La carta de monseñor Carlo María Viganó, en la que calumnia al Papa Francisco, fue un certero misil. El testimonio está fechado el miércoles 22 de agosto, pero fue difundida la tarde noche del día sábado 24, justo cuando el Papa Francisco estaba hablando del tema de los abusos sexuales en Irlanda.

La carta de 11 páginas en italiano fue publicada de manera simultánea en varias publicaciones católicas estadunidenses de tendencia tradicionalista o ultraconservadora, así como por un diario italiano de derecha. Esa era parte de la estrategia mediática.

TE PUEDE INTERESAR: “No diré una palabra” sobre la carta de Viganó: Papa Francisco

En su testimonio de 11 páginas, el arzobispo titular de Ulpiana (ciudad de Kososvo) acusó a varios altos prelados, incluido el Papa Francisco, de complicidad en el encubrimiento de las acusaciones por abuso sexual contra el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, quien renunció en julio a causa del escándalo.

Viganó aseguró que a finales de la década de 2000, el entonces papa Benedicto XVI impuso sanciones al cardenal McCarrick, de las cuales sabía el papa Francisco pero éste eligió derogarlas.

La pregunta obligada al Papa Francisco durante la rueda de prensa que ofreció en el vuelo de regreso a Roma el domingo 26 de agosto fue precisamente sobre este tema.

El Pontífice dijo que había leído el documento de Viganó y confió en que los periodistas lo juzguen por sí mismos. El Papa Francisco aseveró que el texto del arzobispo Viganó “habla por sí mismo” y que no haría ningún comentario al respecto. “No voy a decir una palabra al respecto”, aseveró.

“Francisco, un hombre íntegro”

Este lunes 27 de agosto, la prensa mundial publicó reacciones a los señalamientos de Viganó.

En una nota del New York Times, el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago, cercano al Papa Francisco -y uno de los objetivos de la carta del ex nuncio- llamó al Sumo Pontífice “un hombre de integridad. Si comete un error, lo admite… Es por eso que estoy convencido de que esto es algo sobre lo que va a responder de la manera apropiada”, puntualizó.

El influyente periódico refirió que Viganó “es un conservador cultural que nació en una familia acaudalada en Varese, Italia. Recibió el título de arzobispo de parte del papa Juan Pablo II en 1992. Posteriormente se unió al cuerpo diplomático de la Iglesia, una de las fuentes tradicionales de poder en el Vaticano, lo que le dio acceso a mucha de la información que cita en la carta. En 2009 fue designado por Benedicto XVI secretario del Governatorato del Estado de Ciudad del Vaticano, un cargo similar al alcalde de la ciudad.

Opinó que “la disposición del Papa y de sus aliados de ponerse en contacto con católicos gays ha enfurecido a los conservadores, muchos de los cuales, como Viganó, culpan a las personas homosexuales de la crisis de abusos sexuales. El Papa ha argumentado que el abuso es un síntoma de una cultura de privilegio e inaccesibilidad entre los sacerdotes que valoran las tradiciones de la Iglesia por encima de sus feligreses….”, opinó el New York Times.

Además, indicó que para algunas víctimas de abusos, las acusaciones de Viganó son más una distracción. “Estas son disputas internas entre facciones de la curia que están explotando la crisis del abuso y a las víctimas del abuso del clero como palancas en la lucha por el poder de la Iglesia”, consideró Peter Isely, un sobreviviente.

El New York Times también recordó que Viganó estuvo inmiscuido en la filtración de documentos conocido como VatiLeaks que, según muchos observadores de la Iglesia, contribuyeron a la renuncia de Benedicto XVI…

La guerra sucia

Daniel Verdú, corresponsal del periódico El País en el Vaticano, que la carta de Viganó es “la reapertura de una guerra que corre el riesgo de organizar definitivamente a los opositores a Francisco, más interesados en el poder extraviado que en la ideología o los abusos que denuncian ahora e ignoraron cuando pudieron actuar”.

