En una carta enviada al grupo religioso, afirma la agencia de noticias AP.

Ocho de las víctimas de Marcial Maciel, ex líder de los Legionarios de Cristo en México, pidieron a esta organización religiosa una compensación por los abusos sexuales y los daños psicológicos que sufrieron por lo que denominan una larga campaña de la orden para desacreditarlos, según una carta obtenida por la agencia de noticias Associated Press (AP).

“Los hombres enviaron una carta a los jerarcas de los Legionarios para reclamar el reconocimiento público de su estatus como víctimas del reverendo Marcial Maciel y la orden, otrora una de las de mayor crecimiento de la Iglesia pero luego desprestigiada por los crímenes de líder y su encubrimiento”, afirma AP.

Las víctimas también piden en la misiva que la comisión creada por el Vaticano cuando se dieron a conocer los crímenes de Maciel sea reabierta para estudiar sus casos, pues ellos nunca se acercaron a ella y, según dicen, la comisión a ellos tampoco.

Los hombres, quienes “presentaron la denuncia original contra Maciel en 1998, pidieron a la comisión que establezca una agenda de trabajo para para evaluar y acordar la determinación de los daños que se nos hayan ocasionado, encaminados a su reparación”.

Marcial Maciel fue un religioso carismático. Llevaba una doble vida, tuvo tres hijos, se drogaba y abusó sexualmente de sus seminaristas. El Vaticano sabía de las denuncias en su contra desde los años 50, pero tomó medidas hasta 2006. Murió en 2008.

Cuando las acusaciones se hicieron públicas en 1997, la legión se lanzó a una campaña de años para desacreditarlos. Acusaron a las víctimas de atacar a la Iglesia y calumniar a un hombre considerado un santo viviente por sus seguidores, elogiado por el entonces papa Juan Pablo II y sus cardenales.

Finalmente, la Santa Sede determinó que las víctimas tenían razón y la orden emitió una larga disculpa en 2014. Después que el Vaticano condenara a Maciel en 2006 a dedicar el resto de su vida a la penitencia y la oración, el papa Benedicto XVI le impuso un largo período de renovación. Se creó una comisión de compensación que estuvo activa de 2011 a 2014 e indemnizó a 12 personas por una suma indeterminada.

En su carta, del 26 de marzo, los ocho hombres “piden que se reconozca que sus revelaciones no fueron una traición sino un servicio tanto a la Iglesia como a la orden”. La orden Legionarios de Cristo no mencionó la carta en su comunicado de prensa del 8 de abril tras una reunión de sus líderes regionales.

Más información en “Marcial Maciel Degollado; el “pecado” de Juan Pablo II /FA”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here