En un informe histórico los Legionarios de Cristo reconocieron que de 1941 a 2019 registraron a 175 víctimas menores de edad que fueron abusadas sexualmente por 33 sacerdotes de esa congregación. De éstas, al menos 60 fueron abusadas por el padre Marcial Maciel.

Se afirma que en esos años “hubo cadenas de abuso donde una víctima de un legionario se convertía, a su vez, en abusador repitiendo sobre otros el abuso que él mismo padeció”.

RELACIONADO: La CEM a Legionarios: aún no hay justicia para las víctimas de Fernando Martínez

Este sábado, a un mes de realizarse su Capítulo General en Roma, se dio a conocer el Informe 1941-2019 sobre el fenómeno del abuso sexual de menores en la Congregación de los Legionarios de Cristo, desde su fundación hasta la actualidad.

Ahí se detalla que de los 33 responsables de los abusos, seis sacerdotes fallecieron sin ser juzgados civilmente, uno fue condenado, otro removido del estado clerical y está en juicio actualmente. Los demás hasta ahora no han sido procesados civilmente por diversos motivos, como la situación legal en los diferentes países o los plazos de prescripción.

Canónicamente, de los 33, cinco fallecieron sin ser juzgados, 15 fueron sancionados, seis están en curso de ser juzgados, tres están en investigación previa con restricciones cautelares, uno recibió la dispensa de ministerio sin juicio y tres fueron denunciados cuando ya habían abandonado la Congregación.

Las cadenas

Durante el estudio se evidenció que hubo cadenas de abuso. En este sentido, destacó que 111 de los menores abusados en la Congregación fueron víctimas del padre Maciel, de una de sus víctimas o de una víctima de sus víctimas.

Actualmente, ninguno de los 11 sacerdotes involucrados en esta cadena ejerce públicamente el ministerio sacerdotal en la Congregación. Tres de ellos fallecieron.

En su gran mayoría las víctimas fueron niños de entre 11 y 16 años. Y con 45 de estas víctimas de sacerdotes de la Congregación se ha avanzado en un camino institucional de reparación y reconciliación.

De entre los 33 sacerdotes que cometieron abusos, seis han fallecido, ocho han dejado el sacerdocio, uno ha dejado la Congregación y 18 siguen en la Congregación, de éstos 14 no tienen ministerio sacerdotal público; cuatro tienen un ministerio restringido que excluye pastoral con menores (colegios, grupos juveniles, etc.)

Del total de los 33 sacerdotes que han cometido abusos, sin considerar al padre Maciel: dos han incurrido en abuso por vía virtual (sexting); cuatro han abusado de una víctima una única vez; nueve han abusado repetidamente de una única víctima; 11 han abusado de entre dos y cinco víctimas; cinco han abusado de entre seis y 10 víctimas. Un sacerdote, ya removido del estado clerical, ha abusado de 13 víctimas conocidas.

El fundador de los legionarios Marcial Maciel abusó de al menos 60 víctimas. De los 33 sacerdotes que han cometido abusos, 14 (42,42 por ciento) fueron víctimas de un abuso en la Congregación.

Los lugares

El informe destaca que los principales lugares donde se cometieron los abusos, además de las víctimas del padre Maciel, fueron en los seminarios menores de la Congregación, 65 víctimas han sufrido abuso por parte de 15 sacerdotes. Otros 90 alumnos fueron abusados por 54 seminaristas; de estos, 46 no llegaron al sacerdocio.

Los seminarios menores fueron el ámbito más vulnerable para abusos sexuales, donde “confluyeron factores como la poca relación que tenían entonces los alumnos con su familia, directores jóvenes sin formación y acompañamiento suficiente, carencias en la formación afectivo-sexual, una pedagogía muy enfocada en la disciplina”.

El último caso conocido de abuso sexual en un seminario menor de la Congregación ocurrió hace siete años, en 2012. En los centros educativos de la Congregación, 33 víctimas han sufrido abuso por parte de siete sacerdotes, de los cuales ninguno sigue teniendo ministerio sacerdotal público.

En parroquias se conoce el caso de tres víctimas que han sufrido abusos por parte de tres sacerdotes. En la pastoral juvenil de la Congregación, una víctima ha sufrido abuso por parte de un sacerdote.

No se investigó encubrimiento

Un tema demandado a los Legionarios de Cristo es investigar los encubrimientos. Al respecto, el informe destaca que la comisión creada para la investigación de los abusos “no ha abordado el tema de los abusos de poder y de conciencia, ni ha profundizado en las deficiencias en el actuar de algunos superiores para analizar dónde puede haber habido encubrimiento, negligencias u omisiones. La comisión es consciente de que se trata de una importante tarea pendiente”.

Se indica que esa “comisión no pretende que su estudio haya podido descubrir todos los casos. El abuso suele ocurrir en lo oculto, muchas veces las víctimas tardan años hasta que se sienten preparadas para denunciarlo y, por otro lado, las publicaciones y los archivos tienen información incompleta. Por lo tanto, es probable que haya más casos de abuso de los que se reportan en el informe y las estadísticas tendrán que ser actualizadas periódicamente”.

En su informe, los Legionarios de Cristo condenaron los abusos cometidos en su historia, “así como aquellas prácticas institucionales o personales que pudieron favorecer o propiciar cualquier forma de abuso o revictimización. Pedimos perdón a las víctimas, a sus familias, a la Iglesia y la sociedad por el grave daño que miembros de nuestra Congregación han causado. Reconocemos con honestidad y vergüenza la realidad de los delitos de abuso sexual de menores en nuestra historia, con el deseo sincero de una continuada conversión personal e institucional”.

El estudio presenta una serie de propuestas y recomendaciones al próximo Capítulo General para seguir consolidando su compromiso contra el abuso de menores y los ambientes seguros. Y reconoce que “entre los pendientes está examinar dónde puede haber habido encubrimiento, negligencias u omisiones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here