En un artículo publicado este lunes en el diario español, el periodista advierte que “los cuervos vuelan bajo y amenaza tormenta”. Recuerda que “Carlo Maria Viganó… dio siempre muestras de inestabilidad. Es de carácter complicado, propenso a las intrigas e inclinaciones a la mentira. De hecho, cuando el papa Benedicto XVI decidió mandarlo a EU como nuncio para apartarlo del Vaticano, escribió una carta asegurando que tenía un hermano incapacitado que le impedía asumir ese encargo. Resultó que el hermano vivía en Chicago desde hacía años y no se hablaba con él por una disputa económica”.

Sin embargo, hace ver que pese a la experiencia de Viganó, él solo no tendría capacidad para estructurar un ataque de esta magnitud. Añade que “el problema, más allá de la veracidad de sus gravísimas acusaciones, quizá es que sujetos así hayan ocupado los puestos más altos de la jerarquía católica.

Apunta, por ejemplo, al cardenal Raymond Burke, como “comandante de esta guerra, humillado en anteriores enfrentamientos con Francisco”. Además a Jean-François Lantheaume, ex primer consejero de la nunciatura en Estados Unidos, quien “ avaló la veracidad de la acusación a Catholic News Agency”

Con todo, hace ver que “el epicentro de la guerra contra el Papa procede de la corriente tradicionalista de la Iglesia estadounidense vinculada al Tea Party y de potentes círculos mediáticos cercanos a Steve Bannon, obsesionado con los movimientos populistas en Roma y con el propio Vaticano… Un cocktail aliñado con un potente clickbait, una elevada dosis de falsedades e inversiones en portales como LifeSite, Catholic Register o el propio Breitbart de Bannon”.

Verdú lamentó que el papa Francisco haya preferido “guardar silencio el doming”, ya que ésta fue “una salida poco ortodoxa, pero eficaz temporalmente”.

Los señalamientos

De la carta, esta es la parte en la que Viganó se refiere al Papa Francisco:
“Mi conciencia me obliga también a revelar hechos que he vivido en primera persona relacionados con el Papa Francisco, que tienen un significado dramático y que, como obispo que comparte la responsabilidad colegial de todos los obispos hacia la Iglesia universal, no me permiten callar y que aquí afirmo, dispuesto a confirmarlos bajo juramento llamando a Dios como mi testigo.

“En los últimos meses de su pontificado, el Papa Benedicto XVI había convocado en Roma una reunión de todos los nuncios apostólicos, como ya habían hecho anteriormente Pablo VI y San Juan Pablo II en muchas ocasiones.

“La fecha fijada para la audiencia con el Papa era el viernes 21 de junio de 2013. El Papa Francisco mantuvo este compromiso tomado por su predecesor. Naturalmente, yo también viajé a Roma desde Washington. Se trataba de mi primer encuentro con el nuevo Papa, elegido tres meses antes, después de la renuncia del Papa Benedicto.

“La mañana del jueves 20 de junio de 2013 me dirigí a la Domus Sanctae Marthae para unirme a mis compañeros que estaban allí alojados. En cuanto entré en el hall me encontré con el cardenal McCarrick, revestido con el hábito talar con esclavina fileteada. Le saludé con respeto, como había hecho siempre. Él me dijo inmediatamente, con un tono entre ambiguo y triunfante: “El Papa me ha recibido ayer; mañana me voy a China”.

“Entonces no sabía nada de su larga amistad con el cardenal Bergoglio y del importante papel que había jugado en su reciente elección, como el mismo McCarrick reveló al cabo de un tiempo en una conferencia que dio en la Villanova University y en una entrevista al Catholic National Reporter.

“Tampoco había pensado nunca en el hecho que había participado en los encuentros preliminares del reciente cónclave y en el papel que había podido tener como elector en el cónclave de 2005. Por eso no capté inmediatamente el significado del mensaje encriptado que McCarrick me había lanzado, mensaje que se hizo evidente para mí en los días inmediatamente sucesivos.

