En redes sociales se denunció que de forma imprevista miembros del Ejército tomaron las inmediaciones de la Plaza de la Constitución en el Zócalo de la Ciudad de México como parte de los operativos de seguridad para los próximos festejos por el Día de la Independencia.

“Informamos a todos los fieles que el Ejército tomó la Plaza de la Constitución y por esta razón fue difícil para quienes deseaban participar en la Eucaristía entrar a la Catedral Metropolitana.”, señala un comunicado de la Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de México.

O sea, no dejaron ejercer a muchos ciudadanos -católicos- a. ejercer su derecho fundamental de asistir a un servicio religioso dominical.

“Creo que los demás días tendremos los mismos problemas”, indicó la Catedral en el comunicado. Agregando que lamentan que “no tengamos noticias claras de parte de la autoridad Federal y de la Ciudad de México para tomar las providencias necesarias e informar convenientemente a la feligresía”.

Concluye el comunicado con un  “Oremos para que el Señor nos dé la paz tan necesaria en estos tiempos. ¡Dios les bendiga!”.

Tras el anuncio de la Catedral, la Secretaría de la Defensa Nacional dio a conocer que algunas de las calles del primer cuadro del Centro Histórico fueron cerradas con el objetivo de evitar conglomeraciones en las fiestas patrias como se hace cada año, pero fue reforzado debido al estado del COVID-19.

Por otro lado, el Venerable Cabildo Metropolitano informó que lamentan no haber sido informado de tal situación…..

¿Qué paso, ahí?

David Ramos de la agencia vaticana Aci-prensa internacionalizó el incidente.

En diálogo con Hugo Valdemar, canónigo penitenciario de la Arquidiócesis Primada de México e integrante del Cabildo de la Catedral, le dijo que el bloqueo del acceso al templo responde “a una total desorganización del Gobierno Federal, el caos es generalizado en la actual administración. No se ve la aplicación de las reglamentos, protocolos y procedimientos institucionales que había en los anteriores gobiernos, lo cual habla de ineptitud y falta de sensibilidad”.

El sacerdote mexicano, que durante 15 años fue director de Comunicación de la Arquidiócesis Primada de México durante el gobierno pastoral del Cardenal Norberto Rivera, recordó que nunca se había presentado una situación similar con administraciones anteriores, pues “siempre hubo diálogo y acuerdos entre el Gobierno Federal, de la Ciudad y de la Catedral, cosa que ahora no sucede”.

“Lo que hoy tenemos es una imposición que nos resulta inadmisible”, dijo.

Al ver la disposición del Ejército, señaló en. entrevista que  “nuestra reacción fue de total sorpresa y estupor, pues el acuerdo es que, como cada año, la Catedral se cerraría el día 15 después del mediodía y el día 16 permanecería cerrada por el desfile. Sin embargo no respetaron este acuerdo”.

Valdemar expresó además su deseo de que “el Gobierno Federal se comporte a la altura y sea respetuoso de la libertad religiosa que ha sido violada con esta medida arbitraria y carente de sensibilidad para los fieles que acuden a Catedral”.

No hubo “toma” de la Catedral por parte del Ejército”, dice José de Jesús Aguilar. @PadreJosedejesu- , arcipreste del cabildo de la Catedral Metropolitana de México.

Precisó en un video colocado  en su red social que, contrariamente a algunas publicaciones difundidas en redes sociales, el Ejército no “tomó” el templo.

Al tiempo que lamentó la falta de comunicación de las autoridades con el cabildo de la Catedral en esta ocasión, el P. Aguilar precisó que “siempre el Ejercito ha entrado a la Catedral. No es por lo tanto propiamente una ‘toma’ de Catedral”.

Durante muchísimos años el Ejército siempre ha tenido un acercamiento a la Catedral y a sus inmediaciones en los días previos al Grito, para buscar y asegurar la seguridad de todos los presentes así como del señor Presidente. Siempre se ha tenido una magnifica colaboración, una magnifica información, porque incluso miembros del Ejercito son los que normalmente suben a tocar las campanas después de que el señor Presidente da el Grito, y también para controlar el acceso y el uso de la pólvora que se quema durante el evento”, explicó.

Ante declaraciones de Hugo Valdemar – no autorizadas- , en el sentido de que se tomó la Catedral metropolitana, el arzobispo Primado de México, cardenal Carlos Aguiar Retes, hizo las siguientes precisiones. a través de la red social Twitter:

Me llamó la atención,  que los tuits los emitió el arzobispo Primado de México a los primeros minutos de este lunes 14 de septiembre, no quiero pensar que alguien se lo pidió para calmar los ánimos…

PD.  ¿Qué dijo el C. presidente?

Sin que nadie le preguntara, al final de la conferencia mañanera, hizo las siguientes precisiones.

“Aprovecho para decir que no es cierto que se haya tomado la catedral por el Ejército, esto que difundió creo que Pedro Ferriz y otro señor que es del movimiento de los carros, (de Frena, Gilberto) Lozano, que el Ejército había tomado la Catedral, imagínese eso, pues no es cierto”, dijo.

“imagínense el Ejército toma la catedral, está un poco exagerada, no, eso sí calienta, muy fuerte, esas mentiras no, esos engaños no, en buena lid se tiene que dar la confrontación política, las diferencias que tenemos”, expresó.

No dijo el presidente que fue lo que pasó ayer…Lástima

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here