Reiteran su petición de perdón a los afectados.

víctimas que en 1997 denunciaron públicamente haber sido abusadas sexualmente por su fundador, Marcial Maciel, y reiteraron su petición de perdón ofrecido a las víctimas en 2014.

José de Jesús Barba Martín y José Antonio Pérez Olvera, en representación de los ex legionarios mexicanos, firmaron una carta entregada a esa orden el pasado 26 de marzo en la que solicitan que su caso sea incluido en la Agenda del Capítulo General que se desarrolla en Roma, así como una compensación.

En un comunicado, los Legionarios respondieron que su director general dio a conocer que “después de haber hablado con su consejo, presentó la carta al Capítulo General extraordinario, e informó al capítulo que el gobierno general buscará un acercamiento personal con cada uno de los firmantes de la misiva y responderá a sus peticiones”.

Asimismo, reiteraron que “pedimos perdón a todas las víctimas que a lo largo de nuestra historia han sufrido algún tipo de abuso, sabiendo que esta petición de perdón nunca será suficiente para sanar las profundas heridas. Con relación al P. Maciel, el Capítulo General de 2014 dijo: ‘Queremos expresar nuestro hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros’”.

También criticaron el actuar de su fundador: “Nos resulta incomprensible la incoherencia de seguirse presentando durante décadas como sacerdote y testigo de la fe mientras ocultaba estas conductas inmorales. Todo esto lo reprobamos firmemente. Nos apena que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación por parte del P. Maciel y hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas.

“Los padres capitulares hemos escuchado la manera en que los superiores mayores de la congregación han ido conociendo estos aspectos escondidos de la vida de nuestro fundador, cómo intentaron discernir la respuesta que había que dar, teniendo en cuenta las exigencias éticas y morales, y cómo han llevado a cabo el proceso de comunicación. Junto con ellos, hoy reconocemos con tristeza la incapacidad inicial de creer los testimonios de las personas que habían sido víctimas del P. Maciel, el largo silencio institucional y, más adelante, los titubeos y errores de juicio a la hora de informar a los miembros de la congregación y a las demás personas”.

Por eso “pedimos perdón por estas deficiencias que han aumentado el dolor y desconcierto de muchos”. Recordaron que “como afirmó el Capítulo de 2014, y ha sido reiterado durante el reciente Capítulo General extraordinario, seguimos manteniendo el firme ‘compromiso de seguir buscando la reconciliación’ (Mensaje del Capítulo General de 2014, 8, 1.º) en modo personal con cada una de las víctimas”.

Al reconocer que “un abuso, independientemente de su naturaleza, causa un dolor profundo y daña a quien lo ha sufrido, a su familia y también a la Iglesia”, manifestaron que “estamos firmemente comprometidos en seguir implementando nuestra política de ambientes seguros para los menores y adultos vulnerables que tienen contacto con las personas que participan en nuestras actividades apostólicas, educativas y pastorales”.

Comunicado de los Legionarios de Cristo: http://www.regnumchristi.org/sites/dg/wp-content/uploads/sites/13/2018/04/Comunicado-de-la-Legion-de-Cristo.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here