“Al día siguiente tuvo lugar la audiencia con el Papa Francisco. Después del discurso, en parte leído y en parte improvisado, el Papa quiso saludar uno a uno a todos los nuncios. En fila india, recuerdo que yo era el último. Cuando llegó mi turno, tuve apenas tiempo de decirle: “Soy el nuncio en Estados Unidos”, cuando él, sin ningún preámbulo, me reprendió con estas palabras ‘¡Los obispos de Estados Unidos no deben estar ideologizados! ¡Tienen que ser pastores!’. Naturalmente, no estaba en condiciones de pedir explicaciones sobre el significado de sus palabras y por el modo agresivo con el que me había increpado. Tenía en la mano un libro en portugués que el cardenal O’Malley me había entregado para el Papa unos días antes, diciéndome: ‘Así repasa el portugués antes de ir a Río para la Jornada Mundial de la Juventud´. Se lo entregué rápidamente, librándome así de una situación extremamente desconcertante e incómoda.

Al término de la audiencia el Papa anunció: “Los que el próximo domingo estén aún en Roma están invitados a concelebrar conmigo en la Domus Sanctae Marthae”. Naturalmente, pensé en quedarme para aclarar cuanto antes lo que el Papa había querido decirme.

El domingo 23 de junio, antes de la concelebración con el Papa, le pedí a monseñor Ricca, que como responsable de la casa nos ayudaba a revestirnos de los ornamentos sacerdotales, si podía preguntarle al Papa si podía recibirme a lo largo de la semana siguiente. ¿Cómo podía volver a Washington sin haber aclarado lo que el Papa quería de mí?

“Terminada la misa, mientras el Papa saludaba a los pocos laicos presentes, monseñor Fabian Pedacchio, su secretario argentino, vino hacia mí y me dijo: ‘El Papa me ha pedido que le pregunte si está libre ahora’. Obviamente le respondí que estaba a disposición del Papa y que le agradecía que me recibiera tan rápido. El Papa me llevó al primer piso, donde está su apartamento, y me dijo: “Tenemos 40 minutos antes del Angelus”.

“Empecé yo la conversación, preguntándole al Papa qué había querido decirme con las palabras que me había dirigido cuando le había saludado el viernes anterior. Y el Papa, con un tono muy distinto, amigable, casi afectuoso, me dijo: ‘Sí, los obispos de Estados Unidos no deben estar ideologizados, no deben ser de derechas como el arzobispo de Filadelfia, (el Papa no mencionó el nombre del arzobispo), tienen que ser pastores y no deben ser de izquierdas’. Y añadió levantando ambos brazos, ‘y cuando digo de izquierdas, quiero decir homosexuales’. Naturalmente, no comprendí la lógica de la correlación entre ser de izquierdas y ser homosexuales, pero no añadí nada más.

“Entonces, el Papa me preguntó con tono muy cordial: ‘¿Cómo es el cardenal McCarrick?’. Le respondí con total franqueza y, si lo desean, con mucha ingenuidad: ‘Santo Padre, no sé si usted conoce al cardenal McCarrick, pero si le pregunta a la Congregación para los Obispos, hay un dossier así de grande sobre él. Ha corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes, y el Papa Benedicto le ha impuesto retirarse a una vida de oración y penitencia’. El Papa no hizo el más mínimo comentario a mis graves palabras y su rostro no mostró ninguna expresión de sorpresa, como si ya conociera la situación desde hace tiempo, y cambió enseguida de tema. Pero, entonces, ¿con qué fin el Papa me había hecho esa pregunta: ‘¿Cómo es el cardenal McCarrick?’ Evidentemente quería saber si yo era aliado de McCarrick.

“De vuelta ya en Washington vi todo con gran claridad, gracias también a un nuevo hecho que sucedió pocos días después de mi encuentro con el Papa Francisco. En la toma de posesión de monseñor Mark Seitz como obispo de la diócesis de El Pas, Texas, el 9 de julio de 2013, envié al primer Consejero, monseñor Jean-François Lantheaume, mientras yo ese mismo día iba a Dallas para un encuentro internacional sobre bioética.

“Cuando volvió, monseñor Lantheaume me contó que en El Paso se había encontrado con el cardenal McCarrick, el cual le había dicho casi las mismas palabras que el Papa me había dicho a mí en Roma: ‘Los obispos de Estados Unidos no deben estar ideologizados, no tienen que ser de derechas, tienen que ser pastores…’. ¡Me quedé atónito!

