la paz”. Murió en abril pasado.

Pbro. Alejandro Arellano Becerril. Sacerdote de la diócesis de Azcapotzalco. Prestaba su ministerio en la rectoría de San José de la Escalera en el sexto decanato. Tenía 27 años de vida ministerial. Su muerte se debió a complicaciones asociadas con el covid-19.

Pbro. Luciano Murillo Vega. De 63 años. Prestaba su ministerio en la parroquia de San Martín de Porres en la III Vicaría de la arquidiócesis Primada de México. Había cumplido 33 años de ministerio. El vicario episcopal de esa zona de la arquidiócesis de México, Pbro. Genaro Miguel Chávez, destacó que el sacerdote fallecido denotaba por su alegría y fraternidad que le habían hecho ganar el cariño de los fieles de las comunidades a las que sirvió.

Pbro. Silvestre Pérez Figueroa. De 77 años. Era párroco del santuario del Señor Santiago de Temoaya. En la misa de exequias, el arzobispo de Toluca, Mons. Chavolla Ramos expresaba su estupor: “Estamos sorprendidos” por las muertes que han enlutado a su presbiterio. Previamente, el arzobispo había platicado con el médico encargado de la salud del presbiterio y él mismo había señalado que el padre Silvestre había dado indicios de mejoría; sin embargo, las cosas dieron un grito drástico y murió súbitamente debido a las complicaciones del covid-19.

Pbro. Rafael Amaro Goiz. De 55 años. Sacerdote desde 1995, ejercía su ministerio como párroco en el templo de Jesús de las Maravillas en Palmarito, arquidiócesis de Puebla. Murió por complicaciones asociadas al covid-19.

Pbro. Gustavo Arturo Ballesteros Garcíarreal. De 76 años. Era vicario parroquial de San Francisco de Asís, en la colonia El Tejolote, Ixtapaluca, de la diócesis de Nezahuacóyotl. Su ministerio también estuvo dedicado a la formación de futuros sacerdotes.

Pbro. Mons. David Orozco Loera. De 91 años fue ordenado en 1959. Estaba adscrito al templo de Nuestra Señora de Belén y San Miguel Arcángel de la arquidiócesis de Guadalajara. Su vida de servicio a la Iglesia destaca por el cuidado y atención a los afectados por la lepra en el Hospital Civil de Guadalajara, apostolado que inició en 1962. El cardenal Robles Ortega, al notificar su muerte, no dudó en llamarlo “Testigo y apóstol de la misericordia con un sector de la población tradicionalmente marginado como es el de los hermanos leprosos…”

Pbro. José Trinidad García Alonzo. De 54 años. Era párroco de Nuestra Señora del Rosario en Tonalá, arquidiócesis de Guadalajara. De acuerdo con el cardenal José Francisco Robles Ortega, la muerte de este presbítero fue “repentina” y su partida, afirmó, “nos hace conscientes de nuestra fragilidad, pero al mismo tiempo nos da la certeza de que nuestra única verdadera fortaleza en esta vida y en la eterna de Nuestro Señor Jesucristo…”

Pbro. Sergio Octavio Martínez Enríquez. De 68 años, era párroco de la comunidad de la Divina Providencia, diócesis de Ciudad Obregón. Mons. Felipe Padilla Cardona consideró al sacerdote como“humilde y sencillo siempre atento a las necesidades de su comunidad”. Las complicaciones asociadas con el covid-19 pusieron fin a 39 años de fecundo ministerio.

Sor Aldegunda Nolasco Bravo de la Congregación de Hermanas Josefinas. Tenía 75 años. Su vida religiosa estuvo dedicada a la educación en diversos colegios de la congregación principalmente en el Estado Puebla.

Casos al 15 de junio

Con la actualización de casos, los clérigos y religiosas fallecidos por coronavirus hasta la primera quincena de junio de 2020 son:

Nombres por Arquidiócesis y Diócesis

Considerando los últimos decesos, los casos acumulados por arquidiócesis y diócesis afectadas son:

Arquidiócesis de Puebla:

Pbro. José Guadalupe Sanguino Fuentes; Pbro. Valentín Ramírez Tlahque., Pbro. Álvaro Ramírez Hernández; Pbro. Juan Francisco Espino Godínez; Pbro. Joaquín Fausto Silva Omaña y Pbro. Rafael Amaro Goiz.

 Diócesis de Nezahualcóyotl:

Pbro. Antonino Armendáriz Calderón; Pbro. Álvaro Gabriel Flores Rodríguez; Pbro. Gustavo Arturo Ballesteros Garcíarreal. Y Diácono Permanente José Guadalupe Lozano Sandoval.

 Diócesis de Iztapalapa:

Pbro. José Luis González de Jesús; Pbro. José Luis Téllez García. Y Diácono . Permanente Trinidad Cervantes Hernández.

Arquidiócesis de Tlalnepantla: Pbro. Pánfilo Martínez Marroquín y Pbro. Jesús Hernández Rubio.

Arquidiócesis de México: Rodolfo Rodríguez Reza, religioso Misionero del Verbo Divino. Y Pbro. Luciano Vega Murillo.

Arquidiócesis de Toluca: Pbro. Juan Reza Dávila y Pbro. Silvestre Pérez Figueroa.

Arquidiócesis de León: Pbro. Eduardo Hernández Rodríguez.

Arquidiócesis de Guadalajara: Moneñor. David Orozco Loera.

Y Pbro. José Trinidad García Alonzo.

Diócesis de Texcoco: Pbro. Miguel Ángel López Alarcón.

Diócesis de Atlacomulco: Pbro. René Flores Colín.

Diócesis de Azcapotzalco: Pbro. Alejandro Arellano Becerril.

Diócesis de Xochimilco:

Diácono Permanente Marco Antonio González Bárcena.

Diócesis de Ciudad Obregón: Pbro. Sergio Octavio Martínez Enríquez.

Diócesis de Cuernavaca:

Diácono Permanente Justino Espinoza Martínez y esposa, Linda Díaz.

Hermanas religiosas

En la diócesis de Veracruz:

Sor María Lourdes Pulido Madrigal, religiosa Clarisa Capuchina.

En la arquidiócesis de Puebla:

Sor Aldegunda Nolasco Bravo, Congregación de Hermanas Josefinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here