El arzobispo Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), aseguró que se ésta ante una especie de “lapidación” con el movimiento #MeToo, que desde el pasado 23 de marzo publicó en redes sociales denuncias sobre acoso y abuso sexual.

TE PUEDE INTERESAR: Llama el Papa a periodistas a contar buenas noticias que den esperanza

Llamó a los afectados a acudir ante las autoridades para denunciar, porque es “lo más sano” y agregó: “A veces es muy difícil pedir y exigir justicia, pero esto hace que hoy en nuestros tribunales quienes tienen que impartir justicia lo hagan bien, rápido y no molesten a la víctima, pues muchas ven en sí mismo un calvario”.

A los usuarios de las redes sociales los exhortó “a tener cuidado, no hay que mentir, ni tampoco hay que vengarse levantando falsos. Eso hace mucho daño y se pierden vidas”.

Cabrera López, en su mensaje dominical, manifestó que “en la actualidad se presentan situaciones en las que el juicio hacia las personas que han cometido algún error se vuelve cada vez más severo y, en algunas ocasiones, sin el conocimiento real de lo acontecido.

“Si bien es un gran acierto el que se abran espacios, particularmente en las redes sociales, para la denuncia de cualquier situación, también es importante procurar que lo que se expresa en las redes se haga del conocimiento directo a las autoridades competentes, ya que eso ayudaría a dar la continuidad debida, de otra forma la sola expresión en internet, puede llevar a que la acción denunciada se quede ‘en línea’ y no se realicen los procesos apropiados, quedando solo en sospecha lo publicado”.

También consideró que “si se quiere vivir la justicia es necesario que, antes de emitir un juicio, tengamos el suficiente conocimiento de lo que se juzga”.

En entrevista al concluir la misa dominical, Cabrera señaló que “no es fácil emitir un juicio, no es fácil dar una opinión. Lo que importa es que quien tiene que juzgar lo haga apegado a la ley y la justicia, y los ciudadanos mantener nuestra actitud también misericordiosa, porque en las redes sociales corre mucho odio, rencor, mentira y que no siempre es justa.

“Muchas de las denuncias son correctas, son verdaderas, a veces porque no hay pronta atención a un problema la gente tiene que recurrir a las redes, pero también cuidado porque hay cosas que pueden hacer mucho daño, hay niñas sobre todo, jóvenes, adolescentes y algunos adultos que por una mala información en las redes sociales, por un juicio moral acaban con su propia vida”.

Respecto a la cuenta de Twitter #MeTooSacerdotesMx para recibir denuncias sobre acoso e insinuaciones de ministros de culto de cualquier religión, que se dio a conocer este fin de semana, el presidente de la CEM indicó: “No hay que hablar en voz de terceros, que hablen las víctimas. Y no es necesario que lo hagan a través de las redes sociales, nuestra página web de la arquidiócesis tiene su portal y sobre todo tenemos aquí nuestras oficinas para escuchar y, desde luego, lo mejor es ir a las autoridades y manifestar cualquier cosa que no sea correcta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here