“Estaba claro que las palabras de reproche que el Papa Francisco me había dirigido ese 21 de junio de 2013 se las había puesto en los labios el día antes el cardenal McCarrick. También la mención que el Papa había hecho ‘no como el arzobispo de Filadelfia’ conducía a McCarrick, porque entre ambos había habido una fuerte discusión respecto a la admisión a la comunión de los políticos favorables al aborto. McCarrick había manipulado, en su comunicado a los obispos, una carta del entonces cardenal Ratzinger que prohibía darles la comunión. También sabía cuán unidos estaban a McCarrick algunos cardenales como Mahony, Levada y Wuerl, que habían obstaculizado los nombramientos más recientes del Papa Benedicto para sedes importantes como Filadelfia, Baltimore, Denver y San Francisco.

“No satisfecho con la trampa que me había tendido el 23 de junio de 2013 al preguntarme sobre McCarrick, unos meses después, en la audiencia que me concedió el 10 de octubre de 2013, el Papa Francisco me tendió una segunda, esta vez respecto a otro protegido suyo, el cardenal Donald Wuerl. Me preguntó: ‘¿El cardenal Wuerl cómo es, bueno o malo?’.

“Santo Padre –le respondí–, no le diré si es bueno o malo, pero le contaré dos hechos”. Y le conté los dos hechos que he mencionado anteriormente, relacionados con la indiferencia pastoral de Wuerl ante las desviaciones aberrantes en la Universidad de Georgetown y la invitación que hizo la arquidiócesis de Washington a jóvenes aspirantes al sacerdocio a un encuentro con McCarrick. También en esta ocasión el Papa no tuvo ninguna reacción.

“Era evidente que a partir de la elección del Papa Francisco, McCarrick, liberado de cualquier obligación, se sentía libre de viajar continuamente, dar conferencias y entrevistas. En un juego de equipo con el cardenal (Oscar Andrés) Rodríguez Maradiaga, se había convertido en el influyente de los nombramientos en la Curia y en Estados Unidos, y en el consejero más escuchado en el Vaticano para las relaciones con la administración Obama.

“Se explica así que, como miembros de la Congregación para los Obispos, el Papa sustituyera al cardenal Burke con Wuerl y nombrara de inmediato a Cupich, al que también hizo cardenal. Con dichos nombramientos, la Nunciatura de Washington estaba fuera de juego en relación al nombramiento de los obispos. Además, nombró al brasileño Ilson de Jesus Montanari, gran amigo de su secretario privado argentino Fabian Pedacchio, secretario de la Congregación para los Obispos y secretario del Colegio de Cardenales, promoviéndole, en un solo movimiento, de simple oficial de ese dicasterio a arzobispo secretario. ¡Nunca se había visto algo así para un cargo tan importante!

“Los nombramientos de Blase Cupich en Chicago y de William Tobin en Newark fueron orquestados por McCarrick, Maradiaga y Wuerl, que están unidos por un pacto infame de abusos por parte del primero, y de encubrimiento de los abusos por parte de los otros dos. Sus nombres no figuraban entre los presentados por la Nunciatura para Chicago y Newark.

“Respecto a Cupich, no pasa inobservada su clara arrogancia y desfachatez al negar lo que es evidente para todos: que 80 por ciento de los abusos cometidos contra jóvenes adultos han sido cometidos por homosexuales en una relación de autoridad hacia sus víctimas.

“En el discurso que hizo cuando tomó posesión de la sede de Chicago, en la que estuve presente como representante del Papa, Cupich dijo, como una salida chistosa, que ciertamente no se debería esperar del nuevo arzobispo que caminara sobre las aguas. Bastaría tal vez que fuera capaz de permanecer con los pies en la tierra y que, cegado por su ideología pro gay, no intentase cambiar la realidad, como ha afirmado en una entrevista reciente concedida a América.

