El Papa Francisco aceptó la renuncia de Theodore McCarrick como miembro del Colegio Cardenalicio al Arzobispo emérito de Washington, en EU.

TE PUEDE INTERESAR: En casos de malas conductas sexuales se requieren más que disculpas: cardenal Sean O’Malley

Theodore McCarrick es acusado de abusos sexuales, de hechos ocurridos hace 50 años.

En un comunicado de la Oficina de Prensa, la Santa Sede señaló:

“Ayer por la tarde el Santo Padre recibió la carta con la que el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, presenta su renuncia como miembro del Colegio de Cardenales.

“El Papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal y ha dispuesto su suspensión del ejercicio de cualquier ministerio público, junto con la obligación de permanecer en una casa que se le indicará, para una vida de oración y penitencia, hasta que las acusaciones a él dirigidas sean aclaradas por el proceso canónico regular”.

Theodore McCarrick fue suspendido hace un mes del cargo del ministerio sacerdotal, después de haber sido acusado de violar a un adolescente hace 45 años, mientras era sacerdote en Nueva Jersey.

Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, hizo pública una nota de prensa el pasado miércoles 20 de junio e informó que McCarrick “ya no volverá a ejercer públicamente su ministerio sacerdotal”.

Entonces una persona rompió su silencio después de 40 años y aseguró al New York Times que el cardenal McCarrick, quien se hacía llamar entre los muchachos de su parroquia uncle Ted (tío Ted), había abusado de él cuando tenía 11 años. El entonces sacerdote tenía 39 años y había continuado abusando durante dos decenios más.

La nota del arzobispo Dolan aclara que la acusación ha sido hallada “creíble y fundada por la junta encargada de examinar el caso”.

La Secretaría de Estado del Vaticano, a cargo del cardenal Pietro Parolín, tuvo conocimiento del caso y aprobó de inmediato el retiro de McCarrick.

En el comunicado no se indicó el año ni la naturaleza del presunto abuso, ni la edad o sexo de la persona acusadora.

El vocero de la arquidiócesis de Nueva York, Joseph Zwilling, señaló que no estaba siendo más específica “por respeto a la privacidad de la víctima”, lo cual es correcto.

Reacciones

El cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EU, emitió una declaración en la que consideró que este caso es un “doloroso recordatorio” de la promesa que los clérigos han hecho para salvaguardar el bienestar de los niños y jóvenes.

Recordó que la Iglesia cuenta con un protocolo para el cuidado de los niños y expresó su gratitud al cardenal Timothy Dolan, “que ha seguido adelante con claridad y compasión por las víctimas, así como un genuino sentido de justicia. Con él expreso mi profunda tristeza y, en nombre de la Iglesia, pido perdón a todos los que han sido dañados por alguno de sus ministros”.

El cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, también publicó una declaración en la que se refirió “a los que han experimentado el trauma del abuso sexual cometido por clérigos, cuyas vidas han sido impactadas trágicamente por el abuso”.

“A esos sobrevivientes, sus familias y seres queridos, les ofrezco mis sinceras disculpas, mi compromiso y oración, así como la acción para apoyarlos en su sanación”, expresó el purpurado.

Sin embargo, el cardenal McCarrick reiteró ser inocente de las acusaciones y precisó que ha colaborado con la investigación, aunque dijo que acepta la decisión del Vaticano.

Los detalles del proceso de dimisión que se siguieron contra el acusado no se hicieron públicos; además, la Santa Sede no emitió ninguna declaración hasta la de este sábado 28 de julio, donde se anuncia la dimisión al cargo en el Colegio Cardenalicio.

McCarrick es el segundo cardenal al que el Papa Francisco suspende por abusos sexuales. El primero fue el arzobispo de Edimburgo, Kevin Patrick O’Brien, en 2013, cuando Bergoglio tenía pocas semanas en el cargo. Dos años después renunció a todas sus prerrogativas cardenalicias. Falleció en 2018.

Hay dos cardenales más que se encuentran sujetos a proceso penal; uno de ellos es el australiano George Pell, quien se encuentra apartado de su puesto. Es miembro de la Curia Vaticana, secretario de Economía, en excedencia desde junio de 2017.

El otro es el arzobispo de Santiago, de Chile, Ricardo Ezzati, quien ha sido convocado para el día 21 de agosto por la fiscalía chilena en calidad de imputado para responder sobre acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales perpetrados por el clero de aquel país. Ezzati sigue en su cargo.

¿Quién es McCarrick?

Hoy tiene 87 años y sirvió como obispo auxiliar de Nueva York, obispo de Metuchen, arzobispo de Newark y arzobispo de Washington.

Fue creado cardenal por el hoy santo Juan Pablo II y participó en el cónclave de abril de 2005 en el que fue elegido pontífice Benedicto XVI, pero no participó en el que eligió a Francisco porque superaba la edad permitida para los purpurados electores: 80 años.

Dejar el cargo en el Colegio Cardenalio es un duro golpe a un alto prelado. No hay precedentes recientes. Es la primera vez que un purpurado deja de serlo por esta causa. Dice una nota de Lorena Pacho, de El País, que “en 1927 el papa Pío XI también aceptó la renuncia del francés Louis Billot, quien dimitió después de un conflicto con trasfondo ideológico con el pontífice. Mientras este se oponía y condenaba al movimiento de derecha Action française del polémico Charles Maurras, el cardenal no ocultaba su simpatía por el ideario ultraderechista”

¿Qué sigue? Un proceso canónico, por lo que pronto deberá dedicarse a una “vida de oración y penitencia, hasta que las acusaciones a él dirigidas sean aclaradas…”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here