En el protocolo antipederastia fue clave la sensibilidad y apertura del cardenal Carlos Aguiar Retes, a quien le importa “sólo el bienestar de los niños y las futuras generaciones”, afirmó Joaquín Aguilar representante de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual (SNAP, por sus siglas inglés).

TE PUEDE INTERESAR: Rechazan que Luis Fernando Figari esté oculto en Roma

Esta apertura, puntualizó, servirá para proteger del delito de abuso sexual por parte de religiosos a niños, niñas, jóvenes y adultos en situación de riesgo, además de que dará oportunidad de trabajar conjuntamente con un equipo de trabajo integrado por abogados, psicólogos y otros especialistas.

Precisó que al texto del protocolo se integrarán los lineamientos y la guía elaborados por la Conferencia del Episcopado Mexicano y en algunos puntos se mejorarán, como en el tema de atención a las víctimas, la cual estará a cargo de SNAP.

Al manifestar su confianza en que el documento esté concluido en las próximas semanas, adelantó que éste estará apegado a las leyes canónica y civil, además de que contendrá una reforma integral para proteger a los menores, todo dependerá del tiempo de las autoridades eclesiásticas.

En 2006, Joaquín Aguilar denunció haber sido víctima de abuso sexual por parte del sacerdote Nicolás Aguilar, quien llegó a la Arquidiócesis de México después de haber estado en Los Ángeles, California, y en Tehuacán, Puebla, cuando al frente de esta diócesis se encontraba el cardenal Norberto Rivera Carrera.

Aunque para la justicia mexicana su caso quedó prescrito y no procedió, en 2009 presentó una denuncia en Estados Unidos por encubrimiento contra los cardenales Roger Mahony  y Norberto Rivera Carrera, porque aseguró que conocían de los abusos del padre Aguilar y le permitieron mantenerse como ministro de culto.

En años recientes sostuvo varios enfrentamientos con el vocero Hugo Valdemar y el abogado Armando Martínez, representantes del cardenal Norberto Rivera, de quienes dijo “no le interesa escuchar a las víctimas”.

Joaquín Aguilar se ha dedicado a la defensa de las víctimas de abuso sexual por parte de clérigos a través de SNAP. Lejos de discutir, porque llevamos muchos años peleando, se descubrió que se podría trabajar conjuntamente, porque en la actualidad se han registrado cambios en la Iglesia Católica en este tema, a los que se ha visto obligada por las presiones ejercidas por las víctimas”, destacó.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here