“Ostentando su especial competencia en materia al haber sido presidente del Comité de Protección de la Infancia y de los Jóvenes de la Conferencia Episcopal estadunidense, ha afirmado que el problema principal en la crisis de los abusos sexuales por parte del clero no es la homosexualidad, y que afirmar esto es sólo un modo de distraer la atención del verdadero problema: el clericalismo. Para sostener esta tesis, Cupich ha hecho “extrañamente” referencia a los resultados de una investigación llevada a cabo en el punto álgido de la crisis de los abusos sexuales contra menores de inicios de los años 2000, ignorando “cándidamente” que los resultados de dicha investigación fueron totalmente desmentidos por los sucesivos Informes independientes realizados por el John Jay College of Criminal Justice de 2004 y de 2011, en los que se concluía que, en los casos de abusos sexuales, 81 por ciento de las víctimas eran varones. De hecho, el padre Hans Zollner, vicerrector de la Pontificia Universidad Gregoriana, presidente del Centro para la Protección de la Infancia y miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, ha declarado recientemente al periódico La Stampa, que “en la mayor parte de los casos se trata de abusos homosexuales”.

“También el nombramiento de McElroy en la diócesis de San Diego fue orquestado desde arriba, con una orden perentoria cifrada y dirigida a mí como nuncio por el cardenal Parolin: “Reserve la sede de San Diego para McElroy”. También McElroy era consciente de los abusos cometidos por McCarrick, como demuestra una carta que le dirigió Richard Sipe el 28 de julio de 2016.

“A estos personajes están estrechamente vinculados individuos que pertenecen principalmente al ala desviada de la Compañía de Jesús, por desgracia hoy en día mayoritaria, y que ya había sido motivo de seria preocupación para Pablo VI y los pontífices sucesivos.

“Basta pensar en el padre Robert Drinan, elegido cuatro veces a la Cámara de Representantes, firme defensor del aborto, o en el padre Vincent O’Keefe, uno de los principales promotores del documento The Land O’ Lakes Statement de 1967, que comprometió de manera muy grave la identidad católica de las Universidades de Estados Unidos. Obsérvese que también McCarrick, estrechamente vinculado al ala desviada de los jesuitas y en esa época presidente de la Universidad Católica de Puerto Rico participó en esa nefasta tarea, tan deletérea para la formación de las conciencias de la juventud americana.

“El padre James Martin, ensalzado por los personajes antes mencionados, sobre todo por Cupich, Tobin, Farrell y McEnroy, nombrado consultor del Dicasterio para las Comunicaciones, conocido activista que impulsa la agenda LGBT y elegido para corromper a los jóvenes que participarán próximamente en Dublín en el Encuentro Mundial de las Familias, es sólo el más reciente y triste ejemplo de esa ala desviada de la Compañía de Jesús.

“El Papa Francisco ha pedido en numerosas ocasiones total transparencia en la Iglesia, y a los obispos y fieles que actúen con parresía (franqueza). Los fieles de todo el mundo se la exigen también a él de manera ejemplar. Que diga desde cuándo tenía conocimiento de los crímenes cometidos por McCarrick abusando de su autoridad con seminaristas y sacerdotes.

“En cualquier caso, el Papa tuvo conocimiento de ellos por mí el 23 de junio de 2013 y siguió encubriendo a McCarrick, sin tener en cuenta las sanciones que le había impuesto el Papa Benedicto y haciendo de él su fiel consejero junto con (Oscar Andrés Rodríguez) Maradiaga.

“Este, Maradiaga, se siente tan seguro de la protección del Papa que puede tachar de “cotilleos” los llamamientos insistentes de decenas de seminaristas suyos, que han tenido la valentía de escribirle una carta después de que uno de ellos intentara suicidarse debido a los abusos homosexuales que se cometen en el seminario.

“Los fieles ya se han dado claramente cuenta de cuál es la estrategia de Maradiaga: insultar a las víctimas para salvarse a sí mismo, mentir a ultranza para encubrir la vorágine de abusos de poder, de mala gestión en la administración de los bienes de la Iglesia, de desastres financieros, también de amigos íntimos, como es el caso del embajador de Honduras, Alejandro Valladares, antiguo decano del Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede.

