El Papa Francisco nombró este sábado a monseñor Francisco Estrada Solórzano como obispo de la diócesis de Gómez Palacio, Durango, y a monseñor José Armando Álvarez Cano, como obispo de la diócesis de Tampico.

Los nombramientos los dio a conocer la Nunciatura Apostólica a través de la secretaría general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

TE PODRÍA INTERESAR: La beata Concepción Cabrera, “caso único”: Angelo Beccui

Estrada Solórzano se desempeñaba desde 2013 como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México y ocupará el cargo que quedó vacante con la muerte, en septiembre de 2018, de José Fortunato Álvarez Valdés.

Monseñor Estrada nació en la capital de la República el 27 de agosto de 1961. Sus estudios de nivel básico a bachillerato los realizó en escuelas públicas y en 1986 ingresó al Seminario Consular de México.

Se ordenó sacerdote el 2 de junio de 1995 en la Basílica de Guadalupe y desde entonces ha ocupado, entre otros cargos, vicario parroquial, administrador parroquial, rector y párroco.

Al darse a conocer su nombramiento, la diócesis de Durango emitió un mensaje de felicitación dirigido a los feligreses de la diócesis de Gómez Palacio, pues “ahora ya tienen a un pastor que los guiará por el camino del amor a Cristo”.

Respecto a Álvarez Cano, hasta este sábado se desempeñaba como obispo de la prelatura de Huautla, Oaxaca, cargo en el que fue nombrado en 2011 por el entonces papa Benedicto XVI.

Álvarez Cano nació en Jiquilpan, Michoacán, el 30 de enero de 1960, y fue en esa ciudad donde realizó sus estudios iniciales.

En 1972 ingresó al seminario menor de Zamora y años después pasó al seminario mayor, donde realizó estudios de filosofía y teología.

En febrero de 1986 se recibió como sacerdote en una ceremonia religiosa en la catedral de Zamora.

Cuenta con estudios de posgrado en la Universidad Pontificia de México y en 1992 realizó un viaje misionero a la zona de los Andes, en Perú.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here