Los incendios y los mercados; Nuevas reglas de circulación en la CDMX; ¡Fin del espíritu navideño!; “Urbi et orbi” del Papa Francisco
Los incendios y los mercados; Nuevas reglas de circulación en la CDMX; ¡Fin del espíritu navideño!; “Urbi et orbi” del Papa Francisco

Los incendios y los mercados

Al más inocente le llamaría la atención que en menos de una semana se han producido dos incendios en dos mercados significativos de la Ciudad de México. Las autoridades nos dicen que investigarán las causas de dichos incendios. Esperemos que esto no signifique esperar meses y meses para decirnos que fue un cortocircuito o una fuga de gas. Hay dicho muy popular que dice: “Cuando el río suena, agua lleva”. Esto viene a cuento porque los “malpensados”, que no son pocos, se atreven a decir que más que otra cosa accidental, lo que pasa es un “ajuste de cuentas” entre grupos. Bueno, “no nos alarmen con esas noticias”.  Todos pensamos que son “Fake News”. Pero ahí nos dejan metida la “espina”.  Todos queremos saber la verdad, aunque esta sea dura. Porque la verdad nos libera de toda duda y juntos podremos enfrentar cualquier cosa que tengamos que enfrentar.

Nuevas reglas de circulación en la CDMX

Nos vienen anunciando desde tiempo atrás que van a cambiar las nuevas reglas de circulación en la CDMX. Hasta aquí, todo bien. Pero lo que ya no entendemos que nos digan que en ciertas vías, que algunos las llaman primarias, no podrá ir una persona sola en su coche. Según las autoridades pretenden desincentivar el uso de los vehículos y disminuir las emisiones de contaminación. Que las personas utilicen más y mejor el transporte público, etc. Pero hay un problema, en las horas “pico” de esta urbe, si tú quieres utilizar el transporte público deberás esperar hasta 15 minutos para poder entrar en alguno de los metrobuses o vagones del metro. Además con la consiguiente incomodidad y el peligro de que te “bolseen”.  Es verdad que necesitamos utilizar menos el automóvil, pero también es cierto que el trasporte público es deficiente y peligroso. Será un dolor de cabeza para los capitalinos esta nueva legislación sobre el uso de los vehículos. Pronto veremos en el asiento del copiloto, “monos inflables y otro tipo de argucias para evadir la norma. El tiempo nos lo dirá. Somos muy ingeniosos.

TE PUEDE INTERESAR: El secreto de la Navidad

¡Fin del espíritu navideño!

La mayoría de los mortales esperamos las fechas navideñas para disfrutar de un merecido descanso y un ambiente propicio para encontrarnos con los amigos y familiares en torno a una mesa con ricos platos que solo en estas fechas gustamos y degustamos. Sin embargo, resulta interesante lo que estamos viendo año con año. Parece que aquel espíritu navideño de villancicos, posadas y otras tradiciones populares de la época, vienen decayendo como “gordo en tobogán”, es decir, muy rápido. Escuchamos que este año la canción en Navidad más escuchada fue “Tusa”, el reggaetón interpretado por Carol G y Nicky Minaj. ¿Puede significar esto que el espíritu navideño esté tocando a su fin? No lo sabemos. Lo que está claro es que estas fiestas se están desacralizando a marchas forzadas. Las nuevas generaciones no les interesa que “Dios haya nacido en un pesebre y todo lo demás”. Algo que queda muy claro es que se han visto menos casas adornadas con motivos navideños. En las tiendas, en las vísperas de Navidad, todos los productos de la época tenían descuentos nunca antes visto. Es cierto que el mundo cambia y nosotros con él, pero si perdemos el espíritu navideño, se estará perdiendo algo esencial en la humanidad, es decir, Dios ya no interesa y cuando no interesa, la humanidad enferma y muere.

LEE TAMBIÉN: Bendiciones del Papa en Navidad Urbi et Orbi 

Urbi et orbi” del Papa Francisco.

Cada Navidad el Papa Francisco da la bendición conocida como “urbi et orbi”, es decir, a la “ciudad y al mundo”. Con la bendición el Papa pide un deseo, bueno, mejor dicho, muchos deseos para toda la humanidad. Este año no ha sido menos. Su preocupación principal ha estado en los países de conflicto como: Irak, Siria, Tierra Santa, Venezuela, Ucrania, Congo, Centroáfrica, Yemen, Burkina Faso, Malí, Níger y Nigeria. Casi nada. Además pidió que “el pequeño Niño de Belén sea esperanza para todo el continente americano, donde diversas naciones están pasando un período de agitaciones sociales y políticas”.  El papa Francisco no es ajeno a lo que está pasando en el mundo. Sobre todo contra los que sufren todo tipo de injusticias y abusos, esclavitudes  y torturas modernas que les impiden vivir con dignidad y solo encuentran “muros de indiferencia”. Palabras duras para todos nosotros que aunque no nos vemos involucrados en estos temas, sí pasamos indiferentes a lo mismos. Es duro decirlo, pero o, nos salvamos con el mundo entero, o  todos iremos al suplicio de la destrucción. Cada quien, desde su puesto, debemos aportar su “grano de arena” para contribuir al cambio. No es tarde.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here