Las más grave fue en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción en Hermosillo. Las agresiones empezaron alrededor de las 19 horas cuando un colectivo de feministas, con el rostro cubierto, dañó el exterior del inmueble -propiedad de la Nación- e intentó ingresar a profanar el templo, pero quedó sólo ahí con gritos, pintas y destrozos a vidrios.

Adentro había como 200 fieles, principalmente adultos mayores, mujeres y niños, quienes vivieron momentos de terror y angustia; incluso hubo quienes estallaron en llanto y otros sufrieron ataques de pánico; sin embargo, algunos jóvenes estaban listos para contener a las manifestantes; lo que hicieron fue poner las bancas para asegurar las puertas.

Adentro

Posted by Fred Alvarez on Monday, March 9, 2020

El vandalismo continuó por al menos una hora hasta que las inconformes se cansaron y se fueron, sin que ninguna autoridad llegara a atender la situación.

TE PUEDE INTERESAR: Un silencio cómplice: Día Internacional de la Mujer

Alrededor de las 20 horas las manifestantes se retiraron dejando el templo con destrozos.

En imágenes se pueden ver las paredes de la iglesia con tinta morada, que era el color que usaron algunas manifestantes.

Afuera!

Posted by Fred Alvarez on Monday, March 9, 2020

Alrededor de las 21 horas, a través de redes sociales los fieles comenzaron a organizarse y decidieron ir a limpiar los daños…

Al final – afuera de la Catedral- se organizó una oración por la paz y el templo volvió a lucir abarrotado por muchísima. gente; fueron más de mil feligreses quienes organizaron guardias ante el Santísimo; además, se ofició una misa especial y antes de la media noche la iglesia quedó sin rastro del vandalismo.

El periódico El Imparcial y las redes sociales le dieron cobertura.

https://www.elimparcial.com/sonora/hermosillo/Invitan-a-rezara-Catedral-tras-hechos-ocurridos-este-8-marzo-20200308-0064.html

Reacciones

En un comunicado publicado este 9 de marzo, el arzobispo de Hermosillo, monseñor Ruy Rendón, señaló que “las marchas son bienvenidas, siempre y cuando estén marcadas por el respeto y por la paz”.

Alfonso Miranda, secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano, tuiteó: “Ante los lamentables hechos en la Catedral de Hermosillo Dios nos conceda vernos libres de odio y rencor que se generan en el corazón y causan violencia que destruye y divide a las personas, las familias y la sociedad.

“Los daños causados en el inmueble son materiales y tienen remedio, no hay duda. Dios nos conceda vernos libres del odio y del rencor que se generan en el corazón, pues causan una violencia tal, que destruyen a las personas desde el interior, dividen a las familias y a la sociedad en general”.

¿Quiénes fueron y por qué?

Fue un pequeño grupo de mujeres encapuchadas que están molestas con algunos prelados, sobre todo por temas como la pederastia y el aborto.

Lástima.

¿Y dónde está la autoridad?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here