Mensaje Año Nuevo 2020 de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM
Mensaje Año Nuevo 2020 de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM

Mediante un mensaje de año nuevo, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López, y el secretario general de la misma, Alfonso G. Miranda Guardiola, reconocieron que durante los últimos diez años tienen registrados 271 sacerdotes que han cometido abusos sexuales, de los cuales 155 han sido acusados ante las autoridades civiles.

“En total ha habido en estos últimos 10 años 426 sacerdotes que han sido investigados, 173 procesos están todavía en curso, 253 han sido completados y 217 sacerdotes han sido dimitidos del orden clerical”, señalaron..

En un comunicado, los obispos mexicanos se pronunciaron a favor del levantamiento de la prescripción del delito de abuso sexual o su ampliación, siendo ya un tema que está en varias iniciativas de ley a nivel federal y local”.

TE PUEDE INTERESAR: La Legión de Cristo confirma que tienen otro cura pecador

En conferencia de prensa, Cabrera también exhortó a los padres de familia y a los tutores de menores de edad a que denuncien ante la Iglesia y las autoridades civiles los casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes.

Respecto al sacerdote legionario dimitido, Fernando Martínez Suárez, y que actualmente se encuentra en el vaticano, la CEM pidió que regrese a México para que enfrente las acusaciones correspondientes.

Cabrera López reconoció que aún falta mucho por hacer frente a esta “epidemia mundial” de abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes o gente relacionada a la Iglesia, especialmente porque el desplazamiento geográfico de los acusados ha generado más víctimas y porque en muchos de los casos las autoridades judiciales no han actuado respecto a los acusados.

Otros temas abordados por los prelados fue el programa de atención a migrantes en México, en especial comentaron el donativo de 500 mil dólares que les envió el Papa Francisco. Con ello “han buscado cubrir la demanda emergente de alimentación, medicamentos y vestido (e incluso) algunos albergues debido a la saturación de personas migrantes.

El proyecto incluyó la habilitación o rehabilitación de cocinas y baños, en otros más incluyeron la compra de artículos de cocina, mesas y sillas”.

“De los 32 proyectos, 24 ya han concluido satisfactoriamente, y los 8 restantes están en su etapa final. Para esta última etapa está destinado el recurso restante. Esperamos en el mes de febrero concluir los proyectos, y seguir contando con la generosidad del Pueblo de Dios para sostener este apoyo a nuestros hermanos migrantes”.

Dijeron que 2019 ha sido uno de los años más violentos que hemos vivido en nuestro país, acontecimientos que han lastimado profundamente a toda la sociedad, y también a sacerdotes e iglesias, por lo que “los obispos mexicanos vislumbramos con fe, anhelo y esperanza que este 2020 sea un año donde reine la paz, la reconciliación y el diálogo, un año donde todos como sociedad nos comprometamos con el cuidado del hermano y de la casa común, mirándolo juntos como una oportunidad de volver nuestra mirada y corazón a Cristo Nuestro Salvador”.

VER COMUNICADO COMPLETO EN EL PORTAL DE LA CEM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here