“En el caso del obispo auxiliar Juan José Pineda, después del artículo aparecido el pasado mes de febrero en el semanario L’Espresso, Maradiaga había declarado al periódico Avvenire: “Fue mi obispo auxiliar Pineda el que pidió la visita, para así ‘limpiar’ su nombre tras las calumnias de que había sido objeto”. Ahora de Pineda se ha publicado sólo que su dimisión ha sido sencillamente aceptada, haciendo desaparecer de este modo en la nada cualquier probable responsabilidad suya y de Maradiaga.

“En nombre de la transparencia tan defendida por el Papa (Francisco), hay que hacer público el informe que el visitador apostólico, el obispo argentino Alcides Casaretto, entregó al Papa, y sólo a él, hace más de un año.

Por último, también el reciente nombramiento como sustituto del arzobispo Edgar Peña Parra tiene una vinculación con Honduras, es decir, con Maradiaga. Peña Parra, de hecho, prestó servicio de 2003 al 2007 en la Nunciatura en Tegucigalpa como consejero. Cuando yo era delegado para las Representaciones Pontificias me habían llegado informaciones preocupantes sobre él.

“En Honduras está a punto de repetirse un escándalo de dimensiones descomunales como el de Chile. El Papa defiende a ultranza a su hombre, el cardenal Rodríguez Maradiaga, como había hecho en Chile con el obispo Juan de la Cruz Barros, que él mismo había nombrado obispo de Osorno, en contra de la opinión de los obispos chilenos. Primero insultó a las víctimas de los abusos; después, cuando se vio obligado debido al clamor de los medios de comunicación y a la revuelta de las víctimas y los fieles chilenos, reconoció su error y pidió perdón, aunque afirmando que había sido mal informado, provocando así una situación desastrosa en la Iglesia del país, pero protegiendo aún a dos cardenales chilenos, Errazuriz y Ezzati.

“El comportamiento del Papa tampoco ha sido distinto en el triste caso de McCarrick. Sabía, por lo menos desde el 23 de junio de 2013 que McCarrick era un depredador en serie. Y aunque sabía que era un corrupto, lo ha encubierto a ultranza; es más, ha hecho suyos los consejos que McCarrick le daba, y que no estaban ciertamente inspirados por sanas intenciones y por su amor a la Iglesia. Sólo cuando se ha visto obligado por la denuncia de un menor, y siempre en función del aplauso de los medios de comunicación, ha tomado medidas para, así, salvaguardar su imagen mediática.

“En Estados Unidos se eleva ahora una única voz, procedente sobre todo de los fieles laicos, a los que últimamente se han unido algunos obispos y sacerdotes, que pide que todos los que han encubierto con su silencio el comportamiento criminal de McCarrick, o que se han servido de él para hacer carrera o promover sus intenciones, ambiciones o su poder en la Iglesia, tienen que presentar su dimisión.

“Pero esto no basta para sanar la situación de los gravísimos comportamientos inmorales cometidos por parte del clero, obispos y sacerdotes. Es necesario proclamar un tiempo de conversión y penitencia. Es necesario que el clero y los seminarios recuperen la virtud de la castidad. Es necesario luchar contra la corrupción del uso impropio de los recursos de la Iglesia y de las ofertas de los fieles. Es necesario denunciar la gravedad de la conducta homosexual. Es necesario erradicar las redes de homosexuales existentes en la Iglesia, como ha escrito recientemente Janet Smith, profesora de Teología Moral en el Seminario Mayor Sagrado Corazón de Detroit. “El problema de los abusos del clero no podrá resolverse sólo con la dimisión de algunos obispos, ni tampoco con nuevas directrices burocráticas. El centro del problema son las redes homosexuales existentes en el clero, que tienen que ser erradicadas”. Estas redes homosexuales, difundidas ya en muchas diócesis, seminarios, órdenes religiosas, etc., actúan protegidas por el secreto y la mentira con la fuerza de los tentáculos de un pulpo, triturando a las víctimas inocentes, a las vocaciones sacerdotales y estrangulando a toda la Iglesia.

“Imploro a todos, sobre todo a los obispos, para que rompan el silencio y, así, derrotar esta cultura de omertá tan difundida, denunciando a los medios de comunicación y a las autoridades civiles los casos de abuso de los que tengan conocimiento.

“Escuchemos el mensaje más potente que nos ha dejado en herencia san Juan Pablo II: ¡No tengáis miedo! ¡No tengáis miedo!

“El Papa Benedicto, en su homilía para la Festividad de la Epifanía de 2008, nos recordaba que el plan de salvación del Padre se ha revelado y realizado plenamente en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo, pero tiene que ser escuchado por la historia humana, que es siempre historia de fidelidad por parte de Dios y, lamentablemente, también de infidelidad por parte de nosotros los hombres. La Iglesia, depositaria de la Nueva Alianza, sellada con la sangre del Cordero, es santa pero formada por pecadores, como escribió san Ambrosio: la Iglesia es “immaculata ex maculatis”, es santa y sin mancha aun estando formada en su recorrido terrenal por hombres manchados de pecado.

“Quiero recordar esta verdad indefectible de la santidad de la Iglesia a todos aquellos que, ante el abominable y sacrílego comportamiento del antiguo arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, y ante la grave, desconcertante y pecaminosa conducta del Papa Francisco y la omertá de muchos pastores, están tan profundamente escandalizados que sienten la tentación de abandonar la Iglesia, desfigurada por tantas ignominias.

“El Papa Francisco, en el Angelus del domingo 12 de agosto de 2018 ha pronunciado estas palabras: ‘Cada uno es culpable del bien que podía hacer y no ha hecho… Si no nos oponemos al mal, lo alimentamos de manera tácita. Es necesario intervenir donde el mal se difunde; porque el mal se difunde donde faltan cristianos valientes que se opongan con el bien’.

“Si esta, justamente, hay que considerarla una grave responsabilidad moral para cada fiel, es aún más grave para el supremo pastor de la Iglesia que, en el caso de McCarrick, no sólo no se ha opuesto al mal, sino que se ha asociado para llevar a cabo el mal con quien sabía que estaba profundamente corrompido, ha seguido los consejos de quien sabía que era un perverso, multiplicando así de manera exponencial, con su autoridad suprema, el mal actuado por McCarrick. ¡Y a cuántos malos pastores Francisco sigue apoyando en su acción de destrucción de la Iglesia!

“Francisco está abdicando del mandato que Cristo dio a Pedro de confirmar a sus hermanos. Es más, con acción los ha dividido, los induce en error, anima a los lobos a seguir destrozando a las ovejas de la grey de Cristo.
“En este momento extremamente dramático para la Iglesia universal tiene que reconocer sus errores y, en coherencia con el proclamado principio de tolerancia cero, el Papa Francisco tiene que ser el primero en dar ejemplo a los cardenales y obispos que han encubierto los abusos de McCarrick y tiene que dimitir con todos ellos.

“¡Aun en el desconcierto y en la tristeza por la gravedad de todo lo que está sucediendo, no perdamos la esperanza! Sabemos bien que la gran mayoría de nuestros pastores viven con fidelidad y dedicación su vocación sacerdotal.

“En los momentos de grandes pruebas es cuando la gracia del Señor se revela con sobreabundancia y pone su ilimitada misericordia a disposición de todos; pero esta es concedida sólo a quien esté verdaderamente arrepentido y se proponga sinceramente enmendarse. Este es el tiempo oportuno para que la Iglesia confiese sus pecados, se convierta y haga penitencia.

“Recemos todos por la Iglesia y por el Papa, ¡recordemos cuántas veces nos ha pedido que recemos por él!

“Renovemos todos la fe en la Iglesia nuestra madre: “¡Creo en la Iglesia, una santa, católica y apostólica!”.

“¡Cristo no abandonará nunca a su Iglesia! ¡La ha generado con su sangre y la reanima continuamente con su Espíritu!

“María, Madre de la Iglesia, ¡reza por nosotros!

“María Virgen Regina, Madre del Rey de la gloria, ¡reza por nosotros!”

Roma, a 22 de agosto de 2018

Santísima María Virgen Reina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here